Buscan repatriar a mujer trans que murió tras ser liberada por ICE

Johana Medina León, de 25 años, había completado sus estudios de enfermería en El Salvador, pero el rechazo y los prejuicios la empujaron a buscar un mejor futuro en Estados Unidos, pero en su lugar encontró la muerte.
Buscan repatriar a mujer trans  que murió tras ser liberada por ICE
Johana Medina León llevaba seis semanas bajo custodia.
Foto: Facebook / Diversidad sin fronteras

Una coalición de organizaciones que apoyan a la población LGBTQI tiene una campaña de recaudación de dinero para repatriar el cuerpo de Johana Medina, una mujer transgénero salvadoreña que murió tras estar detenida seis semanas bajo custodia de inmigración en El Paso, Texas.

La coalición incluye organizaciones como Mijente, Familia: TQLM, Transgender Law Center, Black LGBTQ+ Migrant Project, Detained Migrant Solidarity Committee y  Translatin@ Coalition, y espera recaudar al menos 10,000 dólares para lograr la repatriación y ayudar a su familia en los gastos fúnebres.

Nicole Santamaría, directora ejecutiva de El/La Para Trans Latinas, con sede en La Misión, San Francisco, indicó que la comunidad ha sido golpeada por la muerte de Medina, la segunda de una mujer transexual ocurrida en menos de un año, en las mismas circunstancias. Contó que las organizaciones y activistas conmemoraron el 31 de mayo el primer aniversario de la muerte de Roxsana Hernández, una mujer transgénero de Honduras que también murió en custodia migratoria, siendo seropositiva.

Las vigilias se replicaron en Nueva Jersey y Nueva Orleáns. “Estábamos en ese esfuerzo de reconocimiento de ese asesinato… porque negar servicios de salud a alguien que lo necesita es asesinato. Y al día siguiente fallece Johana en las mismas condiciones, entonces es una sistematización de la violencia”, afirmó.

Sobre la muerte de Medina, las autoridades de ICE ya se pronunciaron. “Este es un nuevo ejemplo de una persona que entra en Estados Unidos de forma ilegal con una condición médica sin tratar”, declaró el Corey A. Price, director territorial de la oficina de deportaciones de ICE en El Paso. (Nota de El Diario https://eldiariony.com/2019/06/04/muere-inmigrante-transgenero-tras-ser-liberada-por-ice/)

En una declaración para los medios, Santamaría destacó que “hay muchas razones para que un individuo decida emigrar a otro país. Para las personas LGBTQI+, las razones están ligadas a la seguridad, la salud, el trabajo y la sobrevivencia, entre otras. Estas razones y otras estaban detrás de la decisión de Johana de dejar su país El Salvador y venir a los Estados Unidos”, afirmó.

Añadió que en El Salvador, Johana Medina terminó su certificación como enfermera, “pero le fue imposible trabajar y practicar debido a la discriminación y el estigma relacionados con su identidad de género y expresión de género, y fue entonces cuando ella y su madre decidieron comenzar este viaje en busca de una oportunidad para sobrevivir y prosperar. En algún momento de su viaje, la madre de Johana comenzó a enfrentar problemas de salud relacionados con su edad, y fue en ese momento donde ambas se separaron, siendo la última vez que esta madre vio a su hija con vida”.

Según el seguimiento que han hecho al caso, Medina fue aprehendida por autoridades estadounidenses el 11 de abril en El Paso del Norte Port of Entry, donde se esperaba que fuera liberada bajo libertad condicional. Pero eso no sucedió, ya que el 14 de abril fue transferida a la custodia de ICE en Otero. Según contó su novio a los grupos de activistas, Johana lo llamó por teléfono para contarle que estaba preocupada por su salud y le contó sobre la negativa a recibir tratamiento médico. Entre el 23 y el 24 de mayo, llamó a su novio por última vez, mencionó que ya no puede resistirse más y que sufrió mucho dolor.

El 1 de junio fue declarada muerta a las 9:05 pm en el Hospital Las Palmas del Sol.

Imagen de una vigilia conmemorando la muerte de Roxsana Hernández, una transexual que murió en custodia de ICE hace un año. /Cortesía de El/La Para Trans Latinas

La demanda

The Transgender Law Center ha demandado en una corte del Northern District de California al Departamento de Seguridad Nacional (DHS), ICE y la Oficina para los Derechos y Libertades Civiles de DHS por la muerte de Roxsana Hernández, ocurrida el 25 de mayo del año pasado.

Según la demanda y de acuerdo con otras mujeres transgénero detenidas la salud de Hernández se deterioró rápidamente; tosía con frecuencia y escupía flema con sangre, vomitaba, sufría de diarrea, fiebre alta y padeció una rápida pérdida de peso.

“Durante el tiempo que Roxsana estuvo en custodia de la patrulla fronteriza (CBP y ICE) su salud se deterioró rápidamente de acuerdo con sus récords médicos y como fue corroborado con entrevistas con otras personas transgénero que han pedido asilo y permanecieron detenida con ella. Cuando Roxsana entró en custodia de CBP en San Ysidro, California, el 9 de mayo de 2918, fue mantenida en el lugar coloquialmente llamado la ‘hielera’ por sus famosas bajas temperaturas. Mientras estuvo en la Hilera, un resfriado que Roxsana tenía se empeoro así como otros síntomas parecidos a los de la influenza incluyendo excesivo drenaje nasal y vómitos”, reza la demanda.

El documento añade que los reportes de ICE, a pesar que incluyen una sección denominado “Historia Médica” que incluye varias condiciones específicas que Hernández y los tratamientos que recibió en sus últimos días, la revisión que ICE hizo sobre su muerte omite por completo las menciones sobre la visita que hizo a Scripps Medical Center el 11 de mayo de 2018, dos semanas antes de su muerte, donde no se le dio el tratamiento necesario a pesar de presentar signos de una enfermedad severa.

“Para nosotros, su comunidad”, indicó Santamaría, “esto es una gran pérdida y nos sentimos profundamente afectadxs por su fallecimiento, en medio de la conmemoración de la muerte de Roxsana, pero también en en medio de un gran dolor y preocupado por la seguridad trans en Estados Unidos, donde al menos 4 mujeres negras trans han sido asesinadas en las últimas tres semanas. Estos hechos son los recordatorios visibles para continuar apareciendo para nuestros hermanos trans, género no conforme y queer”.

La activista indicó además que se pronuncian “a favor de aquellos que ya no pueden defenderse por sí mismos en un clima en el que las personas trans y géneros no conforme, pero especialmente las comunidades de inmigrantes negros y latinx, enfrentan tasas desproporcionadas de violencia, muerte, falta de vivienda, marginación, dificultades para acceder a Servicios, entre otras violaciones de derechos humanos”.

Mencionó la preocupación por la vulnerabilidad de la niñez ante los reportes de muertes de menores en los centros de detención. “Es una negligencia y los derechos humanos están siendo violados”, denunció.

Johana Medina nació en El Salvador el 6 de marzo de 1994. Santamaría destacó que El Salvador, como la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, carece de una Ley de identidad de género que permita a las personas trans cambiar su nombre o género en sus identificaciones para que coincidan con en sus identidades y expresión de género; tampoco existe una ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad de género o expresión de género, y El Salvador es uno de los tres países del Triángulo Norte (al igual que Guatemala y Honduras), que enfrentan las tasas más altas de violencia, donde poblaciones en condiciones de vulnerabilidad como LGBTQI+ son los muy afectadas.

La meta es $10,000

La coalición de activistas por los derechos de la comunidad  LGBTQI+ pide la colaboración para repatriar el cuerpo de Johana Medina y ayudar a sus familiares.

Los donativos pueden hacerse en: https://members.mijente.net/johana_medina_fundraiser