Cómo se desarrollan las etapas de la enfermedad del corazón

Una enfermedad del corazón con frecuencia se inicia de manera silenciosa, pasando de la presión arterial alta a tener arterias coronarias tapadas con pocos síntomas obvios. Pero con demasiada frecuencia, termina con un susto: un ataque cardíaco.

A continuación, te proporcionamos información para comprender cada etapa de la enfermedad del corazón de manera que puedas trabajar con tu médico para retrasar su progreso, o aún mejor, revertirlo.

Presión arterial alta. Tus arterias, flexibles y elásticas en tus años de juventud, se endurecen con la edad, un problema que empeora cuando hay sobrepeso, no ser lo suficientemente activo y fumar, entre otras cosas.

En esas circunstancias, la presión arterial empieza a elevarse, haciendo que tu corazón trabaje más para empujar la sangre a través de tus vasos sanguíneos con una mayor fuerza.

Con el tiempo, eso puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos, creando los lugares perfectos para que se acumule el colesterol en tu sangre.

Arterioesclerosis. Una mezcla de colesterol alto, presión arterial alta y otros factores de riesgo pueden hacer que se acumule el colesterol en depósitos de placas, limitando el flujo sanguíneo al corazón. Eso es arterioesclerosis o arterias coronarias tapadas.

Angina. Para algunas personas, el estrechamiento de las arterias coronarias ocasiona dolor de pecho cuando se esfuerzan. Ese dolor se conoce como angina.

Infarto. Las personas con angina, de alguna manera, tienen suerte. La Angina es el dolor que indica que algo no está bien antes de que una persona sufra un ataque cardíaco.

Pero la mayoría de los pacientes no tienen ninguna advertencia. Los ataques cardíacos suelen suceder cuando se rompe una placa, ocasionando que se forme un coágulo y bloquee una arteria que va hacia el corazón. Cuando un coágulo bloquea la sangre al cerebro, a eso se le llama una embolia  o ataque cerebral.

Enfermedad de la válvula aórtica. El envejecimiento, combinado con presión arterial alta, diabetes y otros factores de riesgo también pueden dañar las válvulas del corazón o las aletas que se abren y cierran para sincronizar el flujo de sangre a través del órgano cardíaco.

Eso puede prevenir que una válvula se abra o cierre completamente, limitando el flujo de sangre del corazón o permitiendo que la sangre gotee de nuevo hacia adentro. Con el tiempo, eso puede ocasionar dolor de pecho u opresión, falta de aliento, mareos o desmayos o fatiga.

Insuficiencia cardíaca. La presión arterial alta, la arterioesclerosis, la enfermedad valvular y los ataques cardíacos, solos o combinados con diabetestrastornos de la tiroides y otras afecciones, pueden eventualmente debilitar tu corazón, haciendo que sea más difícil bombear sangre a través de tu cuerpo.

A eso se le llama insuficiencia cardíaca y puede provocar falta de aliento, fatiga e hinchazón en las piernas, cuello y abdomen.

Nota del editor. Este artículo también aparece en la edición de mayo de 2017 de Consumer Reports magazine.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.