Las mujeres ganan 12% menos que los hombres en Nueva York; negras y latinas están aún peor pagadas

Las hispanas reciben 49 centavos por cada dólar que gana un hombre blanco no latino

No proyectan igualdad hasta el año 2059
No proyectan igualdad hasta el año 2059
Foto: C00 License

De acuerdo con la Oficina del Censo de Estados Unidos analizados por la Asociación Estadounidense de Mujeres Universitarias (AAUW), “ellas” reciben 80 centavos por cada dólar que ganan sus homólogos masculinos.

El promedio nacional de salario anual es $52,146 dólares para hombres versus $41,997 para mujeres, en el año 2017.

En Nueva York la situación es un poco menos desigual: las mujeres ganan 88 centavos por cada dólar de los hombres, reduciendo la brecha de 20 a 12%.

El estudio de la AAUW incluso muestra la diferencia salarial de género por cada distrito electoral de Nueva York.

En NYC, un informe de 2018 realizado por la Contraloría destacó la brecha entre las mujeres negras y latinas.

Las mujeres negras que trabajan a tiempo completo ganan 57 centavos “por cada dólar pagado a hombres blancos no hispanos”, dice el informe. Para las latinas, esa cifra es aún menor: 49 centavos, destacó The New York Times.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, hizo un llamado ayer a la Asamblea y Senado del estado a aprobar el proyecto de ley que cerraría la brecha que persiste en el estado. El 2 de abril, “día de la igualdad salarial”, señaló que Nueva York tiene una de las diferencias salariales por género más bajas de la nación “pero esa diferencia de doce centavos es todavía muy alta”.

La brecha salarial se ha reducido lentamente en Estados Unidos. A su ritmo actual, se cerrará para la mujer promedio en el año 2059, predice el Instituto para la Investigación de Políticas de la Mujer.

Las mujeres piden mejor salario, pero como dijo Otegha Uwagba, “es más probable que sean rechazadas o sufran una reacción violenta por atreverse a abordar el tema”.

¿Qué podría cerrar la brecha?

  • Los empleadores pueden ofrecer transparencia salarial. Cuando se conocen los sueldos, la brecha se reduce.
  • Los gerentes que piden a los solicitantes de empleo el historial salarial pueden perpetuar la brecha. Además, es ilegal preguntar al respecto en la ciudad de Nueva York.