Nueva alerta de terrorismo en Sri Lanka; bajan de 359 a 253 los muertos tras reconteo en la morgue

La embajada de EEUU advirtió que lugares de culto cristiano podrían ser atacados este fin de semana

Control extremo de seguridad en el país
Control extremo de seguridad en el país
Foto: EFE/ M.a.pushpa Kumara

De 359 a 253 bajó el número de fallecidos por los atentados anti cristianos del Domingo de Pascua, luego de que las autoridades de Sri Lanka actualizaran la cifra oficial de víctimas.

Explicaron que la cifra discrepante surgió de la enorme cantidad de trozos humanos que hay en las morgues y la dificultad que conlleva contar cuerpos mutilados.

El Ministerio de Salud de Sri Lanka informó ayer que el número de víctimas fatales fue de un centenar menos que los reportados previamente.  “Al día de hoy, el número de muertos en el ataque terrorista del domingo ha sido revisado a 253, y no 359 como había sido informado anteriormente”, dijo el vocero del ministerio, Prasanna Adikari, citado por Deutsche Welle.

Según Adikari, el anterior recuento ha sido corregido “siguiendo el complicado proceso de contabilizar los cadáveres en la morgue de Colombo”, la capital.

El director general de los servicios de Salud, Anil Jasinghe, dijo a la agencia Reuters que estas cifras siempre deben tomarse como aproximaciones. “Pueden ser 250 ó 260. No puedo decirlo con exactitud. Hay muchas partes de cuerpos y es difícil dar una cifra exacta”, sostuvo.

En tanto, los líderes religiosos del país cancelaron los rezos públicos en medio de nuevas advertencias de posibles atentados. En un reporte inusualmente específico, la embajada de Estados Unidos advirtió que los lugares de culto podrían ser atacados este fin de semana por extremistas.

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, también adelantó que aún hay terroristas prófugos que podrían tener explosivos con los que buscarían realizar nuevos “ataques suicidas”.

Según las primeras pesquisas sobre los hechos del domingo 21, fueron nueve personas las que detonaron las bombas en tres iglesias cristianas, cuatro hoteles de lujo y un barrio residencial de distintas ciudades de la isla.

El predicador musulmán Zahran Hashim es sospechoso de ser el cabecilla del grupo de atacantes, supuestamente a nombre de ISIS (Estado Islámico). Pero la policía no sabe si él mismo detonó alguna bomba o si sigue en libertad.