Mujer policía de Nueva York detenida por FBI encargó dos asesinatos a un sicario

Ha tenido varias parejas y "la evidencia en este caso es abrumadora", dijo el fiscal federal de Brooklyn
Mujer policía de Nueva York detenida por FBI encargó dos asesinatos a un sicario
Valerie Cincinelli trabajaba para NYPD desde 2007
Foto: TWITTER @NYPD106PCT

Valerie Cincinelli, oficial de la policía de Nueva York arrestada ayer por el FBI, planeó matar a su ex esposo y también a la hija de su actual novio.

Según los últimos reportes, Cincinelli (34) le dio a su novio $7 mil dólares para contratar a un asesino a sueldo que matara a su ex marido y a la hija de 14 años de su amante.

Para ser atrapada, en la operación encubierta se le hizo creer a Cincinelli que su ex esposo, Isaiah Carvalho Jr., había sido ya asesinado, mostrándole una foto donde supuestamente estaba muerto en su auto, según documentos de la corte.

“La evidencia en este caso es abrumadora”, dijo el fiscal federal de Brooklyn Richard Donoghue, mientras los fiscales sostenían que Cincinelli sería retenida sin fianza, destacó New York Post.

Cincinelli, madre de dos hijos, tramó el plan en febrero, cuando le pidió a su novio no identificado que contratara a un sicario.

Pero el novio avisó al FBI y comenzó a trabajar como una fuente confidencial, dejando que los federales oyeran sus llamadas telefónicas con Cincinelli y usando un dispositivo de grabación cuando se reunían en persona.

El lunes por la tarde, el novio le dijo a Cincinelli que el asesino a sueldo se encontraba en el lugar de trabajo de su ex marido en Long Island, y que había localizado a su hija en Nueva Jersey, pero “no quería llevar a cabo el asesinato cerca de una escuela”.

En un momento dado, Cincinelli le preguntó a su novio por qué él mismo “no podía encargarse de los asesinatos”.

El 8 de mayo, el novio le dijo a Cincinelli que los asesinatos iban a ocurrir ese fin de semana, pero ella prefirió que no fuesen tan seguidos, sugiriendo que mataran a su hija durante el fin de semana y luego esperaran “una semana o un mes” para asesinar a su esposo.

El viernes por la mañana, un detective del condado Suffolk que trabajaba con los federales del FBI fue a la casa de Cincinelli en Oceanside (Long Island) y le dijo falsamente que su esposo estaba muerto. Cincinelli lloró “lágrimas falsas”, dijo una fuente.

Después de que el policía se fue, el novio, que también estaba en la casa, grabó a Cincinelli discutiendo “cuál sería su coartada si la policía la interrogaba”.

También le mostró un mensaje de texto que, según él, procedía del asesino a sueldo, con una fotografía en escena de su marido “que aparecía muerto en su auto”.

Cincinelli fue arrestada en su casa poco tiempo después y acusada de uso de instalaciones de comercio interestatal en la comisión de asesinato a sueldo, que conlleva una pena máxima de prisión de 10 años.

Los fiscales no divulgaron un motivo por el cual Cincinelli supuestamente quería eliminar a Carvalho (32), padre de su hijo varón de 5 años. Además la detenida tiene una hija de 9 años, de un matrimonio previo.

Carvalho demandó a su esposa por divorcio el año pasado en la Corte Suprema del Condado Nassau, y tienen un juicio programado para junio.

Después de que él se mudó de la casa, agentes de policía estaban presentes cada vez que ella le entregaba a su hijo para la custodia compartida, comentó un vecino.

Cincinelli quería también eliminar a la hija de su actual novio porque “ella se estaba interponiendo en el camino”, dijo una fuente. Usó su teléfono celular para rastrear a la joven en las redes sociales.

La agente se unió a la policía de Nueva York en 2007 y anteriormente trabajó como oficial de violencia doméstica en la Comisaría 106 de Queens. Las fuentes dijeron que conoció a su novio mientras trabajaba en un caso.

En 2017 la suspendieron por un mes y luego la pusieron en servicio modificado después de que un hombre de Howard Beach, con quien había estado involucrada en otra relación, le dijo a la Oficina de Asuntos Internos que ella pasaba tiempo en su casa mientras estaba de servicio.

El padre de Cincinelli, quien vive en Virginia, negó las acusaciones contra su hija y en cambio responsabilizó a su actual novio.