¿Se trata de intolerancia o alergia a algún alimento?

Cuando piensas en alergias a los alimentos, puedes imaginarte a alguien que come algo y luego le sale una urticaria, ronchas o incluso se queda sin aliento.

Pero a menudo los síntomas que las personas reportan como si fueran alergias, en realidad se deben a intolerancia a ciertos alimentos. Aunque las intolerancias pueden causar un malestar considerable, las reacciones nunca son potencialmente mortales.

Por ejemplo, un nuevo estudio publicado en JAMA Network Open encontró que casi el 19% de los estadounidenses creen que tienen alergias a ciertos alimentos.

Pero la investigación, basada en una encuesta representativa a nivel nacional de 40,443 personas, estima que solo el 10.8% de los adultos estadounidenses tienen realmente una alergia alimenticia. De todos modos es un número considerable: más de 26 millones de personas en los Estados Unidos. Pero el estudio sí revela que existe confusión acerca de lo que constituye una alergia alimenticia frente a una intolerancia alimenticia.

La investigación también encontró que, contrariamente a la opinión popular, puedes desarrollar alergias a ciertos alimentos después de la infancia. Casi la mitad de las personas con alergias alimenticias informaron que experimentaron una alergia nueva en la edad adulta.

Además, las personas pueden llegar a tener una menor capacidad de tolerar ciertos alimentos a medida que envejecen. La leche es un ejemplo común: la mayoría de los adultos que son intolerantes a la lactosa  podían tomar leche más jóvenes sin que les causara problema alguno.

Ya sea que sospeches que tienes una verdadera alergia o crees que puedes tener intolerancia a ciertos alimentos, el riesgo es lo suficientemente grande como para que lo investigues. Entrevistamos a expertos en alergias e intolerancias alimenticias. Aquí te indicamos lo que debes saber.

Diferentes alimentos, diferentes síntomas

La mayoría de las alergias son causadas por un grupo definido de alimentos. De hecho, solo 8 alimentos son responsables del 90% de las reacciones alérgicas por alimentos en los Estados Unidos: huevos, pescado, leche, maní o cacahuate, mariscos, soya, nueces de árbol (almendras, anacardos (también llamados nueces de la India), nueces, pistachos y nueces de castilla) y trigo.

Y aunque algunos de los síntomas de las intolerancias y alergias alimenticias son similares, las diferencias entre las dos son críticas.

“La mayoría de las veces, cuando alguien dice que es alérgico a ciertos alimentos, significa que comer demasiado de estos alimentos les causa dolor de estómago o simplemente no les gusta. Pero es muy peligroso confundir una alergia con una intolerancia”, dice Maria Acebal, exdirectora ejecutiva de Food Allergy and Anaphylaxis Network (FAAN), una organización sin fines de lucro dedicada a la educación y concienciación sobre la alergia alimenticia.

“La gente con intolerancias puede comer esos alimentos sin consecuencias graves”, dice ella. “Pero para alguien con alergia,  solo tocar, inhalar o ingerir incluso una cantidad microscópica del alimento alergénico puede ser mortal“.

Los síntomas pueden variar considerablemente. Las intolerancias alimenticias ocurren en el sistema digestivo y pueden causar problemas gastrointestinales, como náuseas, distensión abdominal, calambres, gases y diarrea.

Los productos químicos y los aditivos en los alimentos pueden causar una amplia gama de síntomas de intolerancia en algunas personas susceptibles. Por ejemplo, el chocolate, el queso y el vino tinto pueden desencadenar migrañas.

Las alergias alimenticias, por otro lado, son una reacción exagerada del sistema inmunológico.

En cuestión de minutos, o a veces horas, de entrar en contacto con incluso una cantidad mínima de un alimento al que son alérgicos, las víctimas pueden experimentar síntomas en el tracto gastrointestinal (náuseas, vómitos o diarrea), la piel (picazón, hinchazón o urticaria) o el sistema respiratorio (congestión, secreción o picazón en la nariz, estornudos, tos o ronquido en el pecho). O pueden tener una combinación de cualquiera de esos síntomas, entre otros.

¿Un poquito alérgico? No existe tal cosa.

Las alergias alimenticias también pueden ser fatales. En los casos más graves, un alérgeno alimentario puede desencadenar anafilaxis, una reacción grave que ocurre muy rápidamente y puede causar hinchazón de la garganta, dificultad para respirar y pérdida de la conciencia. Sin tratamiento inmediato, como una inyección de epinefrina (adrenalina) y atención experta, la anafilaxia puede ser fatal. 

Y la nueva investigación de JAMA Network Open descubrió que muchas personas con alergias alimenticias severas  podrían no tener a mano epinefrina. De las personas con alergias alimenticias graves que reportaron al menos una visita a la sala de emergencias a causa de las alergias en el año anterior, solo el 65% dijo que tenía una receta reciente de epinefrina.

Cuando eres alérgico a un alimento, incluso una pequeña cantidad puede causar una gran reacción, y todo lo que haya tocado ese alimento también puede ser peligroso.

Las personas que han recibido un diagnóstico de alergia deben ser escrupulosas  para evitar ese alimento, lo cual puede ser más complicado de lo que parece.

Es posible que no esperes encontrar trigo en la salsa de soya, por ejemplo, o soya en un caldo de verduras, pero los ingredientes ocultos están presentes en muchos alimentos. Y las formulaciones de alimentos incluso familiares pueden cambiar, por lo que, leer las etiquetas de lo que consumes debe convertirse en un hábito. Los fabricantes de alimentos están legalmente obligados a indicar en las etiquetas si un producto contiene alguno de los 8 alérgenos alimenticios principales.

Incluso si evitas los alimentos desencadenantes, como las nueces, debes tener en cuenta que los utensilios de cocina y el equipo de fabricación pueden albergar pequeñas cantidades de alérgenos.

Así que, lee las etiquetas de los alimentos y lávate las manos y las superficies de la cocina con agua y jabón para eliminar los alérgenos de manera efectiva; los desinfectantes a base de alcohol no garantizan la protección.

Recuerda que un ataque leve no indica que el siguiente no sea grave. Una revisión de las muertes por alergia alimenticia realizada por la FAAN encontró que la mayoría de las víctimas no habían sufrido una reacción alérgica grave antes de la que causó su muerte. 

Si sospechas que puedes tener una alergia alimenticia, es de vital importancia confirmar tus sospechas con un médico especializado en alergias.

Identificar exactamente a qué eres alérgico y recibir asesoramiento nutricional sobre cómo evitarlo podría salvar tu vida.

¿Y qué hay con el gluten?

Evitar el gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, es esencial para las personas con una afección llamada enfermedad celíaca.

La enfermedad celíaca no es una alergia alimenticia, como tal. Se cree que las dos condiciones involucran diferentes partes del sistema inmunológico.

Una alergia al trigo, por ejemplo, causa síntomas similares a otras alergias, y con frecuencia se supera en la edad adulta. En el caso de la enfermedad celíaca, por otro lado, el gluten desencadena una afección autoinmune en la que el cuerpo comienza a atacar el tejido normal en el intestino delgado. Esta afección puede ser heredada, y persiste a lo largo de la vida.

El único tratamiento es evitar el gluten por completo.

Y, vivir sin gluten se ha convertido en una forma moderna de comer para diferentes clases de personas, algunas de las cuales dicen que tienen sensibilidad al gluten no celiaco, una afección poco conocida en la que comer gluten se relaciona con síntomas gastrointestinales. 

“La intolerancia al gluten es real, pero probablemente solo afecta a un pequeño grupo de personas”, dice Charles Elson III, MD, profesor de medicina y microbiología en la Universidad de Alabama en Birmingham, quien fue presidente de un panel de los Institutos Nacionales de la Salud sobre la enfermedad celíaca.

Aún es necesaria más investigación, pero hay desventajas al evitar el gluten cuando no es necesario, por lo que Consumer Reports recomienda consultar a tu médico antes de decidir eliminar el gluten de tu dieta. 

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.