5 razones por las que el invierno es bueno para el pene

¿Quién dijo frío? Todo lo contrario
5 razones por las que el invierno es bueno para el pene
Foto: Shutterstock

Más allá del frío y de que esta temporada afecta anímicamente a muchas personas, hay una parte del cuerpo masculino que puede pasarla muy bien durante el invierno: el pene.

El portal especializado Fatherly se dio a la tarea de reunir el resultado de varias investigaciones realizadas en torno a la salud del pene durante esta temporada. Contrariamente a lo que se pensaría, por aquello del frío, las conclusiones son del todo positivas para los genitales masculinos.

Estas son las principales razones por las que el invierno es bueno para el pene.

Las mujeres son más atractivas

De acuerdo con un estudio realizado por psicólogos polacos, los hombres encuentran más atractivas a las mujeres durante el invierno. Los investigadores explican este fenómeno por la cantidad de ropa que usan las féminas en esta temporada: entre más ropa, ellos usan más su imaginación y de maneras más creativas.

Mejor acomodo de los testículos

El calor de verano hace que los espermatozoides, sumamente sensibles a la temperatura, se expandan, por lo que durante los meses calurosos los testículos cuelgan más abajo. La buena noticia es que durante el invierno, las gónadas se contraen permitiendo un mejor ajuste dentro de la ropa y un andar más cómodo.

Testosterona al tope

Noviembre y diciembre son los meses de mayor producción de testosterona en los hombres y esto, para muchos, significa un aumento de libido y deseo. El hecho, aunado a que las parejas tienden a tener más sexo durante las fechas de celebraciones, contagiadas por los sentimientos positivos que despiertan, se traducen en la gran cantidad de bebés concebidos durante estas fechas.

Espermatozoides más sanos

Hablábamos de la sensibilidad de los espermatozoides a las temperaturas. Pues bien, el esperma funciona mejor en temperaturas frías, cuando la cantidad y la motilidad del semen son más óptimos gracias al frío. En cambio, con el calor, los espermatozoides se aturden y se ralentizan.

Genitales limpios

Debido a las bajas temperaturas y a la necesidad de afecto, los hombres suelen pasar más tiempo bajo la ducha caliente. Un estudio de la American Psychological Association demostró que, cuando necesitamos más calor humano, solemos reemplazarlo con un baño caliente. Esto, de alguna manera, da la certeza de que el cuerpo masculino estará más limpio, incluyendo los genitales.