Mi experiencia como trabajadora de la construcción

Mi experiencia como trabajadora de la construcción
En la ciudad de Nueva York, el 92.9% de los trabajadores que fallecieron en obras privadas no eran miembros de ningún sindicato.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Mi nombre es Silvia, soy originaria de Guatemala, y soy trabajadora de la construcción en Nueva York. He trabajado en esta industria por 10 años, primero en obras de construcción sin sindicato y en los últimos años como miembro de un sindicato. Cuando leí el artículo de Clark Peña, Latino Construction Workers Deserve Better Future (Trabajadores latinos de la construcción merecen un mejor futuro), me preocupó mucho la forma en la que habla de los sindicatos.

En mi experiencia, los sindicatos sí dan oportunidades a los latinos. En el pasado, fui víctima de robo de salario al trabajar en compañías que no eran parte del sindicato. Pero con el apoyo de grupos comunitarios que ayudan a las y los trabajadores, me ayudaron a recuperar el dinero que me habían robado, y me enseñaron y me guiaron en cómo entrar a un sindicato. Gracias a su trabajo, pude hacerme miembro de la Local 1010, la cual es parte de LiUNA (Laborers International Union of North America). Esta experiencia me ha ayudado mucho personalmente, y me anima para compartir con mi comunidad latina y decirles que sí hay oportunidades para pertenecer a sindicatos. ¡Lo que se necesita para entrar es información, constancia y organización!

Al ser parte de la Local 1010, no he olvidado a mis hermanos y hermanas que no están en el sindicato y que trabajan en la construcción. Quiero apoyar a todos los trabajadores latinos, especialmente a los jornaleros, a las mujeres de la construcción, y a todos los trabajadores que no tienen representación de un sindicato que los respalde. Por esta razón, estoy participando en la organización New Immigrant Community Empowerment (NICE), en Queens. La membresía de NICE incluye a trabajadoras y trabajadores de la construcción, inmigrantes que han llegado recientemente a esta ciudad, y trabajadoras domésticas.

Miembros de NICE en la Marcha de Mujeres de 2019. Silvia Salazar (con casco azul) es una de las que sostiene la pancarta. /Suministrada

Artículos como el de Peña, y otros que no apoyan a los sindicatos, crean una falsa sensación de temor entre los trabajadores usando información que no es verdadera. Artículos como éste dicen que los trabajadores latinos tienen más oportunidades de empleo en sitios que no están sindicalizados. Pero este artículo, como muchos parecidos, no menciona que los latinos también tienen mayor riesgo de morir en el lugar de trabajo y de ser víctimas de robo de salario. El informe más reciente de NYCOSH, Deadly Skylines, señala que los sitios de trabajo no sindicalizados son altamente peligrosos para las y los trabajadores. En el estado de Nueva York, en 2017, el 86.7% de los trabajadores que murieron en obras privadas no eran sindicalizados. En la ciudad de Nueva York, el 92.9% de los trabajadores que fallecieron en obras privadas no eran miembros de ningún sindicato.

Me siento muy afortunada de ser parte de un sindicato como LiUNA, y sé que como trabajadores necesitamos seguir organizándonos y reunirnos para compartir nuestras historias. Debemos exigir un salario justo, beneficios, entrenamiento, equipo de protección personal y seguridad cada día para todos los trabajadores y las trabajadoras de Nueva York.

-Silvia Salazar es miembro de la Local 1010 de los Obreros, un sindicato afiliado a la Unión Internacional de Obreros de América del Norte (LIUNA). Silvia también es miembro de New Immigrant Community Empowerment (NICE), un grupo sin fines de lucro que lucha por los derechos de las y los trabajadores inmigrantes con sede en Queens.