El déficit que viene: 1 billón de dólares

Se pasará la barrera de los 12 ceros en 2019
El déficit que viene: 1 billón de dólares
Los recortes fiscales entraron en vigor en 2018./Archivo
Foto: AFP PHOTO / SAUL LOEB

Las cuentas del Estado siguen deteriorándose.

Apenas días antes de que se cierre el periodo de taxes el informe mensual del Tesoro indica que el Estado está ingresando mucho menos de lo que se está gastando y que a finales de este año se calcula que la diferencia arrojará un déficit presupuestario de más de un billón de dólares (1 trillion en inglés, es decir 12 ceros tras el uno).

La Oficina Presupuestaria del Congreso, CBO, estimaba que no se superaría esta cifra billonaria hasta 2022.

El informe del Tesoro muestra que aunque por efecto de la mejora del mercado laboral hay más trabajadores y por tanto contribuyentes la recaudación por impuestos a personas individuales es de octubre hasta marzo ligeramente inferior al año pasado mientras que en el caso de las corporaciones hasta marzo los ingresos por los impuestos de estas han sumado $68,000 millones. El año pasado fueron $78,600 del año anterior en ese mismo periodo de tiempo. Las rebajas fiscales aprobadas por el Gobierno, que incluyen una fuerte rebaja de los tributos de las empresas, entraron en vigor en 2018.

Hasta marzo el el déficit fiscal es de $691,000 millones cuando hace un año, en el periodo comparable, era de $600,000.

El pago de los intereses de la deuda que el Estado está obligado a contraer para superar este déficit es el sexto gasto más elevado del Estado por detrás de la Seguridad Social, Defensa, Medicare y Salud. De momento no es algo que los mercados estén penalizando y la emisión de deuda del estado sigue teniendo tasas de interés bajas porque no se percibe como arriesgada.

El presidente Donald Trump contaba en sus cálculos para rebajar los impuestos que la mejora de la economía permitiera una recaudación mayor y que estos se compensaran con una mayor recaudación. No está ocurriendo y de hecho esta misma semana el FMI ha rebajado la previsión de crecimiento del país que crecerá a un ritmo anual de 2.3% este año y del 1.9% el que viene, lejos del 3% que el presidente tenía como objetivo.