Latinos moribundos están de acuerdo con mi esposa Brittany Maynard

El apoyo latino a la ayuda médica para morir ha incrementado significadamente
Latinos moribundos están de acuerdo con mi esposa Brittany Maynard
Brittany Maynard

Hace cuatro años, mi esposa Brittany Maynard y yo tuvimos que mudarnos a Oregón para que ella pudiera morir pacíficamente cuando ya no podía tolerar el sufrimiento causado por un glioblastoma, el mismo tipo de cáncer que recientemente cobró la vida del Senador John McCain.

El tumor cerebral habría terminado la vida de Brittany de una manera brutal si nos hubiéramos quedado en nuestro estado natal de California.

Hoy sigo cumpliendo mi promesa que le hice a Brittany de continuar con su mensaje que inspiró a California, Colorado, el Distrito de Columbia, y a Hawái, a aprobar leyes que autorizan la ayuda médica para morir, desde su muerte el 1 de noviembre del 2014. Gracias a las leyes aprobadas previamente en Oregón, Washington, Vermont y el fallo de un Tribunal Superior de Montana de una demanda presentada por Compassion & Choices, casi un 20 por ciento de los estadounidenses viven hoy en una jurisdicción donde se encuentra disponible esta opción de cuidados de fin de vida.

Más de dos docenas de estados han considerado proyectos de ley de ayuda médica para morir desde el año pasado, incluyendo a Nueva Jersey y Nueva York, donde me he reunido con legisladores para instarlos a que aprueben esta legislación. Es difícil creer que los opositores a la ayuda médica para morir sigan intentando bloquear el paso de estas leyes compasivas y humanas en los estados y anularlas en los tribunales.

El 1 de noviembre, el aniversario de la muerte de Brittany, estaré en la ciudad de Nueva York para honrar su memoria y la de gente latina durante la celebración del Día de Muertos, para hacer un llamado una vez más a la legislatura del estado de Nueva York a que apruebe la medida de Ayuda Médica Para Morir. Eventos similares se llevarán a cabo en mi estado natal de California, en Los Ángeles y en Nuevo México.

El Efecto Brittany

En octubre del 2014, un video de seis minutos y medio de mi esposa, Brittany, transformó la conversación sobre la ayuda médica para morir. Los estadounidenses y legisladores en cada estado respondieron a su última petición: “que cada estadounidense con una enfermedad terminal tenga acceso a la opción de morir en sus propios términos con dignidad”.

Desde California hasta Colorado y Nueva York, Compassion & Choices ha reclutado voluntarios para testificar, hablar ante el público y ponerle una cara humana a la legislación y mostrar el impacto positivo que tendrá la expansión de las opciones de cuidados de fin de la vida en adultos con enfermedades terminales, así como en sus seres queridos.

Miguel

Una de esas caras, fue la de mi fallecido hermano latino, Miguel Carrasquillo, un puertorriqueño con una enfermedad terminal, que también padecía de un glioblastoma y quien grabó videos en inglés y en español, para hacer una llamado a los Hispanos, para que apoyen las leyes de muerte asistida médica.

El ex chef de 35 años que vivió en Nueva York y en Chicago, se refería asimismo como el “Brittany Maynard latino”, porque se inspiró en el llamado de mi esposa. Miguel murió en junio del 2016, sin tener esta opción de terminar pacíficamente con su dolor agonizante.

El apoyo latino a la ayuda médica para morir ha incrementado significadamente desde la muerte de Miguel. Hoy en día, las encuestas muestran que el 69 por ciento de los hispano estadounidenses, apoyan la muerte asistida médica, lo que incita a que más organizaciones hispanas apoyen esta opción de cuidados de fin de vida, incluyendo el Consejo Nacional Hispano para el Adulto Mayor, la Comisión Latina Sobre el SIDA y la Red de Salud Hispana.

Aún recuerdo aquel día que me llamo Miguel en el 2015, mientras me reunía con legisladores de California en Sacramento, para persuadirlos de que aprobaran la ley estatal End of Life Option Act, o Ley de Opción de Fin de Vida, firmada por el Gobernador Jerry Brown ese mismo año.

Hablamos sobre las convulsiones, las caídas y dolores de cabeza desgarradores que sufrieron Miguel y Brittany. También hablamos de la muerte pacífica de Brittany, la cual Miguel no pudo tener debido a que no se encontraba suficientemente sano, ni tuvo la capacidad de trasladarse a una jurisdicción a donde la ayuda médica para morir estaba autorizada en ese tiempo.

Cuando una esfuerzos con la madre de Miguel, Nilsa Centeno, para honrar la memoria de Brittany y Miguel durante la celebración de Día de Muertos en la ciudad de Nueva York, haremos un llamado a mis hermanas y hermanos latinos para que se unan a nosotros.

Les pediremos que compartan sus historias y que levanten sus voces de manera pública para que los legisladores entiendan la necesidad de leyes de ayuda médica para morir, para que los neoyorquinos con enfermedades terminales no tengan que sufrir y morir de manera dolorosa como lo hizo Miguel.

(Dan Díaz es el esposo de la fallecida Brittany Maynard. Él vive en el norte de California).