“Jett es una serie rodada como una película”

El director, Sebastián Gutiérrez, asegura que es la producción más ambiciosa que ha hecho

Carla Gugino hace de Jett, una ladrona de clase mundial.
Carla Gugino hace de Jett, una ladrona de clase mundial.
Foto: HBO

Entre cafés y mucha paciencia, el venezolano Sebastián Gutiérrez, director de la serie conocido por haber dirigido Women in Trouble y Elektra Luxx, y la estadounidense Carla Gugino, protagonista principal, famosa por el papel de Ingrid Cortez en la trilogía de Spy Kids, atienden las preguntas de los medios en un hotel entre la Quinta y la Sexta Avenida de Manhattan. Gutiérrez asegura que Jett es la película más ambiciosa que ha hecho y Gugino afirma que, tras leerse el primer guión, fue cuestión de segundos confirmar que participaría en la serie.

Daisy “Jett” Kowalski es una ladrona de clase mundial que acaba de salir de la cárcel. Está retirada y desea dedicarse a su hija, aunque no tiene instinto maternal. Finalmente, acepta participar en un último robo que condicionará el resto de la serie. “La historia de fondo que muestra la serie es algo muy universal que nos ocurre a todos. Cuando tienes un hijo, tienes una debilidad. Antes hacías cosas que ahora no harías porque te da miedo y eso el resto de personajes de la serie lo saben”, revela Gutiérrez.

Jett es muy práctica, tiene infinidad de habilidades y es muy buena en lo que hace, según la describe la propia actriz que la interpreta. “Yo soy muy direfente”, reconoce entre carcajadas. “Yo hablo con mis manos, muestro mis emociones. Es cierto que tenemos rasgos en común, pero ella es una persona, internamente, mucho más fuerte que yo.” Sin embargo, el director de la serie asegura que “Carla, como actriz, es ideal para este papel, aunque no tiene nada en común con el que suele hacer en las películas americanas”. La protagonista coincide y afirma que, desde el primer momento, supo que sería uno de los mejores personajes que ha interpretado.

Gugino admite que fue difícil preparar un personaje tan diferente a ella: “Por un lado, me fijé en papeles parecidos en otras películas, pero todos estaban interpretados por hombres. Las mujeres solemos dar vida a personajes que muestran sus sentimientos. Por otro lado, Jett es como un relojero o un médico que opera del cerebro, es muy precisa”.

“Yo escribí toda la historia -afirma Sebastián Gutiérrez-, y cuando recibí el visto bueno de HBO, la rodamos como si fuera una película de nueve horas, por ello es la más ambiciosa que he hecho“. El director también explica en qué consiste el género de su creación: “Es un drama que tiene violencia y eso es serio, aunque se trate de ficción, pero luego hay momentos de la vida cotidiana en los que se puede ver humor”. Gugino cree que es una producción entretenida, alegre y sexy, pero que la violencia tiene consecuencias, “ahí no encontraréis humor, pero fuera de ella, existe”.

El director venezolano no sabe qué nivel de aceptación tendrá: “Todos los que hemos participado estamos entusiasmados y yo tengo ganas de saber qué le parece al público, pero estamos muy satisfechos con el trabajo que hemos hecho. Es algo distinto a lo que hay ahora en la televisión. Es una serie cinematográfica con mucho estilo, pero las emociones son reales”.

Gugino declara que le encanta que sus fans reconozcan su trabajo y que le parece maravilloso poder entrar al metro y hacer una vida normal. Por su parte, en ocasiones anteriores, ha declarado que le encantan los personajes con acentos: “Jett no tiene ningún acento, excepto en algún momento concreto”, pero deja la puerta abierta para el futuro: “Quizás en la segunda temporada”, bromea.

La posibilidad de que la serie continúe en una segunda temporada es algo que no descarta el propio director, aunque reconoce que es pronto para hablar de ello.