La Universidad debe ser para todos

La Universidad debe ser para todos
Hay que asegurarse de que todos los estudiantes que quieren ir a la universidad tengan la oportunidad de hacerlo.
Foto: Shutterstock

El mes pasado fue preocupante saber que estadounidenses ricos e influyentes supuestamente pagaron millones de dólares para, a través de sobornos y engaños, lograr el ingreso de sus hijos en universidades altamente selectivas. Y fue sorprendente que ellos sintieran la necesidad de recurrir a estos presuntos delitos, cuando la verdad es que el proceso de admisión a la universidad favorece abrumadoramente a los privilegiados.

Solicitar la admisión a la universidad cuando se viene de una familia de bajos ingresos, o con padres que no asistieron a la universidad, es mucho más difícil que para los jóvenes acomodados.

Los estudiantes de familias de bajos ingresos a menudo no tienen acceso a tutores, consejeros o clases de preparación para exámenes. Los estudiantes cuyos padres no asistieron a la universidad a menudo no tienen personas que les ayuden a navegar por el sistema. Los padres que se gradúan de la universidad saben cómo planificar visitas al campus, cómo encontrar ayuda financiera, qué hacer en los años de escuela secundaria para desarrollar una aplicación sólida. Los estudiantes de primera generación y los menos acomodados se encuentran en grave desventaja.

Es por eso que es tan importante que los colegios y universidades utilicen este momento para reevaluar sus esfuerzos de divulgación y los criterios de admisión, asegurándose de que realmente estén creando un campo de juego nivelado que esté abierto al cuerpo estudiantil muy diverso -con una variedad de antecedentes, clases sociales, y experiencias-, que ellos esperan lograr. Es lo correcto, pero también es crucial para educar a una amplia fuerza laboral estadounidense que seguirá siendo competitiva en una economía cada vez más basada en el conocimiento.

También es por eso que necesitamos organizaciones como Latino U College Access (LUCA) en el condado de Westchester. Los programas de acceso a la universidad apoyan a los estudiantes de primera generación -que trabajan duro, tienen alto rendimiento y son de bajos ingresos- a través del proceso de solicitud de ingreso a la universidad y más allá. LUCA atiende a jóvenes hispanos de bajos ingresos en Westchester, quienes serán los primeros en sus familias en ir a la universidad, pero hay muchos otros programas similares en toda la región. Ellos proporcionan los recursos que muchos otros solicitantes a la universidad dan por sentado: clases de preparación para exámenes, ayuda con las solicitudes, comentarios y orientación sobre sus ensayos y asistencia para solicitar ayuda financiera. LUCA también se mantiene en contacto con los alumnos una vez que llegan a la universidad, para ayudarles a navegar en ese nuevo mundo que no fue diseñado para estudiantes como ellos.

A la vez, este momento debería servir como un recordatorio para los estudiantes y los padres de que existen miles de colegios y universidades en todo el país, y que muchos de ellos pueden ser una excelente opción. Quizás, de hecho, una mejor opción que una escuela con un nombre grabado en letras doradas. Los estudiantes y los padres deben centrarse en cómo las fortalezas académicas y el estilo educativo de una escuela se ajustan a sus intereses y talentos, no en su prestigio.

Lo más importante es asegurarse de que todos los estudiantes que quieren ir a la universidad tengan la oportunidad de hacerlo. Podemos hacer que eso suceda ayudándoles a través del proceso de solicitud, ayudándoles a encontrar la escuela adecuada y ayudándolos a tener éxito una vez que estén allí.

-Marvin Krislov es el presidente de Pace University y Shirley Acevedo Buontempo es fundadora y CEO de Latino U College Access