Las compañías que ofrecen préstamos estudiantiles serán reguladas

El gobernador junto a los líderes de la legislatura estatal aprueban incluir en el presupuesto 2020 una medida para proteger a los estudiantes de los préstamos predatorios

NUEVA YORK.- Aproximadamente 2.8 millones de prestatarios de préstamos estudiantiles estarán protegidos por una legislación que regulará la actividad de las compañías prestamistas. El anuncio fue hecho en conjunto por el gobernador Andrew M. Cuomo y los líderes de la Legislatura estatal, la líder de la mayoría en el Senado Andrea Stewart-Cousins ​​y el presidente de la Asamblea Carl Heastie, quienes alcanzaron un acuerdo para incluir la medida en el presupuesto aprobado para el año fiscal 2020.

“Desde siempre, los administradores de préstamos estudiantiles no han sido controlados ni regulados, y la creciente crisis de deuda de préstamos estudiantiles amenaza la futura viabilidad económica de Nueva York”, dijo el gobernador Cuomo. “A medida que Washington continúa eliminando importantes protecciones al consumidor a cada paso, la legislación en el presupuesto promulgado de este año protegerá a los estudiantes prestatarios de prácticas depredadoras que podrían descarrilar sus sueños y perjudicar su futuro”.

Las protecciones requieren que las compañías que ofrecen préstamos a estudiantes neoyorquinos, obtengan una licencia estatal y cumplan con los estándares consistentes con las leyes y regulaciones que rigen otros productos de préstamos importantes, como las hipotecas, se informó a través de un comunicado.

La legislación, constituye el último paso en el compromiso del gobernador Cuomo, para proteger a los aproximadamente 2.8 millones de prestatarios en el estado de Nueva York.

“La mayoría del Senado ha estado a la vanguardia de la defensa de los estudiantes de todas las edades en Nueva York. Entendemos que la deuda masiva de préstamos estudiantiles ha sofocado el progreso económico y ha sido un impedimento para que más neoyorquinos persigan y obtener títulos de educación superior”, dijo, Andrea Stewart-Cousins.

Esta legislación garantizará que ninguna compañía prestamista pueda engañar a un prestatario o participar en cualquier acto o práctica abusiva, aplicar mal los pagos, proporcionar a las agencias de informes de crédito información inexacta o participar en otras prácticas que puedan perjudicar al prestatario.

“La mayoría de la Asamblea ha estado comprometida a hacer que la universidad sea accesible y asequible para todos los neoyorquinos. Para muchos estudiantes, la educación superior estaría fuera de su alcance sin los préstamos estudiantiles. Aquí en el estado de Nueva York, nuestros estudiantes necesitan protección contra los préstamos abusivos y las prácticas inescrupulosas que generan ganancias sobre las personas”, dijo de su parte el presidente de la Asamblea, Carl Heastie.

Además la ley autoriza al Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York (DFS) a regular y otorgar licencias a las compañías de préstamos estudiantiles que operan en Nueva York, y somete a todos los proveedores a exámenes regulares por parte del DFS, para garantizar que cumplen con los estándares de conformidad con las leyes y regulaciones que rigen otros productos de préstamos importantes.

Desde que asumió el cargo en 2011, el gobernador Cuomo ha sido una de las principales voces en la protección del acceso a la educación superior, especialmente a través de la primera beca Excelsior de la nación, un programa que permite a los estudiantes elegibles de tiempo completo asistir a una universidad de cuatro años del sistema estatal SUNY o de la ciudad CUNY gratis.

En 2018, el gobernador incluyó una legislación en el Presupuesto 2019 del estado que prohíbe expresamente la suspensión de licencias profesionales a las personas con pagos atrasados o en mora en sus préstamos estudiantiles. Esta práctica, dijo Cuomo, limita gravemente la capacidad de las personas para mantenerse a sí mismas y a sus familias, y en última instancia, para pagar sus préstamos estudiantiles, creando una espiral de muerte financiera adicional.