¿Alquila su casa? No se olvide el seguro

La cobertura de inquilinos da mucha tranquilidad por un precio módico
¿Alquila su casa? No se olvide el seguro
El daño que hacen las goteras en los muebles está incluido en estos seguros./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Tras la crisis y a pesar de la fuerte recuperación hay muchas personas que alquilan su hogar. Según las estadísticas federales el 64% de los hogares en EEUU tienen casa en propiedad y eso es un porcentaje mucho menor del que había en 2005 (69.1%).

Quienes tienen la propiedad de su vivienda, ciertamente mientras tienen hipoteca, tienen un seguro que cubre las incidencias que puedan ocurrir. Los alquilados tienen la opción de protegerse también y por una cantidad muy asequible con los seguros de inquilinos.

“Se trata de una protección para las propiedades personales que estén en la casa y de responsabilidad ante terceros”,  explica Scott Mallasee, consultor senior de gestión de líneas de productos personales de la aseguradora Nationwide.

La cuestión de responsabilidad se refiere al hecho de que si alguien sufre algún tipo de accidente o problema mientras está en la casa de un inquilino, este seguro protege de las actuaciones que esta persona pueda interponer contra el residente. Imagine que hace una fiesta, alguien resbala, cae y le hace responsable de una pierna rota por la que tiene que pagar costos médicos. 

Un seguro básico cubre este fin de fiesta y los costos médicos de otros, pero también el contenido de la casa o las pertenencias en ella tanto dentro como fuera de ella. Desde el computador personal o el celular hasta el sofá en el que ha caído agua porque el vecino de arriba ha tenido una fuga. También cubre los costos de vivir en un lugar distinto en caso de que haya que abandonar el apartamento, casa, condo… durante un tiempo.

Mallasee explica que los seguros no protegen de inundaciones por una subida de aguas pero si de daños fuera del control del inquilino “causados por el fuego, el humo, el robo y el daño hecho por el agua, en caso de una gotera”.

Este experto dice que es conveniente documentar qué se tiene con fotografías e inventarios. En el caso de que haya cosas que no tienen un valor específico como el arte que hace un familiar, joyas que pueden ser muy caras ” es bueno que un tasador determine su precio,”, sugiere. En esos casos es quizá bueno comprar un seguro específico.

El costo de este seguro de inquilinos no es elevado. Mallasee dice que puede rondar una media de $20 al mes pero si se contrata con “seguros como los de vida, de auto o de cuidado de mascotas se pueden conseguir muchos ahorros”.

En caso de que decida hacerse con este seguro es importante que le quede claso si su póliza será de Valor Real en Cash (Actual Cash Value) o de Costes de Reemplazo (Replacement Cost). Porque son muy diferentes..

Cuanto se habla dinero por valor real no significa que usted vaya a recuperar lo que le costó por ejemplo el sofá dañado por la gotera por su vecino o la televisión mojada sino lo que vale en el momento en el que se estropean. Es decir que una vez restada la amortización, si el sofá lleva en su casa cuatro años o la televisión cinco, no podrá comprar más que un sofá de segunda o tercera mano con ese dinero porque le darán el valor del mercado en ese momento.

El costo de reemplazo le dará el dinero para reparar o reemplazar el sofá y es la cobertura más usada. Pero es un proceso. Si se estropea el sofá, hay que decir a la aseguradora el modelo, cuándo y dónde se compró con un valor que se asigne. La aseguradora pagará una parte del reemplazo, quizá la mitad, y solo pagará el resto si realmente se reemplaza. Es decir la compensación completa llega cuando se ha comprado el mismo o parecido sofá.

En cualquier caso, como en cualquier contrato, revise los términos y pregunte sin pena lo que no entienda.

 

Alrededor de la web