4 remedios caseros para quitar el brillo a los poros abiertos

La vitamina C y el frió son claves para eliminar el brillo y cerrar los poros
4 remedios caseros para quitar el brillo a los poros abiertos
Foto: archivo

Tener la piel grasosa es incómodo y desagradable,  y esto es debido a los poros abiertos o dilatados que tienes en el rostro y que se acentúan mucho más en la nariz y en la mejilla, a causa de los puntos negros que no han sido tratados de la manera correcta.

Por ello, en este artículo mencionaremos algunos tips naturales con los que puedes ahorrar dinero y mejorar tu aspecto.

Tratamientos caseros para quitar el brillo a los poros abiertos

Existe una gran variedad de tratamientos caseros para lidiar con los problemas de la piel, utilizando ingredientes que puedes tener hasta en tu cocina y que detallaremos a continuación:

1. Frota hielo: envuelve un cubo pequeño de hielo en un pañito y pásalo por el rostro unos minutos. El frío te ayudará a disminuir el tamaño de los poros. 2. Tónico de perejil: esta planta te beneficiará gracias a que tiene vitamina C. Así que lo que tienes que hacer es colocar a hervir un litro de agua, cuando ya esté en ese punto le echas un poco de perejil y lo dejas actuar por dos minutos más hasta quitar del fuego.  Después dejarás que se enfríe y luego te lo podrás aplicar en la piel. 3. Mascarilla de avena, huevo y limón: Este remedio aparte de contener vitamina C, también aporta suavidad y es excelente para colocarlo en la piel en la noche, y retirarlo después de un rato, porque el limón al entrar en contacto con el sol puede manchar la piel.

Preparación: Bate la clara del huevo, añade el jugo del limón y sigue mezclando para que después le agregues la avena y seguirás revolviendo hasta que se forme una pasta.

Toma en cuenta que antes de aplicarlo en el rostro debes lavarlo bien con agua. Aplica la pasta con movimientos circulares, y luego de unos 20 minutos puedes retirarla con agua tibia.

Shutterstock

4. Vinagre de manzana: Liga en partes iguales esta sidra y agua, agarra un algodón empápalo con la mezcla que hiciste y lo pasas por la cara. Deja actuar por 10 minutos y lo retiras con agua tibia. Así crearás un  astringente natural.

También puedes acudir a un dermatólogo para que te ayude a solventar con algunos productos o cremas este tipo de problemas.

De igual manera, recuerda limpiar la piel cada noche, usa productos que contengan ácido salicílico, glicólico y retinol, pero nada de alcohol, ya que esto puede dañar aún más tu piel. También es importante que siempre la mantengas limpia e hidratada.