Turismo del bisturí, un ahorro que podría costarle la vida

En algunos casos terminan pagando más por las revisiones y complicaciones cuando regresan al país.
Turismo del bisturí, un ahorro que podría costarle la vida
Terminal 8 del aeropuerto JFK
Foto: Michael Nagle / Getty Images

En la búsqueda de la perfección fisica la primera parada está en los buscadores de internet. Una persona que, al verse en el espejo, ha pensado en cambiar algo de su apariencia, tendrá múltiples encuentros con su computadora antes de decidir cómo proseguir.

Al tratar de encontrar información sobre cirugías plásticas, el primer resultado que se muestra es un listado de destinos en los cuales un paciente que viva en Estados Unidos podrá viajar, hospedarse y operarse por un precio muchísimo más bajo de lo que pagaría en territorio norteamericano.

“Consigue el mejor levantamiento de glúteos brasileño en América Latina”, titula uno de los sitios de internet que promete “todo a bajo precio”. El anuncio prosigue diciendo, “En realidad, esta podría ser la razón por la que las mujeres latinas se ven tan bien. Obtenga un poco de ayuda con la cirugía estética para dientes o partes del cuerpo en Costa Rica, Brasil, Venezuela o Colombia“.

Y va más allá. “En Panamá y Cuba puede hacer que le trabajen los dientes y México hace casi cualquier cosa“.

Aunque suena como un plan perfecto y sin ánimos de criticar a las escuelas de medicina en América Latina, la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS) cree que el “turismo del bisturí” en estos países “no es tan bueno como lo pintan“.

La ASPS explicó que existen varios riesgos asociados con el “turismo del bisturí”, de hecho, hay muchos casos en que las complicaciones hacen que un procedimiento cueste más a largo plazo que si la persona hubiera elegido someterse a una cirugía en Estados Unidos.

“La Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos tiene muchos miembros internacionales, y ciertamente hay muchos cirujanos plásticos calificados en otros países”, apuntó Shahram Salemy, un cirujano plástico certificado por la junta especializada en cirugía estética. Solo esté atento de cualquier trato que parezca demasiado bueno para ser verdad. Siempre debe investigar a su cirujano plástico, ya sea que esté realizando un procedimiento en su país o en el extranjero”.

Salemy explicó que parte del problema radica en los costos ocultos de este tipo de turismo médico que termina visitando las salas de emergencias de hospitales estadounidenses.

“La cirugía plástica sigue siendo una cirugía “real” e invasiva, y esto significa que existe el riesgo de que surjan complicaciones”, recalcó el especialista. “Esta es la razón por la cual los cirujanos plásticos certificados en los EE. UU. dan pautas estrictas a los pacientes y requieren revisiones periódicas durante el proceso de recuperación. Los pacientes que viven fuera de la ciudad pueden no tener el lujo de regresar para recibir atención de seguimiento”.

Es ahí cuano, si surgen complicaciones repentinas una vez que el paciente regresa a su hogar, apuntó Salemy, es posible que el médico no pueda obtener un registro completo de lo que el paciente se hizo en el extranjero.

“En algunos casos, los turistas de cirugía plástica terminan pagando más por las revisiones y complicaciones que si hubieran permanecido en el país”, alegó el Doctor.

De Nueva York al quirófano

Con dos aeropuertos en la Gran Manzana y uno más en Newark, Nueva Jersey, los y las neoyorquinas que buscan hacerse un retoque estético en otro país pueden viajar sin ningún retraso. Es aún más fácil debido a las conexiones culturales, de familia y de idioma que impulsan a que cada vez más personas decidan apartar un par de semanas para vacacionar y operarse.

Sin embargo, las preocupaciones expuestas por el doctor Salemy son una realidad en el área Tri-estatal, donde tan solo en junio de 2017 el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH) reportó ocho casos de mujeres en la ciudad de Nueva York y dos en Connecticut que habían sido afectadas por infecciones cutáneas y de tejidos blandos tras haberse realizado cirugías plásticas y otros procedimientos estéticos en la República Dominicana.

Los procedimientos incluyeron liposucción, abdominoplastias y aumentos, levantamientos o reducciones de senos, indicó el DOHMH. Algunos pacientes requirieron hospitalización y la extirpación quirúrgica del tejido infectado o dañado, también recibieron tratamiento con antibióticos intravenosos por varias semanas.

En esa oportunidad el DOHMH emitió una alerta de salud instando a los proveedores médicos y al público a reportar cualquier caso sospechoso de infecciones de la piel y tejidos blandos en pacientes que reportan haber viajado a la República Dominicana por un procedimiento cosmético.

Linda Mcfaline quería tener el cuerpo voluptuoso de una mujer latina por ello acudió a un cirujano en República Dominicana.

Una de ellas fue Linda Mcfaline, neoyorquina de origen puertorriqueño e irlandés, quien en su momento le dijo a EL DIARIO que casi pierde la vida tras la grave infección que sufrió luego de haberse realizado varias cirugías plásticas en territorio dominicano.

“Me hice una liposucción en todo mi cuerpo y una reducción e implantes de seno. Cuando regresé a Nueva York el 28 de marzo tenía fiebre de 105 grados, me sentía muy débil y no me podía mover. En abril 1 decidí ir a la sala de emergencia del hospital Lenox Hill y allí me dijeron que tenía una Mycobacterium”, explicó Mcfaline.

Y es que desde junio de 2017 hasta el momento, el DOHMH ha recibido reportes de 25 casos de personas que han sufrido infecciones tras haberse sometido a cirugías estéticas en un país extranjero, principalmente en la República Dominicana. Todos los casos han sido en mujeres.

De acuerdo con un portavoz del DOHMH, hay que tomar en cuenta que las infecciones causadas por micobacterias no tuberculosas (Nontuberculous Mycobacteria) no son reportadas frecuentemente, a diferencia de lo que ocurre con otras infecciones como la que causa la enfermedad de la salmonela.

“Ese tipo de infecciones son más difíciles de diagnosticar que la mayoría de otras enfermedades –las personas a menudo pasan meses (y, a veces, años) antes de ser diagnosticadas”, explicó el portavoz, quien reiteró que es por esta razón que no existen datos exactos de cuántas personas podrían estar afectadas. Sin embargo, el Departamento de Salud ha visto un aumento de estos casos cuando se compara con años anteriores.

Turismo del bisturí

Los altos costos de seguros médicos han impulsado el crecimiento de la industria del ‘Turismo médico’. Junto a este, el ‘Turismo del bisturí’ también ha visto aumentos importantes. Viajando al extranjero, las personas pueden ahorrar entre el 40% y el 80% en una cirugía plástica, según el procedimiento y el país.

Brasil, Japón, Italia y México se encuentran entre los principales destinos internacionales de elección para la cirugía estética, con Rusia, India, Turquía, Alemania y Francia completando el listado, según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS).