Alcalde celebra ley que prohíbe vender cigarrillos en farmacias de NYC

Acompañado de la comisionada de Salud, la doctora Oxiris Barbot, Bill de Blasio dijo que se trata de un esfuerzo histórico para reducir el número de fumadores en la Gran Manzana

Alcalde celebra ley que prohíbe vender cigarrillos en farmacias de NYC
El alcalde Bill de Blasio celebra la prohibición de vender productos de tabaco en todas las farmacias de la Ciuda de Nueva York.
Foto: Cortesía NYCMayorsOffice

La ciudad de Nueva York siempre ha estado a la vanguardia en la lucha contra el tabaco a nivel nacional. Desde hace muchos años han sido varias las leyes y medidas que se han aprobado y que han ayudado a reducir efectivamente el número de fumadores en la Gran Manzana.

Esto fue celebrado este lunes tanto por el alcalde Bill de Blasio como por la comisionada de Salud de la ciudad, la doctora Oxiris Barbot, quienes destacaron el último esfuerzo de la ciudad –considerado como un hito—para reducir el consumo de tabaco.

Se trata de la nueva  ley que entró en vigor el pasado 1 de enero, la cual prohíbe que se vendan cigarrillos y productos de tabaco en todas las farmacias de la ciudad, incluías las grandes cadenas como Duane Reade y Wallgreens, así como las que están ubicadas en supermercados, las grandes tiendas con una sección de farmacias, y las que son más pequeñas e independientes.

La idea de esta y otras innovadoras medidas es tratar de reducir al máximo el consumo de tabaco entre los neoyorquinos y las muertes causadas por este vicio las cuales, según aseguran las autoridades de Salud, son en su mayor parte prevenibles.

“En la ciudad de Nueva York, los productos de tabaco son el enemigo público número uno, y cobran miles de vidas cada año”, dijo el alcalde Bill de Blasio.

“Con esta prohibición, nuestra ciudad da un paso más para convertirse en la ciudad grande más justa y saludable de Estados Unidos“, agregó De Blasio.

A pesar que se ha disminuido significativamente el número de fumadores en la urbe, aún hay más de 860,000 adultos y 13,000 jóvenes que fuman en la Gran Manzana. Y, lo más preocupante aún, es que se estima que en la ciudad de Nueva York cada año mueren 12,000 personas por fumar.

Es que el consumo de tabaco puede causar apoplejía, diabetes, enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar, enfermedad vascular y más de 10 tipos de cáncer.

“El tabaco mata a miles de neoyorquinos cada año”, dijo la comisionada de Salud, la doctora Oxiris Barbot. “La ley de farmacia libre de tabaco es una victoria para la salud pública. Se basa en el compromiso de la Ciudad de Nueva York de reducir la cantidad de fumadores en nuestra ciudad para que los neoyorquinos puedan vivir vidas más largas y sanas”.

Antes que entrara en vigor la nueva ley el pasado 1 de enero, ya una de las cadenas más importantes de farmacias en Estados Unidos, CVS Pharmacy, y varias farmacias independientes habían dejado de vender voluntariamente productos de tabaco hace tres cuatro años. Sin embargo, aún cerca de 500 farmacias siguen vendiendo estos productos dañinos.

“La gente confía en que las farmacias les ayuden a mantenerse bien; deberían ayudar a los fumadores a dejar de fumar, no al contrario. Estoy emocionado de ver el impacto que este reglamento tendrá en la salud de los neoyorquinos”, dijo la doctora Herminia Palacio, vicealcalde de Salud y Servicios Humanos.

Lucha frontal contra el tabaco

La prohibición de la venta de productos de tabaco y cigarrillos en las farmacias forman parte de un amplio paquete legislativo promulgado por el alcalde Bill de Blasio en agosto de 2017. Entre las leyes firmadas —siete en total—  destacó la subida del precio mínimo de la cajetilla de cigarrillos de $10.50 a $13 (un 25% de aumento) lo que situó a Nueva York como la ciudad más cara para fumar en todo Estados Unidos.

Las nuevas leyes también buscan reducir a la mitad (50%) el número de licencias para vender tabaco en comercios minorista, así como crear una licencia para vendedores minorista de cigarrillos electrónicos y limitar el número de de minoristas que venden ese tipo de cigarrillos.

Con esto se estima que durante la próxima década, se le hará más difícil a los neoyorquinos encontrar productos de tabaco y cigarrillos electrónicos en pequeñas tiendas y bodegas de la esquina.

Las ventas de cigarrillos electrónicos, que según las autoridades de Salud federales están aumentando de forma alarmante entre los adolescentes de todo el país,  ya se habían prohibido en las farmacias neoyorquinas en agosto pasado, cuando entró en vigencia la nueva licencia para minoristas de cigarrillos electrónicos en Nueva York.

De igual forma, una de las leyes requerirá que edificios residenciales con tres o más unidades creen políticas de fumar y que sean compartidas por los caseros con los residentes actuales y futuros. Esto incluye el prohibir fumar cigarrillos en áreas comunes de la residencia. Según el Departamento de Salud esto ayudará a las personas a evitar el humo de segunda mano.

La idea de estas leyes, según explicó la Administración De Blasio al momento en que fueron firmadas las mismas, es reducir a 160,000 el número de fumadores para el año 2020 (un 17%).

Una larga guerra contra el tabaco

En el 2002 la ciudad de Nueva York impulsó varias iniciativas anti-tabaco muy controversiales  que convirtieron a esta urbe en una de las primeras ciudades del país en vetar el cigarrillo en los bares y restaurantes. A esa polémica ley le siguió una iniciativa de “aire más limpio” en espacios públicos, que en el verano de 2011 prohibió fumar en más de 1,700 parques y 22 kilómetros de playa en la ciudad. Las multas por su incumplimiento son de 50 dólares.

Gracias a estas fuertes medidas que se han impuesto en la ciudad de Nueva York contra el tabaco, se ha reducido drásticamente el número de fumadores en la urge. Actualmente la tasa de fumadores en la Gran Manzana es de 14.3% a diferencia del 21.5% en 2002. Sin embargo, con las nuevas leyes firmadas por el alcalde Bill de Blasio, las autoridades neoyorquinas esperan poder reducir esa cifra a un mínimo histórico de 12% para el 2020.

Busque ayuda

El Departamento de Salud ofrece una serie de herramientas para ayudar a los fumadores que desean dejar de fumar. Visite nyc.gov y busque “NYC Quits” para encontrar consejos sobre cómo dejar de fumar. Los neoyorquinos también pueden llamar al 1-866-NY-QUITS (1-866-697-8487) o visitar nysmokefree.com para obtener un estuche (kit) de inicio gratuito de medicamentos, incluyendo parches, para dejar de fumar o hablar con un entrenador para dejar de fumar.