El pasado alcanzó a inmigrante que mintió a USCIS y ahora perderá “green card”

El extranjero engañó para obtener la "green card" y la ciudadanía
El pasado alcanzó a inmigrante que mintió a USCIS y ahora perderá “green card”
Mentir a autoridades migratorias es motivo para perder beneficios.
Foto: John Moore/Getty Images

Hay un dicho que señala que el pasado puede alcanzar a las personas, a lo que podría agregarse que si se miente para ocultarlo, las consecuencias podrían ser poco agradables.

Así ocurrió el 9 de noviembre de 2018 a Etevaldo Ferreira De Souza, de 47 años, de West Palm Beach, Florida, quien fue declarado culpable por un jurado de un cargo por hacer declaraciones falsas en un procedimiento de naturalización ante la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Ariana Fajardo Orshan, fiscal de los EEUU del Distrito Sur de Florida, y Mark Selby, agente especial de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) informaron lo anterior, reportó el gobierno en un comunicado.

De acuerdo con la evidencia presentada en el juicio, De Souza fue acusado de homicidio agravado y conspiración con policías corruptos en Brasil en 1993 para cometer un asesinato.

Cinco años años después de ese hecho, el inmigrante ingresó a los Estados Unidos y en 2012 solicitó ser Residente Permanente Legal conforme a la Ley de Equidad Familiar de Inmigración Legal de 2000, que permitía a ciertas personas que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos obtener un estatus legal.

En su solicitud de residencia, De Souza afirmó que nunca se había sido acusado de cometer delito alguno o violar alguna ley, excluyendo las violaciones de tráfico, lo que permitió que su solicitud por la “green card” fuera aprobada en 2013.

El 28 de julio de 2017, De Souza solicitó convertirse en ciudadano estadounidense y volvió a afirmar que nunca había sido acusado de cometer, intentar cometer o ayudar a cometer un delito o delito, pero una investigación de ICE reveló lo contrario.

La sentencia contra De Souza está programada para el 18 de enero de 2019, ante el juez de distrito Kenneth A. Marra, que podría imponerle una sanción de hasta cinco años de prisión por sus mentiras, además de que perderá sus beneficios migratorios y, eventualmente, será deportado.