Muchos neoyorquinos no quieren ‘homeless’ como vecinos

Residentes de varias áreas de la ciudad, donde se planean construir refugios para desamparados, se opone a que esos lugares se levanten en sus barrios, pero otros apoyan el plan del Alcalde
Muchos neoyorquinos no quieren ‘homeless’ como vecinos
Martha Alondra se opone rotundamente a que haya nuevos albergues en vecindarios de Manhattan
Foto: Edwin Martinez / El Diario

Desde el 2017, cuando la Ciudad anunció su plan de construir 90 refugios nuevos, como parte de la iniciativa “cambiando la marea”, para hacerle frente a la crisis de desamparados que vive la Gran Manzana, se han construido ya más de una veintena de albergues en los cinco condados. Y mientras las autoridades municipales defienden su proceder para resolver la problemática, que tiene a más de 60,000 personas viviendo en refugios, 70% de ellos menores, residentes de zonas como College Point, Washington Heights y Midtown, en Manhattan, donde están planeados levantarse otros albergues, no quieren desamparados viviendo en sus vecindarios.

Así lo manifiestan abiertamente vecinos de College Point, como Joshua Pinto, quien ha participado en varias manifestaciones exigiendo al Departamento de Servicios para Desamparados que se cancele el plan de construir un albergue transitorio para 200 varones en su barrio y quien exige a la Ciudad que rediseñe su plan.

“La Ciudad debe resolver ese problema de manera diferente, pero no trayéndonos a esas personas aquí”, asegura sin ninguna consideración el joven.

A varios minutos de allí, Martha Alondra, quien trabaja en una lavandería de Midtown, en Manhattan, cerca de donde se planea abrir un refugio para 120 mujeres en Hell’s Kitchen, también dice claro y hasta con molestia, que no quiere más refugios en su vecindario.

“Este barrio ya se arregló para lo que era hace muchos años y ahora quieren meternos a más gente de esa que se pone a meter vicio y que son un peligro para todos. No me parece que el Alcalde deba hacernos eso a la gente de bien que vivimos en los barrios. Lo que tiene que hacer es llevárselos para otros lados, donde no sean un problema”, aseguró la mujer.

La ecuatoriana Gina López, quien ha vivido en Midtown, en Manhattan por muchos años, también declara su oposición al avance del plan del Alcalde, que espera construir en los próximos meses otros 20 albergues de alta calidad, y pide que no los ponga en vecindarios tranquilos.

“Me parece que el Alcalde tiene que buscarles sitio a esa gente, pero no aquí. Deberían buscarle un sitio y juntarlos a todos”, comentó la residente de Manhattan.

No se ha tomado en cuenta a los barrios

El concejal Eric Ulrich, uno de los líderes políticos que más se ha manifestado por la manera como la Ciudad decidió ubicar los sitios para construir albergues, aseguró que la principal falla del plan de refugios nuevos es que no se ha tomado en cuenta a los barrios.

“La administración municipal no ha llegado, no ha sido transparente, ni honesta y se ha negado a negociar de buena fe con las comunidades donde quieren abrir refugios”, manifestó el político de Queens, donde se planea abrir varios albergues. “No estoy en contra ni protestando contra las personas sin hogar. Estoy manifestándome contra la política fallida con la que se ha manejado el problema del desamparo, la falta de viviendas asequibles y el mal liderazgo”.

El mexicano Armando Contreras apoya refugios en su barrio

La puertorriqueña María Torres, quien vive cerca de la calle 57 en Manhattan, donde hay toda una controversia alrededor de un refugio planeado en un edificio en una zona muy lujosa, fue más allá y dijo que la Administración De Blasio debe avergonzarse por la manera como ha manejado el asunto de los desamparados.

“Es muy sencillo. La gente lo que necesita es vivienda, no más albergues. Eso es como tener un perro con pulgas y en vez de vacunarlo lo que hacen es echarle champucito cada vez que se le ven más pulgas al animal. Eso anda haciendo De Blasio”, dijo la boricua, al tiempo que criticó las aspiraciones presidenciales del mandatario local. “Me parece el colmo que en vez de estar resolviendo los problemas de la Ciudad, como este de la falta de vivienda y los ‘homeless’ ahora quiera andar usando el tiempo para el que lo elegimos, haciendo campaña”.

Pero no todos tienen la misma percepción. Armando Contreras, quien vive cerca de la calle 50 en Manhattan, manifestó su apoyo al plan del Alcalde de levantar más refugios y hasta dijo que se necesitan muchos más.

“No entiendo por qué hay gente que lo critica. Seguramente son personas que se creen más que los otros y que ven a los que no tienen casa como mugrositos, pero en esta ciudad todos podemos un día estar sin casa, por eso me parece que debemos apoyar esos planes para que los desamparados tengan un techo, pues es el mínimo derecho de la gente”, dijo el mexicano.

Asimismo, el colombiano Fernán Fernández, quien vive en el Alto Manhattan, se mostró a favor del plan de refugios.

“Como queremos resolver el problema si dejamos a esa pobre gente en las calles. De Blasio está haciendo buenas cosas por los pobres, pero son los ricos los que siempre quieren criticarlo”, dijo el cocinero. ‘Ya van a ver cuando quede como presidente lo que va a hacer por todos los inmigrantes y los pobres”.

Piden aumento de refugios para desamparados en NYC

Alcaldía defiende su plan

Y al ser consultados sobre las quejas de algunos residentes por el plan de construcción de albergues en sus vecindarios, la Administración De Blasio defendió su actuar, asegurando que las estrategias implementadas están mostrando efectos positivos, hasta el punto que 109,000 neoyorquinos sin hogar salieron de los refugios a través de la asistencia de realojamiento y alquiler.

“Hemos anunciado 43 refugios de alta calidad en los cinco condados, de los cuales 23 ya están abiertos y apoyando a nuestros vecinos necesitados”, aseguró Arianna Fishman, vocera de la Administración De Blasio. “Con el ritmo de recuperación de los refugios, confiamos en que estamos en camino de alcanzar las metas de nuestro plan de cinco años, y esperamos anunciar más sitios pronto”. La funcionaria agregó además que no debería haber oposición de los vecindarios, ya que es un tema que afecta a todos.

“La falta de vivienda no discrimina, afecta a todas las comunidades de los cinco condados. Cada comunidad tiene un papel que desempeñar para enfrentar este desafío en toda la ciudad y estamos comprometidos con la participación abierta en los cinco condados a medida que transformamos nuestro sistema de refugios en la fabricación”, dijo Fishmann.

Por su parte, el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, aseguró que se está en medio de una crisis de personas sin hogar, y se deben usar todas las herramientas posibles para ayudarlos.

“Esta es la razón por la que el fortalecimiento de la red de seguridad social es una prioridad mía como presidente del Concejo”, dijo Johnson. “La vivienda es un derecho humano. Nuestro objetivo final es sacar a las personas del sistema de refugios y llevarlas a hogares a los que pertenecen. Estamos hablando de madres, padres e hijos. Es lo menos que se merecen”.

Christine Quinn, presidenta de la organización WIN, que maneja varios albergues en Nueva York, donde viven mujeres y niños, mayormente, aseguró que aunque algunos neoyorquinos se oponen a que haya refugios en sus barrios, un reciente estudio adelantado por ellos, demostró que la gran mayoría está de acuerdo con la construcción de estos lugares en sus vecindarios.

“Los residentes de la ciudad están de acuerdo casi por unanimidad en que debemos hacer más para resolver el problema del desamparo en la ciudad de Nueva York”, aseguró la expresidenta del Concejo Municipal.

“Hay pocos problemas en la Ciudad de Nueva York que generan tanto rencor público como la ubicación de refugios para personas sin hogar (…) pero la verdad es que este sentimiento anti-refugio no representa realmente cómo se siente la mayoría de los neoyorquinos. Y así lo han dicho”, dijo Quinn, destacando que 92% de los neoyorquinos considera que el problema del desamparo está empeorando y que es necesario impulsar más acciones.

Asimismo, el 52%, es decir 6 de cada 10 neoyorquinos, están de acuerdo con abrir más albergues en sus vecindarios y tan solo 29% se opone a la idea.

Los nuevos refugios y su percepción en cifras:

  • 90 nuevos albergues en total fueron planeados construirse en la Administración De Blasio desde 2017.
  • 43 de ellos de alta calidad.
  • 23 ya están operando.
  • 92% de los neoyorquinos considera que el problema del desamparo está empeorando y que es necesario impulsar más acciones.
  • 52% (es decir 6 de cada 10 neoyorquinos) están de acuerdo con abrir más albergues en sus vecindarios.
  • 29% de los neoyorquinos se opone a que abran refugios en sus vecindarios.
  • 12% de los neoyorquinos no está seguro si abrir más albergues sea una buena idea.
  • 52% de los neoyorquinos considera que los albergues son insuficientes para dar techo a todos los desamparados.
  • 14% de los neoyorquinos piensa que el número de albergues son suficientes.
  • 9% de los neoyorquinos considera que ya hay demasiados albergues.
  • 26% se manifiestan desconocedores de la situación.
  • 76% de los neoyorquinos considera que los desamparados terminan en esa situación no como resultado de sus propias acciones.
  • 24% de los neoyorquinos considera que los desamparados son responsables de su situación.
  • 60,000 desamparados viven en los albergues de Nueva York.
  • 22,000 desamparados son niños.
  • 20% del total de desamparados de la ciudad son menores de 5 años.
  • 70% de los desamparados que vive en albergues son familias con niños.
  • 100% ha aumentado el número de familias en albergues en la última década.
  • 109,000 desamparados que han pasado por los albergues, según la Ciudad han salido a sus propios hogares con ayuda de los programas municipales.