LaGordiloca: la reportera latina con “chismes” que incomodan a la policía

Priscilla Villarreal informa en Facebook sobre corrupción policial, redadas, crímenes y accidentes en Laredo (Texas)

Los videos en directo por Facebook son su canal estrella de información y comunicación con sus seguidores.
Los videos en directo por Facebook son su canal estrella de información y comunicación con sus seguidores.
Foto: Captura Youtube

Priscilla Villarreal “La Gordiloca” es una reportera sobre cuatro ruedas: hace lo que ella llama “noticias en movimiento” desde su “demonio azul”, la camioneta con la que recorre las calles de la fronteriza ciudad de Laredo, Texas. Su forma de hacer periodismo es novedosa ya que combina todas las posibilidades que brinda Facebook y, a la vez, cuenta en espanglish historias que pueden ser de utilidad para sus más de 120,000 seguidores (y sumando). 

Hija de migrantes mexicanos, LaGordiloca, como se hace llamar en la red social, nació en Estados Unidos hace 34 años. Después de dejar la escuela a temprana edad, tuvo varios trabajos, el último de ellos en un desguace para el que recogía chatarra de tráileres inservibles. Desde 2015, su trabajo como reportera de exclusivas locales ha dado un giro a su vida ya que, según dijo al diario The New York Times, le ha ayudado a superar los problemas de depresión y estrés postraumático que venía sufriendo tras la pérdida prematura de su bebé hace alrededor de diez años.

Con una forma desenfadada y directa de contar las noticias, Villarreal informa sobre accidentes de tráfico, redadas policiales o crímenes locales. También ha contadado en primicia temas relacionados con corruptelas en el seno de las autoridades policiales de su ciudad, que han supuesto incluso su detención en un debate sobre los límites de la libertad de expresión del que salió airosa.

Junto con la información, comparte también su opinión sobre el caso y envuelve todo en un ya característico tono de “chisme”. “Yo hablo el lenguaje de las calles y por eso la gente me sigue” – reconoció en una entrevista. En su página de Facebook también se ven artículos de otros medios y recomendaciones de sus lugares favoritos. La pequeña cantidad de ingresos que recibe de los restaurantes que frecuenta le permite continuar con su carrera como reportera.

Los videos en directo por Facebook son su canal estrella de comunicación. Los empieza con un recurrente “¡Qué rollo!” y, a través de ellos, revela las exclusivas, cuenta en pantalla lo que está sucediendo e, incluso, habla de su vida personal y responde al momento a los comentarios de sus seguidores. Por todo ello, no ha tardado en hacerse popular y ha cosechado un gran número de fans -que la paran por la calle para pedirle fotos y autógrafos- pero tambien algunos haters -que critican su aspecto físico o su forma de hacer comunicación.

Villarreal admitió a The New York Times que a quien más miedo tiene es a la policía. Y es que el departamento policial de Laredo la tiene en el punto de mira. Según Daxton Stewart -de la Universidad Cristiana de Texas, en su página se publica información que las autoridades no quieren que vean la luz

En 2017 Priscila Villarreal informó -con nombre y apellidos- del suicidio de un agente de la oficina de aduanas y control de fronteras (CPB, por sus siglas en inglés). Por esta noticia la arrestaron, acusada de delito de tercer grado por uso incorrecto de la información. Antes de este arresto, una oficial de policía había sido suspendida de sus funciones durante 20 días, por considerar que era ella quien suministraba información a Lagordiloca.

Los cargos hacia la reportera fueron desestimados al poco tiempo y, lejos de debilitarla, le otorgaron mayor visibilidad en la comunidad y la acercaron a nuevas fuentes de información.

La popularidad de Lagordiloca crece a pasos agigantados, ya no solo en la pequeña ciudad de Ladero (de 260,000 habitantes) sino también en todo el territorio nacional. Su camioneta, la música de banda y (a veces su madre) son sus mejores compeñeras. Con su trabajo está proponiendo un modo de hacer periodismo que se adapta a su público y a las posibilidades tecnológicas de estos tiempos.