Lo único que necesitas para un cabello perfecto

Usar productos capilares que contengan caléndula renueva tu pelo en poco tiempo

Nuestro cabello no siempre se ve como quisiéramos y es que, si nos confesamos y decimos la verdad, a veces lo hacemos sufrir con tanto secador, tinturas para cambiar radicalmente, la plancha y ese calor que lo deja frito.

Todo eso deja huella.

Pero tranquila, nada es definitivo y tu precioso cabello puede recuperarse pronto. Tan solo debes añadir a tu cuidado un ingrediente que obra milagros. Es natural y sus propiedades son tan increíbles que es capaz de regenerar un pelo totalmente dañado. 

Hablamos de la caléndula. 

El tono amarillo intenso de las flores de la Caléndula adorna cualquier espacio de la casa.

La caléndula es una planta medicinal utilizada desde tiempos ancestrales para curar lesiones de la piel. Tiene una increíble capacidad para regenerar las células, por eso no es raro que sea muy utilizada (y apreciada) en la industria cosmética donde se emplea sobre todo para la creación de cremas y lociones.

Pero no solo la puedes utilizar en la piel, sino por supuesto que puedes (¡y debes!) utilizarla sobre tu cabello si quieres reparar daños profundos. Ni siquiera importa si esos daños o tienen más tiempo.

La caléndula es capaz de rellenar las pequeñas fisuras dañadas de las hebras de tu cabello, acelerando el proceso de regeneración celular. Por eso es capaz de arreglar en tiempo récord los daños más visibles y los que se nos escapan al ojo.

Añade el uso de la caléndula y tu pelo mejorará en poco tiempo. También es importante que lo peines bien cada día, que lo enjuagues con agua fría y que no apliques muchos elementos externos (como químicos o calor excesivo) que lo dañen de nuevo.

Pásate a lo natural con tu cabello, tu melena te lo agradecerá. Ya verás cómo atraes las miradas de todos por tu hermosa melena.

Si comenzás a usar productos que tengan caléndula vas a ver resultados en tu pelo en poco tiempo. Cuando los resultados se empiecen a notar no solo va a cambiar tu apariencia, ¡sino cómo te sentís con vos misma!

Entonces, ¿qué pensás de la caléndula? ¿La usarías? ¡Contanos!