Resumen del primer debate demócrata: El día 1 abarcó temas críticos

10 precandidatos demócratas contestan preguntas sobre economía, inmigración, cobertura de salud, control de armas, derechos de minorías, cambio climático y el juicio político a Trump

Precandidatos demócratas a la Presidencia en el primer debate en Florida.
Precandidatos demócratas a la Presidencia en el primer debate en Florida.
Foto: JIM WATSON/AFP/Getty Images

El primer debate de los aspirantes demócratas a la Casa Blanca comenzó este miércoles con la participación de diez de la veintena de candidatos de este partido y con él una larga carrera presidencial en Estados Unidos que concluirá con las elecciones el 3 de noviembre de 2020.

Ante el elevado número de aspirantes, con 24 candidatos confirmados hasta la fecha, el Partido Demócrata decidió organizar dos debates con los 20 con mejores resultados en los sondeos de intención de voto, entre otros requisitos.

El debate, que se realiza en el Adrienne Arsht Center de la ciudad de Miami en Florida reúne este miércoles a los senadores Elizabeth Warren, Cory Booker y Amy Klobuchar, los representantes a la Cámara baja Tulsi Gabbard y Tim Ryan, y los ex congresistas Beto O’Rourke y John Delaney.

También Julián Castro, exsecretario de Vivienda de Barack Obama (2009-2017) y el único hispano de la lista, Jay Inslee, gobernador de Washington, y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

Sobre la economía:

Los periodistas Lester Holt, José Díaz-Balart y Savannah Guthrie comienzan las preguntas a las nueve de la noche en el primer debate demócrata de cara a las elecciones presidenciales de 2020.

“Tenemos una economía que le va muy bien para aquellos que tienen dinero y no a todos”, dijo la senadora Warren.

Beto O’Rourke responde su primera pregunta en español: “Necesitamos incluir a cada persona en el éxito de nuestra economía”. O’Rourke ha apostado por una reforma fiscal justa para todos.

Julian Castro: “Yo voy a llevar a cabo legislación para que a las mujeres le paguen lo mismo que a los hombres por el mismo trabajo”.

Bill de Blasio contesta a una pregunta sobre cómo “encararía la disparidad” entre la gente adinerada y los pobres en el país: “usando todo lo que he hecho en la ciudad de Nueva York como modelo para el país es un plan ganador… solo pregúntele a cualquiera que viva o sea de la Ciudad de Nueva York”

Debate sobre el seguro médico

Elizabeth Warren ha prometido Medicare para todos, alegando que las familias van a la quiebra por no poder pagar sus facturas médicas o sus seguros médicos. “Entiendo que hay muchos políticos que dicen que no es posible”, ha añadido, “lo que en realidad están diciendo es que no lucharán por ello, yo sí lucharé por este derecho básico”.

Beto O’Rourke ha indicado que su objetivo es que todos los estadounidenses tengan un seguro médico universal de gran calidad, apostando por Medicare pero permitiendo a los trabajadores tener su propio seguro si lo desean. “No sustituirá seguros privados, tener opción es básico, ha dicho.

Bill de Blasio le ha interrumpido preguntando: “¿Como puede defender un sistema de seguros privados que no funciona?”. “Tenemos que ser el partido que arregle lo que no funciona y mantenga lo que funciona”, ha dicho John Delaney, defendiendo que se permita mantener los seguros privados.

Tulsi Gabbard ha defendido Medicare para todos, también, poniendo como ejemplo otros países con sanidad universal (como los europeos).

Cory Booker ha coincidido en que el seguro médico debe ser un derecho de los estadounidenses: “Tenemos que hacer las cosas de inmediato”, ha prometido, defendiendo también Medicare para todos.

Amy Klobuchar ha apostado por presionar a las farmacéuticas para que rebajen el precio de las medicinas. Elizabeth Warren ha coincidido. Jay Inslee y Beto O’Rourke han defendido el derecho de las mujeres a decidir sobre el aborto; Klobuchar le ha respondido que hay tres mujeres en el debate que también lo han hecho.

Qué haría usted el primer día en la Presidencia

Esta pregunta recibió las respuestas de todos los precandidatos refiriéndose a soluciones a la crisis migratoria.

Julian Castro ha dicho que nos deberían enfadar las imágenes de Óscar y Valeria Martínez, el padre y la hija que murieron en la frontera. En su primer día en la Casa Blanca, Castro ha prometido acabar con la separación de familias y la política de devolver a los solicitantes de asilo a México. Ha prometido también ayuda económica a los países centroamericanos, y proteger a los soñadores.

La situación ahora es inaceptable, el presidente ha demonizado a los inmigrantes, ha dicho en español Cory Booker. En su primer día, ha prometido también defender los derechos de los inmigrantes, proteger a los soñadores, y evitar que se repitan una tragedia como la de Óscar y Valeria. Además, ha criticado al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), pidiendo que se frenen sus acciones.

Bill de Blasio ha recalcado que “no estamos siendo honestos sobre la división fomentada en este país”. “Los inmigrantes no son culpables”, son las grandes empresas y los ricos los que han dañado a los trabajadores estadounidenses. “Si no cambiamos este debate, no sacaremos adelante estas reformas”, ha dicho.

O’Rourke contesta a la pregunta en español hecha por José Díaz-Balart, sobre qué haría en su primer día en la Presidencia y ha prometido, también en español, tratar a los inmigrantes con respeto: “No habríamos devuelto a Óscar y Valaria”, ha dicho, “no detendríamos a ninguna familia huyendo de los países más peligrosos del mundo”.

Amy Klobuchar ha defendido que los inmigrantes hacen Estados Unidos: “Necesitamos trabajadores en nuestras factorías, que creen empresas, que tengan ideas”.  Tanto ella como Tim Ryan se han mostrado en contra de convertir en delito la entrada ilegal en el país. Cory Booker ha coincidido, defendiendo que criminalizar este problema no lo resolverá, y apostando por invertir en Centroamérica y proveer seguro médico a los indocumentados.

Jay Inslee ha pedido que se libere a los niños migrantes encerrados en centros de detención, y que a continuación se cumpla la ley. Ha prometido acoger a refugiados en su estado, y hacerlo en el país si se convierte en presidente.

Y Trump dice que se aburre del debate demócrata:

Irán, ¿guerra o paz?

Todos los candidatos menos Cory Booker y Amy Klobuchar se han mostrado favorables a retomar el pacto nuclear con Irán (que limitaba las sanciones económicas a cambio de que ese país frenara su programa atómico). Booker y Klobuchar han apostado por negociar un acuerdo mejor. La senadora ha exigido además al presidente, Donald Trump, que pida permiso al Congreso antes de lanzar un ataque militar.

Gabbard ha recordado que sirvió en la guerra de Irak, y ha indicado que un conflicto con Irán sería mucho más terrible y podría extenderse en Medio Oriente.

“No a la guerra”, ha pedido que digan los estadounidenses, y ha apostado por negociar un acuerdo nuclear mejor con Irán. Su línea roja sería que hubiera un ataque contra las tropas estadounidenses: entonces habría que responder. Pero ha acusado a Trump de escalar las tensiones de forma que una sola chispa puede conducir a la guerra.

Sobre el control de las armas de fuego

“¿Cuando seas presidenta, cómo nos vas a mantener a salvo?”, Elizabeth Warren ha citado la pregunta más dura que ha recibido nunca como política, de boca de dos niños. Warren ha calificado de epidemia la violencia de armas de fuego, y ha pedido que se trate como un problema grave. No ha abogado por quitar las armas a todos los estadounidenses, pero sí limitar la venta rápida de armas. “Tenemos que luchar por nuestros niños”, ha concluido.

Cory Booker ha asegurado haber escuchado disparos en su vecindario. “Para miles de estadounidenses, esto no es un política, es una emergencia”, ha dicho. “Estoy cansado de escuchar a la gente que sólo puede ofrecer pensamientos y oraciones”, ha recalcado, pidiendo “acciones valientes”. “Esto no es sobre política, es personal”, ha concluido.

Julian Castro no está dispuesto a aceptar que los niños mueran por armas de fuego en las escuelas, y ha indicado que, cuando en 2020 el Congreso y la Casa Blanca sean demócratas, escuchará a los activista de la escuela de Parkland y se tomarán medidas.

Tim Ryan ha pedido la palabra para defender que se lidie con el trauma en todas las escuelas que sufren los niños, ofreciendo ayuda de salud mental para cortar los tiroteos de raíz.

Beto O’Rourke ha defendido que los jóvenes lideren esta batalla, una postura en la que ha coincidido Amy Klobuchar.

“Si necesitas una licencia para manejar un auto, deberías necesitar una licencia para tener un arma”, ha dicho Cory Booker.

Bill de Blasio ha recordado que está criando un niño negro, Dante, y le ha tenido que pedir precaución en su trato con la policía, defendiendo que hay que cambiar también como los agentes actúan.

Lucha contra el cambio climático

Jay Inslee ha recalcado: “Somos la primera generación que ha tenido que hacer frente al cambio climático, y la última que podrá hacerlo”. El gobernador ha defendido que es el único candidato que ha convertido este tema en su mayor prioridad.

El ex congresista Beto O’Rourke ha desgranado también su plan contra el cambio climático: “Si hacemos todos lo que podemos, nos aseguraremos de que la temperatura del planeta no suba dos grados centígrados”.

Julian Castro ha prometido que lo primero que hará si llega a la Casa Blanca será devolver a Estados Unidos al acuerdo de París contra el cambio climático, al que renunció Donald Trump.

Tim Ryan ha criticado que el Partido Demócrata no conecte con la clase trabajadora, y ha instado por cambiar el foco de la costa y la élite a aquellos estados de clase trabajadora que han sido dejados atrás en los últimos años.

Los derechos de las minorías

Gabbard ha defendido su compromiso con la comunidad LGTBQ, tras ser preguntada sobre su petición de perdón al inicio de su campaña por sus ideas pasadas acerca de este asunto, que ha achacado a su educación conservadora.

Cory Booker ha llevado el tema a los ataques contra los miembros afroamericanos de la comunidad LGTBQ. Respecto a los afroamericanos y los latinos, Amy Klobuchar ha prometido que se asegurará de que todo el mundo pueda votar.

Trump y las amenazas a la seguridad nacional

Amy Klobuchar dice que China e Irán son una gran amenaza.

Cory Booker y Julian Castro coinciden en que es el cambio climático.

Beto O’Rourke ha prometido tomar medidas sobre los crímenes denunciados en el informes sobre la trama rusa si es elegido presidente, y ha pedido que se inicie ahora un juicio político en el Congreso contra Donald Trump.

John Delaney, por el contrario, ha defendido la decisión de Nancy Pelosi de no iniciar ese juicio en la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas. Y ha recalcado que este tema no es el que más interesa a los estadounidenses (les preocupan, ha dicho, las escuelas, los empleos, el seguro médico, las infraestructuras).

Jay Inslee: “La mayor amenaza para la seguridad de Estados Unidos es Donald Trump”.

Delaney: “Nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente Trump”

Beto O’Rourke ha defendido que se intervenga en otros países donde se estén produciendo atrocidades, como genocidios, pero en colaboración con sus aliados internacionales. Y ha criticado la política exterior de Trump, “que nos ha hecho más débiles”, “abrazando a dictadores en detrimento de grandes democracias”.Bill de Blasio ha recordado que su padre murió tras regresar de la II Guerra Mundial, y ha pedido que el presidente no pueda actuar en conflictos bélicos sin permiso del Congreso.
Uno de los momentos más tensos de la noche se produjo cuando Tulsi Gabbard calificó de inaceptable una respuesta de Tim Ryan sobre Afganistán.

Gabbard, la única veterana del ejército en el escenario en esta noche, respondió con dureza y arrinconó a Ryan, que intentó asociar a los talibanes con el 11-S.

La despedida de los candidatos

“Estamos en una misión por encontrar un país que se ha perdido”, ha cerrado el debate John Delaney, abogando por “soluciones reales, no promesas imposibles”. “Quiero ser vuestro presidente para hacer el trabajo, esto no va de mí sino de hacer que Estados Unidos funcione de nuevo”.

Bill de Blasio ha pedido que se nomine a un candidato que suba el salario mínimo a 15 dólares, ofrezca seguro médico a todos, y guarderías gratuitas para los niños, cómo él dice haber hecho en Nueva York.

Jay Inslee ha dicho que, en su último día en la Tierra, le gustaría poder decir a sus nietos que hizo todo lo posible por defenderlos del cambio climático. “Soy el único candidato que ha convertido esto en su máxima prioridad, y estoy sorprendido”, ha dicho, “podemos salvar la vida en este planeta, este es nuestro momento”.

Tim Ryan cree que “no hay nada peor que no ser escuchado”, defendiendo que se ha dividido a la clase trabajadora y ha llegado el momento de unirnos. “Es el momento de pasar al ataque”, ha dicho, “cuando entre en el despacho oval cada mañana, no seréis olvidados, vuestra voz se escuchará”.

Tulsi Gabbard  ha criticado que el Gobierno sólo sirve a los ricos y poderosos, diciendo que eso debe acabar, que la Casa Blanca debe ofrecer esperanza, proveyendo una economía verde, seguro médico, paz, prosperidad, y justicia para todos.

Julian Castro ha recalcado en español que se presenta a presidente, y eso de por sí ya es un ejemplo del avance del país en los últimos años; ha prometido buena educación, buenas oportunidades laborales y seguro médico para todos, y, además poder decir adiós, ha dicho en español, a Donald Trump.

Amy Klobuchar ha presumido de escuchar a la gente, y actuar en consecuencia, de ser alguien capaz de ganar a Donald Trump, y de no ser la candidata del establishment.

Cory Booker ha defendido haber ganado luchas difíciles de la mejor manera, y ha prometido derrotar a Trump llamando al país a unirse, en un referéndum contra el presidente, mostrando lo mejor que nosotros.

Beto O’Rourke ha dicho presentarse por los niños, incluidos los inmigrantes encerrados en centros de detención, prometiendo un nuevo tipo de política como la que defienden ahora los jóvenes activistas. Unir a todos y no dejar a nadie fuera, así se puede vencer a Trump, ha dicho.

Elizabeth Warren ha explicado que su sueño de niña era ser profesora de escuela, pero su familia no tenía dinero para que fuera a la universidad; lo logró gracias a una universidad comunitaria, gracias a un pedacito de Gobierno. “Estoy en esta guerra porque creo que podemos hacer nuestro Gobierno, nuestra economía y nuestro funcione no solo para los de arriba sino para todos, lucharé por ustedes tan fuerte como para mi familia”, ha prometido.

Así ha acabado el debate de esta noche.El jueves se realizará el segundo de los debates

Con la participación del exvicepresidente Joe Biden, los senadores Bernie Sanders, Kamala Harris, Kirsten Gillibrand y Michael Bennet. Además estarán el representante a la Cámara baja Eric Swalwell, el exgobernador de Colorado John Hickenlooper, el alcalde Pete Buttigieg, la autora Marianne Williamson y el exejecutivo de tecnología Andrew Yang.

El Comité Nacional Demócrata aprobó la realización de 12 debates de cara a las primarias de este partido, que comenzarán en Iowa el 3 de febrero de 2020.

Los seis primeros de ellos están programados para este año y los seis siguientes para el próximo, siendo el siguiente debate el que se celebrará en Detroit (Michigan) los próximos 30 y 31 de julio.