NYPD retira 3 mil cámaras corporales tras explosión en Staten Island

La batería se sobrecalentó y estalló justo después de que un agente la retirara de su cuerpo

Las cámaras corporales buscan aumentar la transparencia dentro de la policía
Las cámaras corporales buscan aumentar la transparencia dentro de la policía
Foto: Andrew Burton / Getty Images

La cámara corporal que un policía estaba usando se sobrecalentó sobre su pecho y luego explotó, llevando a NYPD a retirar cerca de 3 mil unidades del artefacto, en espera de una investigación completa por parte del departamento y el fabricante.

Una cámara corporal Vievu modelo LE-5 explotó durante el fin de semana pasado en la comisaría 121, en Staten Island, segundos después de que un oficial que la llevaba notó que estaba echando humo.

El agente se la quitó de inmediato y la cámara explotó, sin dejar heridos, según un comunicado de la policía de Nueva York. Como resultado, el departamento suspendió el uso y la distribución de las cámaras modelo LE-5 con vigencia inmediata, informó Pix11.

La investigación posterior reveló que la batería dentro de la cámara se había encendido, dijo el departamento.

Consultado, el Dr. Jacob Sharony, profesor de ingeniería eléctrica en la Universidad de Columbia, dijo que si bien el problema puede estar en la batería, el problema es raro. “Estamos hablando de un número pequeño, uno o unos pocos por millón”, dijo.

En una conferencia de prensa ayer, Jessica Tisch, subcomisaria de innovación y tecnología de la policía de Nueva York, dijo que el departamento había contratado a un investigador forense independiente, y agregó que “la seguridad de los oficiales es nuestra principal preocupación”.

Los agentes de policía equipados con cámaras corporales del modelo LE-4 de Vievu no han sido afectados por este incidente y seguirán utilizándolas según sea necesario.

Cerca de 2,990 de las 15,500 cámaras de cámara en uso por los agentes de policía son modelo LE-5, dijo NYPD en un comunicado.

La misma compañía fabricante, Axon, proporciona cámaras corporales a departamentos de policía en otras ciudades del país, como Miami, Oakland, Phoenix y Aurora (Colorado).