Trump dice que no pagó a Corea del Norte por el joven de EEUU que estuvo 17 meses preso en el país asiático

Otto Warmbie, de 22 años regresó en coma a EEUU tras estar preso por robar presuntamente un cartel publicitario en el hotel donde se hospedaba

Jong-Un y Trump se han reunido dos veces después de la muerte de Otto Warmbie.
Jong-Un y Trump se han reunido dos veces después de la muerte de Otto Warmbie.
Foto: Getty Images

El presidente Donald Trump negó este viernes que su gobierno pagara dos millones de dólares a Corea del Norte por el tratamiento del joven estadounidense Otto Warmbie. Warmbie, de 22 años regresó en coma a Estados Unidos y murió seis días después en Cincinnati (Ohio), donde residen sus padres.

Según la información publicada este jueves por el Washington Post, Corea del Norte exigió al gobierno de Trump que firmase un compromiso de pago de la factura médica de Warmbie como condición para que el joven retornara a casa. La cuantía de la citada factura ascendía a dos millones de dólares por los más de 12 meses que el estudiante estuvo en coma.

El Post indica que el funcionario estadounidense Joseph Yun, que acompañó a Warmbie en el avión médico que lo trajo de vuelta a EEUU, firmó el acuerdo de pago de la factura médica con el consentimiento del entonces secretario de Estado, Rex Tillerson. Por su parte, Tillerson contaba presuntamente con la aprobación de Trump.

La factura estuvo todo el 2017 en el Departamento del Tesoro pero ese año no fue saldada. Según el periódico, no está claro si se pagó más adelante o si Donald Trump y Kim Jong-Un trataron el tema en las dos cumbres en las que se reunieron.

La Casa Blanca no había respondido al Post antes de que el diario publicara la información. Fue el propio Trump quien dijo en su cuenta de Twitter que “no se pagó dinero a Corea del Norte por Otto Warmbier, ni dos millones de dólares, ni nada”.

El presidente estadounidense se refirió en el mismo tuit a Barack Obama, que en 2015 permitió a las familias de cuatro rehenes que pagaran sus rescates. Sin embargo, desde hace décadas el gobierno de Estados Unidos mantiene la política de no pagar rescates para liberar a estadounidenses secuestrados por terroristas.

Aunque los padres de Warmbie presentaron una demanda contra Corea del Norte por “torturar y asesinar” al joven, en febrero de este año Trump salió en defensa del líder norcoreano al decir que ‘de verdad creo que a él (Kim Jong-Un) no le favorecía en nada que eso (la enfermedad y posterior muerte del joven estadounidense) pasara”. estas declaraciones del presidente causaron revuelo incluso dentro del partido republicano.

Tras el caso de Otto Warmbie en 2017, el Departamento de Estado de Estados Unidos prohibió a sus ciudadanos viajar al país asiático, un veto que continúa vigente.