Nuevos vagones del tren C son retirados por sufrir desperfectos

Los trenes empezaron a funcionar a finales del año pasado también en las líneas J y Z

Nuevos vagones del tren C son retirados por sufrir desperfectos
Los nuevos vagos funcionan ya en varias líneas del sistema como la E.
Foto: MTA

La alegría que causó en miles de usuarios del tren C la puesta en funcionamiento de nuevos vagones en esa línea a finales del año pasado duró muy poco, luego que se anunciara que los recientes días decenas han tenido que ser sacados de funcionamiento por presentar desperfectos.

El tren C, al igual que el J y el Z donde también se probaron los nuevos trenes,  era una de las pocas líneas del Subway en las que todavía funcionaban los viejos vagones del siglo pasado, y por ello la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) comenzó un costoso plan para reemplazarlos.

Pero esta semana se informó que al menos 32 de los vehículos, del modelo R179 y fabricados la compañía Bombardier, habían tenido que ser retirados de las vías, debido a fallas en el cierre de las puertas, problemas de propulsión y defectos en los aires acondicionados, entre otros desperfectos.

“Es por ello que no he visto muchos de estos trenes recientemente en la línea C”, dijo el activista por los pasajeros y miembro de la junta de la Metropolitan Transportation Authority, Andrew Albert, al Daily News.

Según algunos reportes públicos de la MTA, el pasado diciembre solo había unos 112 de estos vagones en los rieles, mientras que el resto, unos 300 carros que se ordenaron para todo el sistema, todavía no habían sido puestos en funcionamiento. Cada vagón tiene un costo aproximado de $2 millones.

Otras de las fallas que presentaron algunos de los nuevos trenes fue el rompimiento de los resortes que cuelgan conectando a un vagón con otro, debido a que fueron atornillados demasiado apretados. Estos resortes funcionan como una barrera para que los usuarios no caigan entre los trenes si pasan de uno a otro por las puertas internas.

Una de las principales críticas contra Bombardier no es sólo que los vagones sufran defectos siendo nuevos, sino que fueron entregado dos años más tarde de la fecha inicial que se estableció en el contrato con la MTA.

El vocero de la MTA Shams Tarek, comentó: “Tenemos estándares muy altos sobre la seguridad y el funcionamiento de los vagones del Subway, y si existe un problema en un carro buscamos  solucionarlo de inmediato”.

La empresa Bombardier, que está basada en Canadá, indicó también, a través de un vocero, que mantienen a 50 empleado trabajando a tiempo completo en Nueva York para trabajar con los carros R179.