El ejemplo de un inmigrante caribeño: vivía en la calle y ahora 17 universidades lo quieren

Será el primero de su familia en realizar estudios superiores
El ejemplo de un inmigrante caribeño: vivía en la calle y ahora 17 universidades lo quieren
Dylan y su madre Khadine
Foto: CAPTURA CBS

Tener la posibilidad de escoger entre 17 universidades es un gran logro para cualquier joven, pero mucho más para un inmigrante que ha pasado dificultades, es hijo de una madre soltera y hasta estuvo sin hogar.

Es el caso de Dylan Chidick, un adolescente de Nueva Jersey, quien emigró de Trinidad hace una década, a los 7 años de edad.

Hoy tiene 17 años, la misma cantidad de cartas de aceptación a universidades que ha recibido. Y todavía pueden llegar más. “El College de Nueva Jersey. No he escuchado nada todavía, pero esa es mi mejor escuela en este momento”, reveló el alumno de honor, quien espera que esa carta sea la número 18 de la suerte.

Quiere estudiar Ciencias Políticas. Dada su situación financiera, los costos de todas las postulaciones a la universidad fueron exonerados.

Después de emigrar y convertirse en ciudadano estadounidense, Dylan y su familia sufrieron innumerables angustias. Sus hermanos gemelos menores padecen enfermedades cardíacas graves y su familia ha estado sin hogar.

“Mi familia pasó por muchas cosas y ha habido mucha gente diciendo ‘no puedes hacer eso’ o ‘no vas a lograr esto’, y yo, obteniendo estas aceptaciones, verifico lo que yo he estado diciendo: ‘Puedo hacerlo y lo haré'”, dijo el adolescente al ser entrevistado por CBS News.

El estudiante de Jersey City estableció metas altas y las cumplió; convertirse en el presidente de su clase en Henry Snyder High School y ser admitido en la sociedad del honor. Ahora está buscando convertirse en el primero de su familia en ir a la universidad.

El valor de su madre soltera para pedir ayuda a la organización sin fines de lucro “Women Rising” fue fundamental. “Ha sido difícil financieramente, hemos estado sin hogar”, admitió la señora Khadine Phillip.

“Eso me hizo la determinación de no volver a permitirnos volver a esa situación”, agregó Dylan.

“Ella es un gran ejemplo al hacer todo lo necesario para ayudar a sus hijos”, dijo Roseann Mazzeo, directora ejecutiva de “Women Rising”.

Entre muchas cosas, el centro los ha colocado en viviendas de apoyo permanente, dándole a Dylan un lugar seguro para estudiar y planificar su entrada a la universidad, desde donde podría cambiar la accidentada historia de su familia.