¿Cómo podemos ganar siempre un argumento usando herramientas de la psicología?

Para ganar un argumento debes aplicar concentración y sensatez
¿Cómo podemos ganar siempre un argumento usando herramientas de la psicología?
Foto: pixabay

Inicialmente, un argumento se define como un razonamiento utilizado para convencer o demostrar algo a alguien. Por lo que si eres de los que siempre se enfrenta a un debate, y quieres ganarlo por diversión o por compromiso, deberías seguir estos trucos para ir un paso al frente de tu oponente.

1. Piensa en el por qué de utilizar ese argumento

Estudia el ámbito de la lógica en los posibles argumentos a utilizar. Piensa en por qué expresar tus ideas o posición frente a un tema, y utilízalo y cómo base para hacerlo funcionar en tu debate.

2. Respalda con evidencias

Necesitas datos para validar la efectividad de tu argumento. También podrás mejorar la compresión y reputación entre tú y tu oponente.

3. Piensa en las refutaciones

Manejar todo sobre tu argumento te ayudará a adelantarte ante las preguntas ignorantes de tu oponente. Así él notará que todo lo has dicho con seguridad y convicción.

4. Asume las posibles consecuencias

business-3365365_1920
Foto: Pixabay

Estudia todo sobre tu argumento: lo positivo y lo negativo de aplicarlo, su credibilidad, y sus posibles no-beneficios. Esto antes de presentarlo a tu oponente.

5. Identifica el argumento opuesto y ataca sus debilidades

Muchas personas exponen argumentos que carecen de sentido y el oponente, por no evaluarlo, no lo ataca de forma correcta. Estudia el argumento de tu oponente, busca fisuras que puedas tomar para refutarlo.

6. Emplea preguntas capciosas

Este tipo de preguntas son para confundir o apresurar a tu oponente a responder. Son preguntas confusas, que le hagan cuestionar su afirmación.

7. Mantén la calma

Deja que tu oponente culmine su diálogo para que, si él quiere interrumpir el tuyo, tengas base con que refutarlo. No eleves el tono de voz, y mantén la cordura.

8. Pierde con gracia

Concéntrate mientras hablas y mientras habla tu oponente, para aceptar sus refutaciones lógicas. Igual, antes de hablar, verifica los puntos débiles de tu argumento.

Es importante que al momento de tener un debate te sientas seguro de ti mismo y de tus ideas. Si este encuentro termina en disputa, no significa que ganaste, sino que iniciaste una pelea, y no es la idea. Aplica la lógica con un tanto de prudencia y respeto.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos