Es oficial: Long Island City albergará la segunda sede de Amazon

La empresa consigue ventajas fiscales valoradas en $1,525 millones de dólares para desembarcar en Queens. La otra mitad de la sede estará en Virginia
Es oficial: Long Island City albergará la segunda sede de Amazon
Foto: JOHN MACDOUGALL / AFP/Getty Images

Amazon confirmó este martes que Long Island City, en Queens, y Crystal City, en la zona de Arlington, Virginia, son los dos lugares elegidos para abrir la segunda y dividida sede de la compañía. La primera está en Seattle, lugar de nacimiento de una empresa que inicialmente era una librería on line.

Amazon abrirá además un centro de operaciones en el centro de Nashville (Tennessee).

Cada una de las nuevas sedes tendrá unos 25,000 empleados de altos ingresos que empezarán a ser contratados el año que viene. Amazon hará una inversión de más de $5,000 millones que se dividirá por partes iguales aproximadamente en las dos localizaciones de la sede. Se espera que en Queens se contrate a unas 3,000 personas en los primeros dos años, se llegue a los 25,000 en 2028 y que cambie la dinámica económica y el paisaje no solo de este barrio sino también de los colindantes.

Entre empleos directos e indirectos se espera un aumento de 107,000 contrataciones en Nueva York, según informaban el martes las autoridades.

Es una decisión a la que se ha llegado después de que el gigante de las compras en internet anunciara hace más de un año que tenía previsto abrir una segunda sede. El anuncio desató una competición de ciudades por ganar la consideración de la empresa de Jeff Bezos pero a la vez, en la última fase de la selección, se abrió la posibilidad de dividirla en dos ciudades para suavizar el impacto de tan gran empleador en una sola localidad.

En la mesa de negociación, y por parte de las autoridades de cientos de ciudades que luego fueron reducidas a una veintena, no solo se consideraron factores como la cantidad de mano de obra cualificada para los trabajos de la empresa tecnológica comercial o la disposición de terreno e infraestructura sino también ventajas fiscales.

En el caso de Nueva York las autoridades han ofrecido incentivos directos por un valor total de $1,705 millones en los próximos 10 años basados en la asunción de que se crearán 25,000 empleos en el edificio de cuatro millones de pies cuadrados que se abrirá en Queens y que podría expandirse hasta ocho millones de pies cuadrados más.

Los principales incentivos del estado de Nueva York dependen del Programa estatal Excelsior ($1,200 millones del total) y de una concesión de $325 millones basados en los pies cuadrados que ocupen en una década. Según el comunicado, el incentivo del Programa Excelsior equivale a $48,000 por cada trabajador contratado con un salario medio de $150,000 anuales.

Adicionalmente la empresa va a solicitar un programa de reducción de impuestos que existe para programas industriales y comerciales (ICAP en sus siglas en inglés) además de una asistencia de la ciudad para relocalización y empleo  (REAP).

Este esfuerzo fiscal para atraer a la empresa se espera que rinda frutos y según la comunicación de Amazon, en la que hace pública su decisión, se espera que el empleo creado pueda generar más de $10,000 millones en los próximos 20 años.

Algunos beneficios para vecinos

Amazon se beneficiará de un programa llamado “Pago en Lugar de Impuestos” (PILOT). Estos pagos se hacen para compensar al gobierno local por algunos de los ingresos por impuestos que no se van a cobrar por exenciones concedidas, en este caso por los taxes sobre propiedad, y se dedicarán a financiar mejoras en infraestructuras en la zona.

El gigante del comercio electrónico va a donar espacio en su campus a una incubadora de start-ups y de uso por artistas y negocios industriales. La empresa de Bezos también se ha comprometido a hacer programas de formación y becas entre los residentes de Queensbridge Houses, el mayor desarrollo de vivienda pública del país que será vecino de la nueva sede.

Además, la empresa abrirá espacio para un colegio público nuevo, mejorará las infraestructuras de transportes y añadirá zonas verdes. Eso es una grave preocupación de los habitantes de la zona, unos 68,000, que verán cómo crece la población transeúnte y estable de una zona que ya estaba en fuerte crecimiento pero con insuficientes infraestructuras para conectar la zona no solo con Manhattan sino también con el resto de los condados y vecindarios.

El gobernador Andrew Cuomo dijo en el comunicado que este acuerdo está basado en la promesa que ha hecho a los neoyorquinos de trabajar para el estado con un plan fiscalmente responsable en el que se mejore el espacio para los negocios y “se pueda atraer a empresas en crecimiento y las industrias del mañana”. “Podemos decir con orgullo que hemos atraído a una de las mayores y más competitivas inversiones en desarrollo económico de la historia de EEUU”, se lee en el comunicado.

Cuomo recordó que el salario medio de los empleados que contratará Amazon será de $150,000 al año y eso crea oportunidad económica e inversión que se manifestará en toda la región”. El Gobernador dijo que por cada dólar de inversión se obtendrán nueve.

Las proyecciones del estado de Nueva York es que haya nuevos ingresos fiscales en el Estado por valor de $14,000 millones y de $13,500 millones para la ciudad.

Bill de Blasio caracterizó la decisión de Amazon como un “paso de gigante para construir una economía en Nueva York que no deja a nadie atrás. Estamos encantados de que Amazon haya elegido a Nueva York para su nueva sede”, dijo el Alcalde que recordó que la mayor parte de los trabajos de construcción se harán por parte de trabajadores en Union. Se calcula que se empleará a 1,300 personas directamente en la construcción de esta sede hasta 2033.

Amazon ha señalado que Long Island City, una de las zonas de más rápida gentrificación de Queens, es un lugar interesante porque es donde la ciudad, el arte y la industria se dan la mano. “Es una comunidad diversa”, explica, con instituciones culturales, organizaciones de arte, zonas de recreo, instituciones académicas y buen transporte.

Quejas

No todo el mundo está hoy de celebración. Una coalición de organizaciones comunitarias advirtió que la llegada de Amazon  elevará los ya altos precios de la vivienda, desplazará a quienes ya viven en la zona y profundizará la división de ingresos que hay en el área metropolitana.

En Seattle, tanto los alquileres como los precios de ventas de vivienda se han disparado tras la crisis y aunque Amazon es una fuente de fuertes ingresos en la economía, esta no ha solucionado los problemas de las disparidades sino que las ha hecho más acuciantes.

En Nueva York ya hay serios problemas de asequibilidad de vivienda y es algo que pesa sobre una clase trabajadora de bajos ingresos que han ido abandonando zonas bien comunicadas de la ciudad aunque humildes para dejar paso a la gentrificación. Ahora estas personas viven en los límites de la ciudad y tienen que confiar en un transporte público con fuertes problemas y que subirá su costo el año que viene y en 2021 lo que puede anular el efecto de la subida de los salarios mínimos.

“Los neoyorquinos quieren saber por qué estamos dando dinero de los contribuyentes al hombre más rico de la Tierra mientras nuestras comunidades se quedan en la cuneta a la hora de repartir fondos que se necesitan para arreglar el transporte público y la creciente crisis de vivienda”, explicaba Maritza Silva-Farrell, directora ejecutiva de ALIGN, una alianza de comunidades y sindicatos.

“Amazon nunca preguntó a los residentes de estas comunidades cómo su entrada podría mejorar sus vidas. De hecho han demandado a nuestros representates que escondan los detalles de lo que se ha discutido y acordado”, lamentó en un comunicado Lauren Jacobs, director de Partnerships for Working Families.

Jonathan Westin, director de New York Communities for Change criticó la negociación hecha por Cuomo y De Blasio y dijo que deberían tener concesiones de Amazon de que se beneficiará a los residentes en Queens. “Deben demandar que paguen un impuesto de gentrificación para compensar el impacto negativo del aumento de las rentas y la pérdida de pequeños negocios que la compañía causará en Long Island City”.

Westin quiere que Amazon contrate  a residentes locales y con preferencia los que viven en residencias de NYCHA.

Centro tecnológico

Las empresas de tecnología tienden a unirse en las mismas zonas geográficas. Crear los llamados hubs. En este sentido, Nueva York es una ciudad muy atractiva porque desde que en los noventa se empezaran a poner las primeras piedras de lo que se conoce como Silicon Alley (centrado en el área de Manhattan), las empresas de tecnología han ido desembarcando poco en la ciudad.

De hecho, Amazon tiene ya más de 1,000 empleos en la ciudad y también tienen oficinas grandes gigantes afincadas en California como Google. Además, la ciudad tiene el Cornell Tech campus de Roosevelt Island, que es uno de los mayores incubadores de innovaciones de una ciudad que está diversificando su base económica, tradicionalmente las finanzas y el sector inmobiliario.