Sexo anal: 7 tips para que sea placentero y sin dolor

Tiempo y paciencia son la clave
Sexo anal: 7 tips para que sea placentero y sin dolor
Tiempo y paciencia es lo mejor.
Foto: Unsplash

El sexo anal es uno de esos temas difíciles de tratar tanto dentro de la pareja como fuera de ella. Si no se realiza con la paciencia y el cuidado adecuados, puede resultar una práctica dolorosa y hasta traumática.

Por ello, estos tips para que el sexo anal sea placentero y sin dolor, pueden ayudarte a dar ese paso en la intimidad con tu pareja y a disfrutar otra forma de erotismo.

Pónganse de acuerdo

Lo primero y lo más importante es que ambas partes estén de acuerdo en tener una sesión de sexo anal. También deben tener muy claros los límites: cuando uno de los dos diga que es suficiente, el otro debe respetar su decisión. Así de sencillo. Éste será un buen comienzo.

No corran

Para que el sexo anal sea exitoso, hay que tener mucho tiempo y mucha paciencia. ¿Por qué? Porque no es fácil probar una experiencia nueva o intentarla de nuevo cuando la primera vez no fue tan placentera. Hay que estimular y excitar lo suficiente a la pareja para que su experiencia anal sea disfrutable, y eso requiere caricias, juego previo, cariño y, sobre todo, tiempo. Entre más relajada y excitada esté la pareja, más sencillo y agradable resultará el momento de la penetración.

La importancia de la higiene

La higiene, cualquiera que sea la práctica sexual que se realice, es fundamental. Un buen baño caliente será fundamental para relajarse y para asegurarse de que los genitales y la zona anal están limpios. Particularmente al hablar de esta práctica, una mala higiene puede hacer que se convierta en un desastre o en un episodio vergonzoso. Evítenlo incorporando un delicioso baño en pareja a sus juegos previos al coito. Y, de preferencia, vuelvan a la ducha una vez que su sesión de sexo anal haya terminado.

Lubricante, siempre

Cuando se hayan decidido a iniciar el sexo anal, usen todo el lubricante que necesiten y asegúrense que sea a base de aceite o silicona, porque los que son a base de agua se secan con rapidez. No escatimen en lubricante, el buen uso de esta sustancia puede hacer una gran diferencia y evitar lesiones. Y no sólo lubriquen la región anal, sino también los dedos, el pene o cualquier juguete sexual con el que vayan a intentarlo.

sexo anal
El orgasmo anal es posible.

Lennnnto, lennnnto

Al comenzar la penetración anal, iniciar con los dedos perfectamente lubricados puede ser un buen primer paso. Ir de menos a más en esta práctica ayudará a dilatar el ano y a prepararlo para el siguiente paso. Tómense su tiempo y, al llegar al momento del coito, también háganlo lentamente para evitar desgarros o dolor. Las tiendas de juguetes sexuales cuentan con muchas opciones para ir preparando la zona de manera gradual, previamente a la penetración.

Prueben posiciones

Experimenten diversas posiciones hasta encontrar una que sea cómoda para ambas partes. De lado, boca abajo, boca arriba, a gatas, traten lo que sea necesario para que la experiencia sea placentera. Si complementan la experiencia con algunas frases “sucias” o subidas de tono, es posible que el momento sea aún más excitante.

No se obsesionen con el orgasmo

Si el orgasmo no llega a través del sexo anal, no se obsesionen con la idea. Estimulen sus genitales, usen otros juguetes o hagan eso que ya saben que funciona para lograr su orgasmo. Y algo muy importante: al retirar la penetración, háganlo lentamente, para evitar lesiones. De nuevo, tómense su tiempo.

Algunos de estos consejos fueron compartidos por la blogger de sexo Molly Lazarus, quien también es colaboradora del sitio especializado Kinkly.