NY gasta más en los desamparados y muestra menos resultados significativos

NY gasta más en los desamparados y muestra menos resultados significativos
El gasto en los desamparados se ha más que duplicado, a $ 3,2 mil millones,

NUEVA YORK. – El Contralor Scott Stringer vuelve a poner su lupa sobre el manejo presupuestario de las agencias de la ciudad. Esta vez los gastos de la Administración De Blasio en las personas sin hogar, fueron señalados por su excesivo aumento, sin que hayan mostrados resultados significativos en sus metas. Lo mismo ocurre con el Departamento de Edificios (DOE) y el de Corrección (DOC).

El gasto de la ciudad de Nueva York en las personas sin hogar se ha más que duplicado a $ 3,2 mil millones desde 2014, y el número de personas en los refugios alcanzó un máximo histórico de 61,415 en enero. Las solicitudes de asistencia de alquiler de emergencia aumentaron un 34% entre 2014 y 2018, con 1,400 solicitudes más recibidas hasta abril de este año en comparación con el mismo periodo del año pasado, estableció un informe revelado este miércoles por el contralor.

Las alarmantes cifras llevaron a Stringer a poner al Departamento de Servicios para Personas sin Hogar en su “lista de vigilancia”, que se hizo por primera vez en 2018.

En cuanto al DOB, a pesar del aumento presupuestario del 62%, los accidentes de construcción siguen en aumento a través de la ciudad,

“La transparencia importa, es la única forma en que podemos iluminar las políticas exitosas y los resultados atrasados. Pero cuando se trata de la seguridad en la construcción y nuestra crisis de falta de vivienda, los resultados rezagados significan que hay vidas en juego”, dijo el contralor Stringer.

De acuerdo a Stringer, el DOE tiene un amplio mandato para proteger a los inquilinos, trabajadores de la construcción y neoyorquinos en toda la ciudad. Por eso es tan preocupante el alarmante aumento de las lesiones y muertes en los sitios de construcción.

“La lentitud del progreso para enfrentar nuestra crisis de personas sin hogar es inaceptable y, fundamentalmente, es una crisis moral. El informe de nuestra lista de vigilancia muestra que debemos hacer más para enfrentar la crisis de la vivienda asequible; es hora de que finalmente conectemos nuestro plan de vivienda con nuestras políticas de personas sin hogar”, agregó el contralor

Los gastos en las personas sin hogar

Stringer destacó que las agencias proveedoras de servicios para personas sin hogar están en la Lista de Vigilancia de la Contraloría por segundo año consecutivo. El funcionario insistió que a pesar de los aumentos extraordinarios en el gasto para la prevención de la falta de vivienda permanente, la población sin hogar en los albergues se ha mantenido alta, dando como resultado un aumento de los costos.

El informe muestra entre los hallazgos más importantes que entre el año fiscal 2014 y el año fiscal 2019, el gasto en personas sin hogar en toda la ciudad se ha más que duplicado, a $ 3,2 mil millones, mientras que los costos de vivienda se han más que duplicado en el mismo período, a $ 1.9 mil millones en el año fiscal 2019.

El gasto en programas para prevenir la falta de vivienda o facilitar que muchos desamparados dejen los refugios de manera permanente también ha aumentado de $ 436 millones en el año fiscal 2014 a $ 1,0 mil millones en el año fiscal 2019.

A pesar de esto, hasta el 24 de abril de 2019, el censo oficial de refugios en la ciudad de Nueva York estableció un aumento de 11.5 por ciento en general desde el 24 de abril de 2014, impulsado principalmente por el aumento en el número de adultos solteros en refugios, que ha aumentado en un 57.6 por ciento, y la población adulta familiar, que ha aumentado un 34,6 por ciento.

El número de familias con niños aumentó en un 9,4 por ciento durante este mismo período, y el número total de niños en refugios disminuyó en un 7,6 por ciento.

El informe destaca que el censo general de refugios alcanzó un máximo histórico de 61,415 individuos el 12 de enero de 2019.

El número de solicitudes de asistencia de alquiler de emergencia aumentó un 34% entre el año fiscal 2014 y el año fiscal 2018, y sigue siendo alto. Se han recibido más de 1,400 solicitudes de asistencia de alquiler de emergencia en los primeros cuatro meses del año fiscal 2019 en comparación con el mismo período en el año fiscal 2018.

Departamento de edificios

Este es el primer año que DOB aparece en la Lista de Vigilancia de la Contraloría y esa agencia explica las razones del porqué: Su presupuesto y el personal de tiempo completo crecieron un 62 por ciento y un 51 por ciento, respectivamente, entre el año fiscal 2014 y el año fiscal 2018. El aumento de recursos y personal ha permitido al DOB reducir los tiempos de servicio para el plan revisiones, solicitudes de inspección y respuestas a denuncias. Sin embargo, el rendimiento de seguridad se ha deteriorado.

El informe encontró que desde el año fiscal 2014, el presupuesto del DOB ha aumentado en $ 61 millones, o 62 por ciento, de $ 98.7 millones a $ 159.7 millones en el año fiscal 2018. Durante este período de 4 años, el departamento agregó 528 empleados de tiempo completo, lo que amplió la plantilla a tiempo completa en 51 por ciento.

Así mismo, durante el mismo período, el gasto del DOB en servicios contractuales se duplicó con creces, de $ 11.3 millones a $ 24.1 millones, principalmente para tecnología de la información.

Los permisos de construcción de edificios emitidos por el DOB han aumentado un 13 por ciento a más de 111,000 en el año fiscal 2018. Los permisos de renovación han aumentado un 40 por ciento, a más de 62,000 en el año fiscal 2018.

Sin embargo, el número total de accidentes relacionados con la construcción de edificios aumentó en un 252 por ciento desde el año fiscal 2014 hasta el año fiscal 2018, incluido un aumento del 167 por ciento en muertes. El número de incidentes relacionados con la construcción a los que respondió el DOB aumentó en un 129 por ciento durante el mismo período, ya que los accidentes y las lesiones se triplicaron.

Los informes también destacaron los indicadores que podrían proporcionar al público información útil, pero actualmente no se informan o solo se informan parcialmente.