Impulsan ‘Ley de un día’ que protegería a inmigrantes de la deportación

La legislación busca reducir las condenas máximas por delitos menores de 365 días a 364, sacando a miles de la categoría de deportables

Impulsan ‘Ley de un día’ que protegería a inmigrantes de la deportación
El colombiano José B fue condenado por un delito menor tipo A, con lo que le negaron sus beneficios migratorios
Foto: Edwin Martinez / El Diario

En noviembre del 2016, José B fue condenado por un “Delito menor tipo A” (conocidos en inglés como ‘misdemeanor’ ), que según las leyes actuales del Estado de Nueva York imponen una pena máxima de 365 días de prisión. Y aunque el colombiano asegura que haber estado privado de la libertad ha sido la peor experiencia de toda su vida, a pesar de que sigue defendiendo su inocencia, lo peor no fue eso. En medio del proceso de ajuste de estatus que tenía con Inmigración, e incluso habiendo sido condenado a solo a unos meses de cárcel, le fue negado su beneficio migratorio, por tener en su récord una condena por un delito menor que contemplaba una pena posible de 1 año. Además emitieron una orden de deportación en su contra.

“Desde ese momento la vida me cambió. Yo como adolescente no entendía bien las leyes y me declaré culpable por algo mayor a lo que hice, y ahora vivo con la angustia constante de que en cualquier momento me agarre ‘la migra’ y me manden para Colombia”, comenta el joven, quien se gana la vida en un restaurante de Manhattan, como mesero. “Yo siempre supe que cometí una falta pequeña, pero creo que pagué demasiado por eso porque me engañaron y todavía así, las leyes de inmigración no tienen consideración conmigo y me tratan como un criminal”, agrega el trabajador.

El caso del colombiano es tan solo uno de los miles de inmigrantes en el estado de Nueva York, que según la organización Immigrant Defense Project, están dentro de las casi 90,000 personas que cada año son condenadas por delitos menores clase A. Y aunque el 40% de ellos finalmente no termina pagando tiempo en prisión, y solo el 4% recibe la pena máxima, debido a que esas infracciones en Nueva York tienen una potencial sentencia de un año (365 días), esto puede ser considerado por las autoridades de Inmigración como causal para perder alivios. Así no hayan sido sentenciados a un solo día en la cárcel, los inmigrantes sancionados por ese tipo de infracciones, pueden enfrentar la negación de beneficios migratorios, o incluso la propia remoción del país.

Lideres y activistas presentaron “hoja de ruta” de reforma a la justicia

Y en su afán por revertir esta situación y proteger a los inmigrantes que sean juzgados por delitos menores, la senadora estatal Jessica Ramos está empujando en Albany la aprobación de la ley “S1825A”, que pretende reducir la pena máxima por delitos menores de un año a 364 días. Este cambio sacaría de la categoría de deportables y de pérdida de beneficios a muchos inmigrantes. Bajo las leyes de Inmigración, ciertas condenas menores que son punibles por un año (365 días) o más, pueden llevar a la detención, negación de alivios y la deportación.

“Este pequeño cambio, de reducir la pena máxima de un delito menor por un solo día, protegería a miles de neoyorquinos de consecuencias innecesarias y duras de inmigración”, asegura la senadora Ramos, quien destacó que es obligación de la Legislatura estatal encontrar todas las medidas posibles para proteger a familias inmigrantes. “A pesar de no tener jurisdicción sobre las leyes federales de Inmigración, sí podemos asegurarnos de que los inmigrantes acusados de delitos leves, de clase A, no sean puestos en proceso de deportación, y mi proyecto de ley cambiaría la sentencia de 365 días a 364 para así protegerlos”.

Ramos, quien nació en Nueva York cuando su madre era indocumentada, aseguró que espera que el proyecto de ley, que actualmente se encuentra en el Comité de Códigos del Senado, avance satisfactoriamente en las próximas discusiones de la Legislatura.

Para la legisladora, quien junto a otros líderes políticos progresistas de Albany, está promoviendo otro paquete de leyes de reforma a la justicia, la llamada “ley de un día”, también es “un acto justo” para contrarrestar los abusos que se han cometido contra comunidades vulnerables.

“Desafortunadamente vivimos en un estado en donde los procesos judiciales carecen de justicia y muchas veces vemos que los inmigrantes son presionados a declararse culpables, a pesar de no haber cometido el delito, y sin entender sus derechos como neoyorquinos indocumentados”, agregó la senadora por Queens.

Alisa Wellek, directora ejecutiva de la organización Immigrant Defense Project, explicó que en asuntos de Inmigración, las condenas de 365 días y más, no solo afectan a personas indocumentadas sino a otro tipo de inmigrantes que están en proceso de obtener o calificar para algún alivio migratorio, quienes también se verían beneficiadas con la propuesta de Ramos.

“Los inmigrantes neoyorquinos enfrentan un gran riesgo de separación permanente de sus seres queridos, debido a las leyes de inmigración increíblemente estrictas, que limitan severamente el debido proceso para ciertos titulares de tarjetas verdes, asilados e inmigrantes indocumentados que tienen un solo delito menor, simplemente porque la máxima sentencia posible es de un año”, aseguró la activista, quien promueve la campaña “Un día sí importa” que lucha para reducir la sentencia máxima de delitos menores en un día.

“Con esto evitaríamos que más neoyorquinos sean arrojados a un sistema de detención y deportación cruel e inhumano y se restauraría la discreción judicial. Especialmente cuando Trump deja en claro que está tratando de deportar a la mayor cantidad de personas posibles, el proyecto de ley de un día para proteger a los neoyorquinos brinda una oportunidad crítica para que la Legislatura estatal proteja, no solo a miles de inmigrantes neoyorquinos, sino los valores que definen a nuestro estado”.

El presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, también manifestó su apoyo a la pieza de ley de Albany, y aseguró que en medio del clima federal que reina contra la comunidad inmigrante, la iniciativa es una herramienta de defensa necesaria, que va por la misma vía por la que la Ciudad ha tratado de moverse a nivel legislativo para frenar deportaciones.

“En una era en la que las comunidades de inmigrantes están bajo un ataque constante por parte de la Administración Trump, depende de nosotros dar un paso adelante y apoyarlos tanto como podamos”, dijo el jefe del Concejo. “Apoyo la propuesta de la senadora estatal Jessica Ramos y le agradezco su liderazgo en este tema. Su propuesta es coherente con nuestros esfuerzos en el Concejo para garantizar que todos trabajemos juntos hacia un sistema más justo para evitar deportaciones innecesarias que terminen rompiendo a las familias”.

Senadora estatal Jessica Ramos.

Juan Cartagena, presidente de la organización Latino Justice aplaudió que Albany y la senadora Ramos “se hagan cargo de la defensa de los inmigrantes”, al considerar la citada legislación, que en su opinión debe ser aprobada en conjunto con otras iniciativas incluidas en el llamado “Mapa de Ruta de la Justicia”.

“En la América de Trump, los inmigrantes se enfrentan a la doble amenaza tanto de un sistema de justicia penal dominante, como de sistemas de control de inmigración. Nueva York es cómplice”, comentó el activista. “Finalmente, la Ley de un día para proteger a los neoyorquinos aborda parte de esta amenaza, ya que incontables familias han sido destruidas por deportaciones, debido a delitos menores que fueron magnificados como delitos deportables”.

Javier H. Valdés, codirector de Make the Road New York, destacó que esta ley, que ya ha sido adoptada por otros estados, como California, Washington, Nevada, Nueva Jersey, Illinois y Nuevo México, es una defensa importante en momentos en que la Administración Trump continú atacando y separando familias inmigrantes.

“La Ley de un día para proteger a los neoyorquinos ayudará a miles de neoyorquinos inmigrantes de las duras consecuencias de la inmigración. Al reducir la sentencia de 365 a 364 días por delitos menores, estados como California y Washington han tomado medidas similares para proteger a sus residentes, y Nueva York debe dar un paso adelante y hacer lo mismo, dijo Valdes.
DeAnna R. Hoskins, presidenta de la organización, JustLeadershipUSA, destacó además que la “Ley de un Día” abriría de paso la puerta para que miles de personas se beneficien de la discrecionalidad de los jueces de inmigración y evitar así la deportación. “Si se aprueba, será un cambio de vida para los miembros de nuestra comunidad que son lamentablemente expuestos a la devastación causada por el sistema legal penal y el sistema de inmigración y prisión de inmigrantes”, dijo.

Carolina Rodríguez, vocera de la Conferencia de la Mayoría Demócrata del Senado estatal, dejó ver que el ambiente en Albany parece mostrar buenas opciones para que la ley planteada finalmente tenga vía libre.

“Mientras la Administración federal demoniza y ataca a los inmigrantes en todo el país, la Conferencia de la Mayoría Demócrata del Senado continuará defendiendo a las familias inmigrantes de Nueva York. Revisaremos este proyecto de ley y lo discutiremos con nuestra Conferencia, como parte de las reformas fundamentales en las que estamos trabajando en esta sesión legislativa”, dijo la vocera demócrata.

Otro signo de esperanza es el apoyo a la ley por parte del Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien anunció su respaldo formal al nuevo articulado.

El colombiano José B fue condenado por un delito menor tipo A, con lo que le negaron sus beneficios migratorios

“Para proteger a los inmigrantes y prevenir la deportación injustificada, el Gobernador Cuomo promulgó una legislación en el Presupuesto Ejecutivo para reducir la pena máxima de prisión por un delito menor de Clase A de 365 a 364 días y presionará para que se promulgue”, aseguró Hazel Crampton-Hays, vocera del mandatario estatal.

A pesar de los beneficios de la ley, el Immigrant Defense Project advierte que el cambio no significaría que todos los delitos menores de clase A no tendrán más consecuencias de inmigración. Las leyes federales contemplan que algunas infracciones menores relacionadas con sustancias controladas, abuso de menores, violencia doméstica y ofensas de armas de fuego, entre otras, aún podrían provocar deportación, independientemente de la sentencia impuesta, al igual que haber cometido más de uno de los llamados delitos en “contra de la moral”.

Beneficios de la Ley de un día

  • Reduciría el riesgo de deportación y pérdida de alivios migratorios
  • Restauraría la discreción de los jueces de inmigración
  • Promovería menos juicios innecesarios
  • Reduciría la detención preventiva

Datos