Trastorno por déficit de atención: ¿por qué se produce en los niños y cuál es la solución?

El trastorno por déficit de atención compromete las buenas calificaciones de un niño
Trastorno por déficit de atención: ¿por qué se produce en los niños y cuál es la solución?
Foto: shutterstock

Afectando al 5% de los niños en Estados Unidos, según childmind.org, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una afección que causa problemas escolares, familiares y en el desarrollo social.

El niño afectado muestra una conducta impulsiva, hiperactiva o a veces inquieta. Puede mostrarse distraído, sobre todo al momento de hacer tareas o actividades indicadas por sus padres.

Dentro de estos síntomas, el niño también puede presentar:

  • Movimientos nerviosos o dificultad para esperar
  • Cometer errores por descuido
  • Es olvidadizo
  • Fantasea mucho
  • No puede jugar sin hacer ruido
  • Dificultad para seguir instrucciones
  • Habla mucho o interrumpe conversaciones ajenas
  • No muestra interés cuando le hablan
  • No le gusta hacer esfuerzos prolongados, o los evita
trastorno déficit atención
Foto: Shutterstock

El TDAH puede tener predominación hacia la hiperactividad e impulsividad, la falta de atención o ambas. Según cada una paciente, los síntomas varían.

Y aunque no existe causa exacta, está comprobado que los factores genéticos tienen papel importante en la presencia de este trastorno.

También el consumo de alcohol y drogas durante el embarazo, el parto prematuro, la exposición a químicos como el plomo, y lesiones cerebrales en el niño, pueden ser causantes.

El TDAH puede durar hasta la adultez, pero comúnmente comienza en la niñez. Y se afirma que se ven más afectados los niños que las niñas. Y si es detectada cuando el niño está en edad preescolar, lo más recomendable es aplicar terapia conductual.

La terapia inmiscuye a los padres, para que aprendan a interactuar con el niño y puedan controlar los cambios conductuales que sufre.

También puede ser combinada con medicamentos, como el metilfenidato (ritalina) o la dextroanfetamina (adderall). Estos se utilizan para controlar los impulsos y regular la atención.

Si deseas evaluar a tu hijo por posible presencia del trastorno por déficit de atención e hiperactividad, llévalo al pediatra para que te informe más sobre el tema.