Denuncian “caos” en Corte de Inmigración de Manhattan por fallas de videos

Abogados aseguran que al menos 316 audiencias habrían sido pospuestas en el 2018 por problemas en el sistema para las comparecencias a distancia

Denuncian “caos” en Corte de Inmigración de Manhattan por fallas de videos
Corte de inmigración en la Calle Varick.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El verano pasado, una protesta que bloqueó la entrada de la Corte de Inmigración en la calle Varick, en Manhattan, provocó que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) decidiera a partir de entonces realizar a través de video o audioconferencia las audiencias a inmigrantes detenidos que enfrentan deportación, en lugar de presentarlos en persona en la sala del tribunal.

Casi un año después, abogados y activistas aseguran que la medida ha creado una “situación caótica” en esa corte, denunciando que un total de 316 audiencias fueron pospuestas en el 2018 debido a fallas en el sistema de video impidiendo que inmigrantes reciban el “debido proceso” cuando deben presentarse ante el juez.

Jennifer Williams, abogada adjunta a cargo de la Unidad de Ley de Inmigración de la Legal Aid Society (Sociedad de Ayuda Legal), una de las organizaciones defensoras que brindan representación legal gratuita a través del Proyecto de Unidad de Familias Inmigrantes de Nueva York (NYIFUP), a inmigrantes detenidos con casos pendientes en esta corte, afirmó que particularmente allí ha observado siempre un ambiente “muy pesado”, pero con el cambio de protocolo, se han creado dificultades aún mayores.

“Siempre ha sido difícil trabajar en la Corte de Inmigración de la calle Varick, porque los clientes están detenidos en centros de detención que no están aquí en Nueva York, a excepción del que está en el condado Orange”, apuntó la abogada. “Además, quieren mover los casos demasiado rápido, y es simplemente un ambiente muy pesado para practicar en general”.

Sin embargo, Williams reveló que “cuando cambiaron el protocolo, rehusándose a permitir que los clientes se presenten en la corte, sin importar qué tipo de audiencia”, esto creó una gran tensión en el trabajo de los abogados y el de la misma corte, debido a los problemas con la tecnología.

“Esto al final lo que ha llevado es a que los clientes se les prive de la opción de poder presentar de manera completa y justa sus casos en corte”, apuntó Williams, quien relató como sus clientes han experimentados estas dificultades en medio de un proceso que asegura atenta contra el respeto de sus derechos.

Inmigrantes sienten miedo

“Cuando ellos [clientes inmigrantes] están en estas salas se enfrentan no a una pantalla gigante, sino a una pantalla del tamaño de un iPad la cual en repetidas ocasiones tiende a descontrolarse y nuestros clientes no son actores, y no tienen la habilidad de poder contar su historia tranquilamente cuando están mirando a estas pantallas y no pueden vernos del otro lado de la pantalla. Esto es muy difícil para ellos”, afirmó la abogada, quien detalló como algunos de sus clientes han demostrado tener miedo de contar sus experiencias en estas circunstancias por temor a que tengan repercusiones dentro de los centros de detención en los que están.

“No hay privacidad. En algunas ocasiones dejan la puerta abierta y los clientes que han tenido experiencias traumáticas no saben como explicar lo sucedido”, apuntó Williams. “Es un desastre porque además cuando tienen preguntas no pueden simplemente hablar con nosotros un momento para tratar de entender y mucho menos cuando de repente sus audiencias son pospuestas por un problema de video. No hay forma de mantenerse preparado”.

Yasmine Farhang, abogada de inmigración de Make the Road New York, quien también trabaja de cerca con inmigrantes en la Corte de Inmigración de la calle Varick, indicó que “ICE está deshumanizando a los miembros de nuestra comunidad, comprometiendo sus derechos al debido proceso legal y la privacidad quitándoles uno de los pocos momentos en que podrían conectarse con sus seres queridos”.

Y es que según datos obtenidos por el portal de noticias Gothamist, a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información, en 2018 un total de 316 audiencias se pospusieron debido a fallas de video, de acuerdo con la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), que administra los tribunales de inmigración.

“Lo que vemos es que hay personas que están contando experiencias realmente aterradoras que vivieron en sus países de origen, y tratando explicar por qué no deberían separar a su familia. Son historias muy personales que deben compartir frente a una pantalla de un televisor”, apuntó. “Pero, por fallas en el sistema, los traductores tienen problemas para hacer su trabajo, y los clientes a veces no pueden ver o escuchar adecuadamente las preguntas”.

No obstante, un portavoz de EOIR, quien aseguró que la agencia está en monitoreo constante de las videoconferencias, aseguró a través de un comunicado que las estadísticas “sugieren que el mal funcionamiento de los videos en los tribunales de inmigración de la ciudad de Nueva York está disminuyendo en el año fiscal 2019 en comparación con el año fiscal 2018”.

Demandan al Gobierno Federal

Los tres proveedores del NYIFUP: Brooklyn Defender Services (BDS), The Legal Aid Society (LAS), y The Bronx Defenders (BxD), esperan los resultados de una demanda federal interpuesta a principios del mes pasado. En ella, siete inmigrantes impugnan la negativa de ICE de llevarlos a los tribunales para comparecer en persona en sus audiencias de deportación.

“Debido a la negativa de ICE a llevar a nuestros clientes y otros inmigrantes detenidos a los tribunales, cientos de inmigrantes no pueden participar de manera plena y justa en sus propias audiencias para decidir su libertad, ya sea que puedan quedarse con sus familias o si serán deportados a la persecución o, incluso, la muerte”, dijo Andrea Saenz, abogada de Brooklyn Defender Services.

Los demandantes piden al Tribunal Federal “que haga cumplir la obligación constitucional y legal del gobierno de proporcionar a los inmigrantes detenidos el debido proceso, garantizar el acceso a los tribunales y preservar el derecho de los clientes a comunicarse con sus abogados”.

“Esta política no es solo un pequeño cambio administrativo, sino que es clave para que nuestros clientes tengan un día justo en la corte para impugnar su deportación”, alegó Saenz. “Nosotros, como sociedad, debemos garantizar el debido proceso a las personas que enfrentan consecuencias tan enormes, no encerrarlos y mostrarles una pantalla de televisión donde no puedan escuchar correctamente al juez, hablar con sus abogados o ver a sus seres queridos en persona”.

Sarah Deri Oshiro, directora general de la práctica de inmigración de The Bronx Defenders, afirmó que las acciones de ICE no son más que “intentos de castigar a una ciudad santuario”.

“La negativa de ICE a llevar a los neoyorquinos a los tribunales de inmigración en los que se determinará su destino representa otro esfuerzo por parte de esta Administración para deportar a tantas personas, con la menor cantidad de protecciones posible”, reprochó la abogada. “Este es un intento de castigar a una” ciudad santuario “y socavar los éxitos del primer programa de representación universal de la nación que ha asegurado que cientos de familias se hayan mantenido unidas”.

Audiencias por videoconferencia:

  • En 2018 se realizaron 126,000 audiencias por video EOIR.
  • Un incremento del 14.5% respecto al año fiscal 2017.
  • Un total de 316 audiencias fueron pospuestas debido a fallas en el sistema de video.