Hermanos robaron $24 millones de dólares con ′gift cards′ de Macy’s y otras tiendas desde Queens y El Bronx

"Lavaban" las tarjetas de regalo, dañando el crédito de muchos consumidores inocentes
Hermanos robaron $24 millones de dólares con ′gift cards′ de Macy’s y otras tiendas desde Queens y El Bronx
Parte de las miles de tarjetas decomisadas
Foto: Queens DA's Office

Los hermanos Bryan y Christopher Nathoo fueron señalados como líderes de un intrincado plan de “lavado” de tarjetas de regalo (gift cards) que les permitió recaudar aproximadamente $24 millones de dólares a cuenta de bancos, grandes minoristas y consumidores, a quienes dañaron su historial de crédito.

Bryan (30) y Christopher (33) actuaban junto a sus esposas y otras nueve personas, la mayoría residentes de Queens. Todos fueron nombrados en una acusación de corrupción masiva de empresas ante la Corte Suprema en ese condado, informó amNY.

Según la acusación, se trataba de un complejo esquema de números de tarjetas de crédito que se utilizaban para comprar miles de tarjetas de regalo a ser usadas en tiendas como Bloomingdale’s, Macy’s, Nordstrom’s y Target, según el Fiscal de Distrito de Queens, John Ryan.

La investigación de tres años descubrió evidencia de que los sospechosos obtuvieron $1 millón de dólares al mes durante dos años y utilizaron los servicios de una operación de cambio de cheques en El Bronx como parte del esfuerzo para obtener efectivo, dijo Ryan.

Los señalados ​​fueron acusados ​​de varios cargos, entre ellos, corrupción empresarial, conspiración y posesión criminal de bienes robados. La mayoría de ellos enfrentan a penas de prisión de hasta ocho años y medio si son declarados culpables, a excepción de Christopher que, por tener antecedentes, podría recibir hasta 25 años, dijeron las autoridades.

Investigadores de la policía de Nueva York (NYPD) y del Departamento de Servicios Financieros del estado (DFS) trabajaron en el caso desde 2015.

Los investigadores descubrieron que, como parte de la operación, las tarjetas de regalo se sometieron a un proceso de “lavado” después de que se usaban para comprar mercadería. Luego los artículos comprados fueron devueltos, a cambio de una tarjeta de regalo “limpia” o tarjetas de crédito de la tienda, lejos de la compra fraudulenta inicial, para evitar que un banco las cancelara, dijo Ryan.