Temen que huachicoleros aumenten los secuestros para no perder ganancias

El gobierno mexicano lanzó una estrategia contra el robo de combustible
Temen que huachicoleros aumenten los secuestros para no perder ganancias
Secuestro
Foto: BBC

MEXICO. El secuestro y la extorsión podrían agudizarse en el país como una válvula de escape de las organizaciones criminales acostumbradas a millonarias ganancias por robo de combustible que ahora combate el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La Unidad de Inteligencia Financiera reveló en las últimas horas que los ladrones lavaron en tiempos recientes alrededor de 2,200 millones de dólares (45, 567 millones de pesos) a través de gasolinerías concesionadas por Petróleos Mexicanos que vendían productos robados de los ductos por las organizaciones de  huachicoleros que incluyen a ex funcionarios, empresarios, políticos, pobladores y cárteles de la droga.

“Dudo que estos grupos abandonen tan fácilmente el huachicoleo, pero, en la medida en que las presiones se ejerzan contra ellos, los criminales podrían concentrarse en algunas de sus otras actividades más redituables de las que ya son parte como el narcotráfico, la trata, el contrabando,  el secuestro y la extorsión”, advirtió Jorge Chabat, analista en temas de seguridad del Centro de Estudios y Docencia Económica (CIDE).

“El huachicoleo es casi tan rentable como el narco y si se les cierra a los criminales esa posibilidad profundizarán en esas actividades que ya controlan”.

Después de que el presidente Felipe Calderón declarara la guerra al narcotráfico en 2006, los cárteles de la droga diversificaron sus actividades ilícitas para cubrir y multiplicar sus ganancias.

De acuerdo con cálculos académicos, el narcotráfico siguió generando cada año en México alrededor de 3,000 millones de dólares, una cifra que duplica las ventas de la industria farmacéutica y, además, se reportaron más de 10,000 casos de secuestro (de 2012 a 2018) así como ganancias anuales por 42 millones de dólares por trata de personas con la explotación de 70,000 víctimas.

Javier Oliva, analista de temas de seguridad y narcotráfico de la Universidad Nacional Autónoma de México, advirtió que el actual gobierno debería tomar lecciones de la historia reciente para no cometer los errores de sus predecesores que atacaron al crimen sin una estrategia para contener la violencia ni el fraccionamientos de las organizaciones criminales.

“Atacar a fondo el tema del financiamiento de los huachicoleros es clave para evitar que se repita porque hay un entramado complejo que goza del dinero y ganancias que se dan en torno al saqueo”, dijo. “Otra cosa es gestionar los apoyos de asistencia social para que no haya reincidencia entre los pobladores que han sido cómplices (por desempleo o pobreza)”.