Bodegueros de NYC piden tener ‘botón del pánico’ contra pandillas

Exigen más ayuda de las autoridades para poder combatir a grupos de jóvenes violentos
Bodegueros de NYC piden tener ‘botón del pánico’ contra pandillas
Los bodegueros aseguran que las medidas serían también para proteger a los clientes.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El caso del asesinato del adolescente Lesandro “Junior” Guzmán-Feliz en una bodega en El Bronx el verano pasado dejó algo muy claro, que estos negocios están desprotegidos contra las acciones violentas de los grupos pandilleros.

Y es por ello que un grupo de bodegueros se reunió el domingo para exigir a las autoridades neoyorquinas, incluyendo al Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), que los entrene en el uso de pistolas taser, pero también de  armas de fuego y les otorguen los permisos correspondientes para portarlas.

Además, los bodeguero plantearon la idea de que les provean con una especie de ‘botón del pánico’, que les permita alertar rápidamente a las autoridades cuando pandilleros entren a sus negocios, como ocurrió el pasado 29 de octubre cuando varios adolescentes violentos entraron a una negocio en El Bronx y el indefenso dueño del comercio no se pudo defender.

“Yo los tuve que retener con un palo, y de verdad pensé que iban a matarme”, dijo Edward Lara, dueño del 2056 Deli Grocery, durante la rueda de prensa de los bodegueros el domingo fuera de su local.

En esa oportunidad ocurrió la misma situación que en el caso de “Junio”, cuando un grupo de pandilleros busca a otro jovencito y lo persiguieron hasta el interior del comercio.

La Unión de Bodegueros de Estados Unidos, que asegura tener unos 100 miembros, insisten en que son los policías lo que deben ayudarlos con la instalación de ‘botones de pánico’ en las bodegas, que le permitan a los trabajadores alertar a las autoridades cuando en los negocios se hagan presente pandilleros, así como los entrenen en cómo usar las pistolas taser, lo que les permitiría enfrentar a algunos de estos jóvenes violentos. Pero la solicitud va más allá, y están pidiendo que se les de permisos para portar armas de fuego.

Hasta este lunes ni la Alcaldía ni el NYPD habían respondido a las solicitudes de los bodegueros.