El Cártel de los Soles y su relación con México y Estados Unidos

El tráfico de drogas tiene un alto poder en Venezuela

El Cártel de los Soles y su relación con México y Estados Unidos
El Cártel de los Soles no produce droga, sólo la distribuye.
Foto: Google

La crisis en Venezuela tiene muchas aristas, pero una eje que explica lo complicado de retirar a Nicolás Maduro de la presidencia es un grupo criminal llamado el Cártel de los Soles.

Esa organización, a diferencia de otras de gran poder, como las colombianas o mexicanas, está integrada principalmente por militares de alto rango.

“Así se llama a todos los militares y funcionarios del gobierno de Venezuela implicados en el narcotráfico, y se puede plantear como hipótesis de trabajo, que el entramado criminal dentro del aparato de gobierno de Maduro, llevó a considerar a varios de sus leales que en las condiciones actuales, era mejor seguir cohesionados que divididos”, indica el periodista mexicano Raymundo Riva Palacio, quien retoma el trabajo de Brenda Fiegel, analista de inteligencia en la Oficina de Estudios Militares en el Fuerte Leavenworth, Kansas.

La identificación como tal de este grupo criminal se remonta a 1993, cuando se dio a conocer que algunos generales de la Guardia Nacional Bolivariana, como Ramón Guillén, jefe la Unidad Antidrogas, financiada por la CIA, y su sucesor Orlando Hernández, eran investigados por tráfico de cocaína a Estados Unidos, indica Riva Palacio en su columna de El Financiero.

Un elemento clave es que el Cártel de los Soles se dedica casi exclusivamente a transportar droga de las FARC colombianas a Honduras y México, que luego es transportada a los EEUU por organizaciones como la del Cártel de Sinaloa.

Durante el juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, hubo un pasaje que llamó la atención, sobre un sujeto llamado Antonio “Toño”, un dominicano a quien Alex Cifuentes-Villa recomendó para distribuir droga en los Estados Unidos.

Guzmán Loera pidió a ese dominicano conseguir un terreno en República Dominicana para construir una “rayita”, es decir una pista de aterrizaje, a fin de conectar envíos de Venezuela a México.

Para referirse al hecho, la fiscal Gina Parlovecchio presentó audios de las pláticas entre “El Chapo” y “Toño”, quien tardaba en cumplir la petición del mexicano.

Guzmán Loera se refería a un terreno para que llegaran “muebles”, en referencia a avionetas que irían a “Loco”. La fiscal Parlovecchio cuestionó a Alex a qué se refería “El Chapo” con sus referencias, entonces el excolaborador dijo que era la forma en que hablaba de Venezuela, “por el Loco de Chávez, el expresidente”, Hugo Chávez, aunque no quedó claro si había una relación con su gobierno.

Sobre la actual estructura del Cártel de los Soles, Fiegel indica en Small Wars Journal, fundado por exinfantes de Marina, sólo comprende altos mandos militares y del gobierno venezolano que “manejan la organización, determinan las detenciones y crean leyes que los beneficien”.

El líder histórico es Diosdado Cabello, presidente de la Asambla Nacional Constituyente, hombre cercano a Maduro.

Riva Palacios cita luego una investigación de la fundación InSight Crime, que en 2018 reveló una larga lista de 123 personas relacionadas con el Cártel de los Soles, incluidos familiares de Maduro y su esposa Cilia Flores, cuyo hijo, Walter Jacobo Gavidia, y dos sobrinos están involucrados.

InSight Crime reveló que el narcotráfico se encontraba en cuando menos 12 instituciones, incluida la Vicepresidencia, la Guardia Nacional Bolivariana, la Fuerza Armada Bolivariana, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, Petróleos de Venezuela, entre otras.

“El presidente Maduro, en lugar de hacer a un lado a los acusados de narcotráfico, los ha ascendido a los más altos cargos, quizá calculando que si el régimen cae, ellos serán los que más tengan que perder y, por consiguiente, harán lo máximo posible para preservar al régimen y a su cabeza”, afirmó InSight Crime.

Elliott Abrams, encargado especial de Estados Unidos para la crisis de Venezuela, confirmó a la agencia EFE que los miembros del Cártel de los Soles habían negociado romper con Maduro, pero reconsideraron, ya que el costo era demasiado alto para ellos.