Pasión por servir a usuarios de la Biblioteca Pública de Brooklyn

La boricua Sonia Valentín es la presidenta del grupo de Amigos de la Biblioteca Pública de New Utrecht, Brooklyn, impregnando dinamismo y espíritu de servicio

Amigos de la Biblioteca Pública New Utrecht, en Brooklyn, trabajan en la elaboración de un mural artístico que destaca elementos importantes de la comunidad. El mural fue develado en 2018.
Amigos de la Biblioteca Pública New Utrecht, en Brooklyn, trabajan en la elaboración de un mural artístico que destaca elementos importantes de la comunidad. El mural fue develado en 2018.
Foto: Suministrada

Desde hace unos seis años, Sonia Valentín retomó una de sus pasiones: el voluntariado para ayudar a uno de los lugares más importantes de su comunidad, la Biblioteca Pública de Brooklyn, sucursal New Utrecht.
Ubicada en Bensonhurst, en el suroeste de Brooklyn, la biblioteca es la segunda más visitada después de la sede central. De julio de 2018 a marzo de 2019 unas 30,000 personas entre niños, adolescentes y adultos atendieron los programas que allí se imparten, destacó Fritzi Bodenheimer, oficial de prensa de la Brooklyn Public Library.

Los visitantes de New Utrecht prestan libros en muchas lenguas: el 16 por ciento de los materiales que circulan están en otro idioma distinto al inglés, tales como ruso, chino y español.
Esa comunidad tan diversa y multicultural es la fuente de inspiración para Valentín, como presidenta del grupo Amigos de la Biblioteca New Utrecht, para “bregar” y buscar recursos económicos y ampliar los programas, recursos y materiales.

Actualmente, dijo, se cuenta con un grupo diverso y sólido de unos diez voluntarios; entre ellos figuran personas de origen chino, asiático, latinoamericano (puertorriqueño, ecuatoriano), noruego, árabe e italiano.
Entre todos planifican actividades enfocadas a captar fondos para destinarlos a los programas, en conjunto con la supervisora de la sucursal, Tambe John.

Mercaditos de pulgas, elaboración y ventas de ornamentos elaborados a mano en diversos materiales, por ejemplo listón, sirven para aportar fondos, explicó.

Como puertorriqueña, Valentín afirmó que procura aportar compasión, amor, calidez y calidad humana en todo su empeño. Ella se graduó de periodismo en Brooklyn College, con un minor en estudios puertorriqueños.

Muchos años antes, la voluntaria se desempeñó como secretaria de la agrupación, pero lo dejó en pausa para dedicarse a atender a sus hijas. Una vez ellas crecieron retornó a su pasión por ayudar a la Biblioteca.

“Si quieres hablar de Sonia te puedo decir que es una mujer admirable y que además de estar involucrada en su posición de presidenta de Amigos de la Biblioteca New Utrecht desempeña otros cargos voluntarios para la comunidad”, dijo Ruth Dallas, tesorera de la agrupación.

Entre las actividades más recientes y con gran enfoque comunitario se incluye el reconocimiento a seis mujeres por su cualidad de liderazgo y espíritu de generosidad. Ella son Fatmeh Abdelaziz, Serafina Cortese, Denise V. Daniello, Tambe T. John y las oficiales de policía Jessica Hernandez y Danielle Valentine.
En 2017 aseguraron un fondo de $20,000 al ganar la competencia de la Stavros Niarchos Foundation and the Charles H. Revson Foundation para la cual Valentín escribió una carta explicando por qué ama a la biblioteca.

“En consonancia con los tiempos, nuestra biblioteca se ha adaptado hábilmente al cambio demográfico modificando y agregando eventos, clases y programas para abrazar a nuestros nuevos residentes. La Biblioteca de New Utrecht ha proporcionado un espacio educativo y acogedor para los intercambios culturales. La Biblioteca New Utrecht realmente ha unido a nuestra comunidad diversificada como una sola”, reza parte del escrito.

Sonia Valentín (arriba, izquierda) es puertorriqueña y lidera el grupo de Amigos de la Biblioteca Pública New Utrecht, en Brooklyn, que recauda y asegura fondos para desarrollar programas con enfoque inclusivo y multicultural. /Cortesía de ebrooklyn media, por Jaime DeJesus

Mural artístico y único

En marzo de 2018, el grupo de apoyo de la Biblioteca trabajó en la creación de un mural artístico titulado “Bensonhurst 2018”, el cual muestra el vecindario y sus alrededores así como sus negocios famosos, puntos de referencia, iglesias, el contorno mostrado de Coney Island y el puente Verrazano, que conecta Brooklyn con Staten Island

De acuerdo con una reseña publicada por Brooklyn Reporter, el mural es una pieza en acrílico, acuarela, tinta, lápiz, marcador, piezas de madera y papel en canvas. Mide 84”x 54” e incluye además referencias de los vecindarios vecinos como Bath Beach, Bay Ridge, Dyker
Heights y Gravesend.

El concepto fue concebido por Valentín junto a Dallas –arriba mencionada–, artista de origen ecuatoriano, quienes dirigieron el trabajo de unos 27 participantes.