ICE detiene a inmigrante hispana embarazada a pesar de tener fuertes dolores

La mujer de origen guatemalteco fue capturada en una corte
ICE detiene a inmigrante hispana embarazada a pesar de tener fuertes dolores
La inmigrante lleva más de seis meses detenida
Foto: Getty Images

Agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) detuvieron a una embarazada después de una comparecencia ante el Tribunal de Familia de Queens y, a pesar de que presenta fuertes dolores, está encerrada en una cárcel de Nueva Jersey, acusan su familia y defensores.

Alma Centeno-Santiago, orginaria de Guatemala, fue arrestada en el juzgado en abril y trasladada al Centro de Detención del Condado de Bergen en Nueva Jersey, según un reporte de Telemundo.

Al menos seis personas en la cárcel han sido diagnosticadas con paperas y la instalación ha sido puesta en cuarentena, donde ella podría estar en riesgo, así como su bebé.

“Las condiciones son inhumanas. No tienen corazón”, dijo Centeno-Santiago a la televisora.

Ella enfrenta una orden de deportación, debido a que ingresó al país como indocumentada en 2004, pero no tiene antecedentes penales y sus dos hijos son ciudadanos de los Estados Unidos.

“Es injusto lo que le está pasando a mi hija”, le dijo la madre de la inmigrante. “Ella no es mala. Ella es una buena persona”.

La organización First Friends of New Jersey y New York está tratando de ayudar a la guatemalteca y, a través de carta al personal de la cárcel, indica que Centeno-Santiago ha estado “sufriendo de vómitos, dolor de estómago y deshidratación” y tiene un mayor riesgo de aborto involuntario.

El jefe de personal de la Oficina del Sheriff del condado de Bergen, Derek Sands, dijo que las leyes del Departamento de Justicia impiden que la cárcel comparta información sobre los detenidos bajo la custodia de ICE.

Aunque Nueva York limitó a los agentes migratorios su actuar en cortes, éstos pueden operar alrededor o dentro, pero con una orden judicial.

El Proyecto de Defensa de Inmigrantes reveló que en los juzgados neoyorquinos aumentaron en un 1700 por ciento en Nueva York las detenciones de inmigrantes entre 2016 y 2018.