Carta abierta al gobernador Cuomo

Carta abierta al gobernador Cuomo
Según estadísticas de la ciudad, alrededor de 80% de los proyectos de construcción privados en Nueva York son construidos por trabajadores del open shop.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Estimado Gobernador Cuomo:

Recientemente, varios grupos de abogacía han establecido nuevas metas para la industria de construcción en Nueva York y han decidido enfocarse exclusivamente en pólizas que favorecen a intereses sindicales. Para aquellos que no son parte de un sindicato, es difícil imaginar un futuro positivo si se implementan estas pólizas.

Como defensor de los intereses de trabajadores no-sindicados —mejor conocidos como ‘open shop’—le escribo para pedirle su apoyo en proteger los intereses de los miles de trabajadores del open shop quienes ahora forman parte de la fuerza laboral más grande en la industria de construcción de Nueva York. Le pedimos que reconozca que la industria ha evolucionado y ya no es dominada por líderes sindicales; por eso le urgimos que dedique más recursos a entrenar, emplear y proteger a los obreros neoyorquinos de color, independientemente de que sean parte de un sindicato o no.

Según estadísticas proveídas por la ciudad, alrededor de 80 por ciento de los proyectos de construcción privados en Nueva York son construidos por trabajadores del open shop. Eso suma más de $15 billones en producto laboral. Además, la mayoría de estos obreros son individuos de color, quienes han sido históricamente excluidos de oportunidades en sindicatos.

La realidad es que hoy en día, el open shop contrata una fuerza laboral más diversa y local que cualquier sindicato. No es sorprendente que 3 de cada 4 trabajadores en sitios open shop son latinos o afroamericanos y viven en la ciudad—no en suburbios lejanos. A pesar de la importancia del open shop para el desarrollo de Nueva York, aún somos un grupo menospreciado.

La pieza de opinión de NICE que se publicó en El Diario recientemente comprueba este hecho. Es frustrante ver a otros grupos progresivos ignorar la necesidad de proveer, apoyar y desarrollar oportunidades de trabajo para los trabajadores de color de esta ciudad.

De parte de los miles de trabajadores del open shop, no le pido que ignore a nuestros compañeros en los sindicatos, sino le pido que acontezca la importancia de los obreros del open shop para el éxito colectivo de nuestra ciudad.

Lo que necesitamos es más recursos por parte del estado para financiar y fortalecer programas de aprendizaje e iniciativas de empleo para trabajadores recién entrados al open shop. Aquellos residentes locales y trabajadores de color que han sido excluidos de sindicatos no merecen ser excluidos de la industria entera.

Esta es una oportunidad para que Nueva York se convierta en líder del futuro de la industria de construcción, pero para llegar a esa meta se debe de incluír a los trabajadores del open shop.

-Clark Peña es el director de Abogacía para el Construction Workforce Project