Nueva York rechaza orden de Trump de negar asilo a indocumentados

Líderes locales y defensores calificaron la decisión del Gobierno federal como “inmoral”, “abusiva”, e “inhumana” y advirtieron que viola las leyes
Nueva York rechaza orden de Trump de negar asilo a indocumentados
La caravana migrante camino a Tepanapepec desde Arriaga, Chiapas.
Foto: Gardenia Mendoza / La Opinión

Un “No” rotundo, fue el que este viernes le manifestó Nueva York al gobierno del presidente Donald Trump, luego de que el mandatario firmara una orden que comienza a regir este sábado, con la que impide que los miembros de la caravana inmigrante y cualquier otra persona indocumentada que no ingrese a Estados Unidos por puntos oficiales en la frontera sur, puedan solicitar asilo.

El anuncio cayó muy mal entre líderes políticos y defensores de los derechos de los inmigrantes en la Gran Manzana, quienes se unieron en bloque para rechazar la medida del Gobierno federal, que va a ser demandada.

“El plan más reciente de Donald Trump para ponerle una veda a los refugiados en nuestro país es tan racista y divisivo como el último”, aseguró el alcalde Bill de Blasio. “Esta ciudad de inmigrantes no abandonará a nuestros vecinos mientras Trump trata de socavar los valores de nuestro país. No vedas al asilo”.

El presidente del Concejo Municipal Corey Johnson, también se manifestó contra el mandatario federal y cuestionó su humanidad.
“Las personas que buscan asilo necesitan ayuda desesperadamente, huyendo de una persecución y violencia inimaginables. Esta medida efectivamente les cierra a ellos la puerta en la cara sin siquiera darles una oportunidad”, comentó el líder político. “Va más allá de lo cruel. No sé cómo puede dormir tranquilo Donald Trump por las noches”.

Johnson advirtió que en lugar de restringir y suspender los derechos de asilo, la Administración Trump debería cumplir con la ley que permite a las personas solicitar asilo de manera independiente, si están en un puerto de entrada o no. “Esta política apunta claramente a las caravanas de migrantes de los países de América Central”, advirtió.

El gobernador Andrew Cuomo se sumó a las voces de protesta y dijo que Nueva York seguirá velando por los derechos de los indocumentados y recordó que Estados Unidos es una nación de inmigrantes y que la diversidad es su mayor fortaleza.

“El intento del presidente Trump de bloquear el asilo para los inmigrantes que huyen de la persecución y que buscan refugio, es una agresión vergonzosa a nuestros valores estadounidenses y una continuación de su política del miedo”, destacó Cuomo. “Alimentando las llamas del odio y la división, este presidente está tratando de cerrar la puerta a los hombres, mujeres y niños vulnerables que vienen a este país en busca de seguridad”.

Javier Valdés, codirector de la asociación Make the Road New York, manifestó que la nueva orden de Trump es “una movida imprudente” para seguir promoviendo el odio y su agenda antiinmigrante.

“Sus acciones violan y socavan directamente la ley de asilo internacional y de los Estados Unidos. No permitiremos la deshumanización y criminalización continuas de los inmigrantes que buscan seguridad y protección”, dijo el activista. “Las personas tienen derecho a buscar asilo y esta Administración debe proporcionar a los solicitantes de asilo el debido proceso y la oportunidad de que su reclamo sea escuchado”.

Steven Choi, director de la New York Immigration Coalition, calificó el anuncio del mandatario como “un esfuerzo desesperado” para seguir dividiendo al país.

No vamos a caer en la trampa. Suspender nuestro proceso de asilo y rechazar a las personas, que han viajado miles de millas para escapar de la violencia y la muerte, incluso buscando asilo en la frontera, no solo es inmoral, sino que es ilegal”, dijo Choi.

Hasan Shafiqullah, jefe de la Unidad de leyes de Inmigración de la organización The Legal Aid Society, aseguró que el país debe abrir sus puertas a aquellos que buscan un refugio seguro de la violencia y no cerrarlas.

“La última propuesta de la Administración de Trump para negar a los migrantes que buscan asilo en la frontera sur va en contra de la decencia humana y nuestras obligaciones según la ley”, concluyó el abogado.