Visita de Ben Carson pasa desapercibida para residentes de NYCHA

La Administración De Blasio tiene hasta el 31 de enero para presentar un plan de recuperación viable para evitar que el Gobierno Federal tome el control de las viviendas públicas de NYC
Visita de Ben Carson pasa desapercibida para residentes de NYCHA
Raquel Montijo, 87. Los residentes de NYCHA en El Barrio opinan sobre las condiciones de la vivienda.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Este martes, pocos días después que el alcalde Bill de Blasio presentara el plan NYCHA 2.0, con el que planea costear aproximadamente $24,000 millones de dólares en reparaciones de apartamentos de la Autoridad de Vivienda Pública de Nueva York (NYCHA) en los próximos 10 años, el secretario del Departamento de Desarrollo Urbano (HUD), Ben Carson, visitó la Gran Manzana con el fin de evaluar el estado de los complejos de edificios.

La visita de Carson a la ciudad de Nueva York fue fugaz. El funcionario, que en los dos años que tiene al frente de la agencia federal nunca había visitado un complejo de NYCHA, el sistema de vivienda pública más grande del país y que depende del HUD, y por lo tanto parte fundamental de su trabajo, hizo su aparición alrededor de las 10:00 a.m en los apartamentos de Queensbridge Houses, en Long Island City, Queens, donde los inquilinos han luchado con problemas de calefacción y gas en la cocina por años.

Pero, pese a que el pasado viernes Carson envió una carta a NYCHA amenazando con comenzar un proceso de apropiación del sistema, el primer paso para que la administración pase a manos del Gobierno Federal, el funcionario solo ingresó a un apartamento, en medio de un recorrido que duró unos escasos 30 minutos.

Poco después, en la oficina de Lynne Patton, directora de HUD Nueva York-Nueva Jersey, ubicada en Manhattan, Carson se reunió con De Blasio para analizar el futuro del sistema que tiene 400,000 residentes. Este encuentro se da luego que el pasado viernes el mandatario neoyorquino le pidiera al juez federal William Pauley otros 45 días para elaborar un plan viable de reparaciones que el magistrado considere aceptable, un plazo que finalizará el próximo 31 de enero de 2019.

El alcalde Bill de Blasio habla a los medios de comunicación, con los miembros del Congreso Nydia Velázquez, Carolyn Maloney y Gregory Meeks, fuera del edificio federal Jacob K. Javits, luego de reunirse con el Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos, Ben Carson, el martes 18 de diciembre de 2018.

“Estamos en medio de conversaciones productivas con el secretario Carson para mejorar la calidad de vida de los 400,000 neoyorquinos que consideran a NYCHA su hogar”, dijo el Alcalde.

¿Falsas esperanzas?

En los jardines de George Washington Houses, uno de los complejos de NYCHA en El Barrio, en East Harlem, que cuenta con 13 edificios, la visita de Carson pasó desapercibida.

Raquel Montijo, una puertorriqueña de 87 años que vive en el complejo desde 1947, y quien aún recuerda los “días gloriosos” de su barrio, aseguró creer que “aunque Carson o el Gobierno Federal metan la mano en NYCHA, todo seguirá igual”.

Montijo, en medio de su acostumbrada caminata matutina, mencionó los problemas que, según asegura, “son un dolor de cabeza para todos”.

“Aquí los problemas van más allá y sé lo que digo yo que tengo tantos años viviendo aquí”, indicó la puertorriqueña. “Este es nuestro hogar y mucha gente olvida eso. Aquí viví con mi esposo y crié a mis hijos que ya son adultos. Sin embargo, ahora mismo yo solo puedo caminar en la mañana porque después de 9 de la noche es imposible pasar por estos caminos. Es muy peligroso, pero uno no sabe con quien hablar”, exclamó.

George Washington Houses, ubicado en East Harlem, reúne 13 edificios de viviendas públicas.

Parte de su preocupación radica en la falta de información y comunicación por parte de la Ciudad a los propios residentes. “Aquí uno escucha todo tipo de rumores. Por ejemplo, en mi edificio estamos esperando que arreglen unas cosas y cuando uno pone la queja, lo que le dicen es que un administrativo se robó una plata y hasta que no la devuelvan entonces no pueden arreglar nada”.

Pero Montijo no es la única que cree que ni siquiera la mano de la Administración Trump podrá cambiarle la “cara negativa” a los emblemáticos edificios de ladrillos rojos que son parte fundamental de la Nueva York de antaño.

Roberto Malofsky, de 58 años, se declara un “experto en NYCHA”. El hombre, de familia puertorriqueña, vive en el piso 6 junto a su madre. Ambos han recorrido varios apartamentos en el mismo complejo a lo largo de sus vidas. Sin embargo, tampoco cree que el futuro de su hogar deba estar en manos del Gobierno Federal.

Roberto Malofsky, 58 con su perro, Butch.
Los residentes de NYCHA en El Barrio opinan sobre las condiciones de la vivienda.

“La verdad es que el problema de NYCHA deben resolverlo aquí. El Alcalde debería tomarse el tiempo de trabajar por estas viviendas en vez de dejar que otros que no conocen a los neoyorquinos se apropien de nuestros hogares”, apuntó Malofsky, quien subrayó la importancia de que “también se agilicen los procesos de entrega de apartamentos”.

Y es que a su lado, visiblemente molesto, un joven que pidió no compartir su identidad, relató los angustiosos momentos que vivió cuando, en medio de la espera por una de las viviendas, tuvo que vivir en la calle, donde fue atacado y robado en varias oportunidades, hasta el punto de perder tres dientes.

“Nosotros para ellos solo somos unos números, unos indicadores”, indicó el joven de 32 años, de origen dominicano. “Yo siempre leo las noticias y veo como ellos van y vienen, pero nunca de verdad vienen y se sientan con nosotros a entender cuáles son nuestras problemáticas”.

Para él, la visita de Carson “no tiene ningún sentido”. “Eso solo los beneficia a ellos, no a nosotros, porque al final del día, los pobres somos simplemente, según ellos, una carga, pero aquí estamos pagando nuestros impuestos y nuestro Seguro Social. Ellos no nos están regalando nada”.

Sin hogar

La crisis de vivienda parece estar fuera de control. Según un informe anual publicado por HUD, la falta de vivienda aumentó ligeramente por segundo año consecutivo, con picos en ciudades de alquileres altos como Nueva York, donde se han alcanzado los niveles más altos desde la Gran Depresión de los años treinta.

En octubre de 2018, habían 63,559 personas sin hogar, incluidas 15,572 familias con 23,136 niños, que dormían cada noche en el sistema de refugios municipales de la Ciudad. La tasa nacional de personas sin hogar aumentó en un 0.3% a 552,830 personas sin condiciones de vida estables.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos