Descubrimiento: donde Nueva York, nuestro estado progresivo, se queda atrás

Descubrimiento: donde Nueva York, nuestro estado progresivo, se queda atrás
La ley actual prohíbe investigar adecuadamente los casos de los clientes por no tener acceso a toda la información.
Foto: Shutterstock

¿Sabía que Nueva York tiene unas de las leyes de descubrimiento más injustas del país?

Descubrimiento (“discovery” en inglés) es el proceso por el cual se intercambia evidencia en un caso. En Nueva York las leyes que dictan como funciona ese proceso varían dependiendo si es un caso civil o penal.

En un caso civil – por ejemplo, en una demanda por un accidente automovilístico – hay derecho de cuestionar a la contraparte antes de un juicio para descubrir las pruebas que presentarán. Asimismo, hay derecho de examinar cada documento que el otro litigante presente durante la preparación del caso y planee presentar como evidencia durante el juicio.

Por lo contrario, si es acusado en un caso penal donde enfrenta la posibilidad de perder su libertad y familia, no hay acceso a ninguna de la evidencia – por ejemplo, declaraciones de testigos o reportes policiales – hasta el día del juicio. El fiscal ni siquiera tiene que entregar detalles de las alegaciones. En ocasiones, la persona tampoco sabe quién lo acusó. En mi experiencia, el juicio no empieza hasta muchos meses o incluso años después de ser arrestado, periodo durante el cual una persona puede estar encarcelada.

De manera importante, en Nueva York más del 95% de los casos penales no van a juicio. Muchos casos con desestimados y muchas veces la persona nunca ve la evidencia que explique la razón del arresto, incluso pruebas de mal comportamiento por parte de la policía. En la mayoría de los casos, la persona se declara culpable de un cargo menos grave o que lleve una sanción menos grave – independiente de su culpabilidad o inocencia – para evitar el riesgo de una dura sentencia a prisión después del juicio. Debido a que no tenemos derecho al descubrimiento hasta el juicio, la mayoría de las personas nunca ven la evidencia en su caso. Es difícil asesorar a mis clientes sobre si es prudente declararse culpable o no. Tener acceso a la evidencia antes de tomar una decisión final en un caso penal no sólo es imperativo, es lo más justo. Es la única manera que un cliente puede aceptar una declaración de culpabilidad de manera consciente y voluntaria.

El no contar con la evidencia entorpece mi habilidad para planear estrategias eficaces de la defensa. La ley actual nos prohíbe investigar adecuadamente los casos de nuestros clientes por no tener acceso a toda la información. También nos prohíbe examinar toda evidencia y nos priva el poder presentar argumentos sobre la validez de un caso. Además, la fiscalía no está obligada a entregar la información más esencial – como videovigilancia, a pesar de ser evidente que la persona en la pantalla no es nuestro cliente. Los fiscales no necesariamente revisan o examinan la evidencia como nosotros lo hacemos.

El fiscal tiene todo el poder de determinar qué información va a ser divulgada, y esto permite que evidencia que demuestra inocencia sea oculta. Nueva York es el segundo estado con el porcentaje más alto de condenas injustas a nivel nacional. Gran parte de esto se debe a la falta de descubrimiento.

La legislatura presentó una propuesta para cambiar la ley con el proyecto de ley A.1431/S.1716, que propone garantizar un descubrimiento justo, temprano y automático en casos penales.

Se oye decir de los fiscales que un cambio en la ley impactaría negativamente la seguridad de los testigos. Los fiscales están intencionalmente utilizando este argumento para desviar de la verdadera esencia del asunto, equidad. La seguridad de testigos es una preocupación legitima, sin embargo A.1431/S.1716 incluye garantías para los casos excepcionales en cuales esta preocupación está justificada. Estados como Texas y Carolina del Norte ya han adoptado leyes de descubrimiento abierto en casos penales y al mismo tiempo siendo cuidadosos sobre la seguridad de los testigos.

Antes de terminar, lectores, les quiero hacer un llamado de atención. Sabemos que los latinos sufren por las injusticias del sistema penal, especialmente los inmigrantes quienes pueden ser detenidos por ICE después de un arresto o condena. Este asunto es de suma importancia. Ayude a traer el cambio que necesitamos: llame a sus legisladores estatales, pídales que apoyen A.1431/S.1716 y déjeles saber que la equidad y seguridad de los testigos van unidas.

Es tiempo para que Nueva York cambie estas leyes anticuadas – y así tal vez en verdad pueda llamarse a sí mismo un estado progresivo.

-Catherine Gonzalez es una defensora pública con Brooklyn Defender Services.