Adamari López en exclusiva confiesa que la influenza fue más difícil que el cáncer

"A veces yo le pregunto a papá Dios: ¿cuál es el propósito de esta vez, de la primera vez?, ¿qué tengo que mejorar  en mí para que no vuelva a pasarme situaciones de salud?"
Adamari López en exclusiva confiesa que la influenza fue más difícil que el cáncer
Adamari López
Foto: Mandy Fridmann / Mandy Fridmann

Tal como te contamos y te mostramos, este lunes 7 de enero Adamari López regresó a ‘Un Nuevo Día’, después de casi 3 meses de ausencia, en donde le tocó de nuevo darle batalla a una enfermedad para salvar su vida.

Esta vez, la pelea fue contra la influenza, y aunque tan solo la palabra ‘cáncer’ suele asustar, en una charla íntima, exclusiva y muy valiente, Adamari nos confesó que esta vez fue más difícil para ella luchar contra una enfermedad.

“Aunque yo no recuerdo ese paso de 3 semanas, entiendo que fue una nueva oportunidad para vivir, para darle valor a las cosas que tienen, creo que no es la primera vez que me veo en una situación difícil… Si la comparo, creo que esta es un poco más difícil que la anterior porque en la otra entendía que había un tratamiento por delante, y en esto me agarró desprevenida”, nos dice en una entrevista que podrás ver completa en el video al final del post.

Sí, como ella misma le contó a Rashel Díaz en en show matutino de Telemundo, lo último que recuerda, antes de entrar al hospital donde vivió 26 días, es estar en el estacionamiento. La pesadilla que siguió solo sus familiares, como su incondicional pareja Toni Costa, sus hermanos y sus amigos más incondicionales, fueron quienes la vivieron.

“No sabía que no me iba acordar de esas 3 semanas que viví en una situación crítica, por las caras de mis familiares y de las personas que me acompañaron, que son mis amigos incondicionales, se que fueron mis momentos muy difícil, fue una vuelta a la vida”, nos dice con valentía.

Es que como podrás ver en el video, ella pensó que era un simple catarro que con descanso y una buena sopa se le quitaría, y fue recién cuando ya no podía más, y le faltaba el aire para respirar que decidió ella misma acudir al hospital. “Yo fui con la idea de que iba a ir por unas horas, a que me dieran algo para que me lo quitara como una inyección o un suero”, pensó inocentemente.

Como ella misma lo dijo, esta es la segunda vez que le toca pelear por su vida, primero el cáncer de seno y luego esta influenza que hizo que sus pulmones casi colapsaran. Ante esto, Adamari misma reflexiona sobre su historial médico.

“A veces yo le pregunto a papá Dios: ¿cuál es el propósito de esta vez, de la primera vez?, ¿qué tengo que mejorar en mí para que no vuelva a pasarme situaciones de salud?…  Uno piensa, ¿serán cargas emocionales que uno tiene?, ¿por qué se presentan estas situaciones de salud?… Tengo que aprender a ser coherente en lo que hago y lo que hablo. Yo le recomiendo a todo el mundo que se cuide, que se alimente mejor, que hagan ejercicio, y a veces a mí se me olvida de esas simples cosas”, nos asegura.

Es que aunque sabemos que su hija Alaïa, a quien tanto le costó tener y por la que tanto luchó, es su vida entera, frente a situaciones como estas, dice que la llevan al límite del temor: “Yo quiero estar bien para mi hija, quiero estar presente en la vida de mi hija lo más que pueda… Está súper chiquita no es el momento de darme el lujo de no cuidarme y dejarla… Es el momento de darle un ejemplo a ella, y quizás eso es lo que he aprendido”.

ESTAS DECLARACIONES Y EL RESTO DE LA ENTREVISTA LAS PUEDES VER AQUÍ:

Loading the player...