AMLO pelea a EEUU dinero de “El Chapo”, se dice conmovido por reclusión inhumana

El mandatario mexicano se dice conmovido por reclusión inhumana del líder del cártel de Sinaloa
AMLO pelea a EEUU dinero de “El Chapo”, se dice conmovido por reclusión inhumana
Foto: Especial

MÉXICO – El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su administración reclamará al Gobierno de Estados Unidos la entrega de los recursos decomisados a Joaquín El Chapo Guzmán.

-¿México pelearía quedarse con los recursos del Chapo?, se le preguntó en su conferencia matutina.

“Vamos a revisar el asunto, porque lo que están planteando de que se van a quedar con bienes obtenidos de esta manera no lo aceptamos si no hay un fundamento legal, nosotros no vamos a dejar de atender estos asuntos por la vía legal”, respondió.

“Pasaba que un político mexicano acusado de corrupción era detenido, le quitaban los bienes que eran de México y el Gobierno mexicano no lo reclamaba”.

-¿Ahora si lo van a reclamar?, se le insistió.

“Claro”, afirmó.

AMLO consideró que El Chapo no estaba dentro de los más ricos del mundo.

“Se decía que esta persona estaba entre los más ricos del mundo y de México y no obedecía, considero, a la realidad”, dijo AMLO.

“Se daban cifras superiores cuando habían traficantes de influencias con mucho más dinero, pero se hacía esta valoración por razones políticas o publicitarias”, expresó el mandatario mexicano.

“Hay que ver eso con seriedad, con honestidad”, consideró.

Joaquín Guzmán Loera fue sentenciado ayer a cadena perpetua por un juez en Estados Unidos por 10 cargos, que incluyen su participación en una organización criminal, narcotráfico y portación de armas de fuego.

Conmovido por su reclusión inhumana

López Obrador se dijo conmovido por la sentencia de cadena perpetua a  “El Chapo” Guzmán y las condiciones de la prisión en la que posiblemente permanecerá.

“Lamento mucho que se den estos casos, no quiero que nadie esté en la cárcel, que nadie esté en un hospital, que nadie sufra (…) Espero que esto ya no siga sucediendo, que todos los mexicanos tengamos posibilidad de ser felices, sin incurrir en actos ilícitos, sin exponernos, sin vivir con los riesgos que se corren cuando se actúa al margen de la ley”, expresó.

“Es una vida también ingrata el tener una familia y no poderla ver, el andar a salto de mata, a lo mejor eso no es vida. Y, cuando todas esas cosas que suceden terminan en condenas, como esta, una condena que va a estar en la cárcel de por vida, en una cárcel hostil, dura, inhumana, pues sí conmueve”.

No obstante, el mandatario insistió en tener presente a las víctimas del crimen organizado.

“Tengo también en mi cabeza presente a muchas víctimas, entonces es algo muy doloroso, nosotros vamos a seguir buscando construir entre todos una sociedad mejor, más humana, más fraterna, más solidaria, desde luego pacífica, no violenta, sostenida en valores, apoyada en valores, no en la acumulación de bienes materiales”, puntualizó.

Insistió en que quien que opta por la delincuencia provoca el sufrimiento de sus familias, por lo que busca distribuir la “cartilla moral”.

“Yo constantemente estoy comunicándome con madres que tienen hijos presos y es muy doloroso porque la madre siempre va a estar del lado de los hijos aunque los hijos no se porten bien, entonces es necesario que todos nos portemos bien para darle felicidad las madres, a nuestras familias, es muy importante eso, fortalecimiento de los valores, por eso vamos a seguir insistiendo en no solo mejorar la situación material, no solo buscar el bienestar material, sino el bienestar del alma, por eso estamos distribuyendo la cartilla moral de Alfonso Reyes”, dijo.

El miércoles el ex líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, fue condenado en Estados Unidos a cadena perpetua tras ser hallado culpable por delitos de narcotráfico.

Aunque las autoridades de Estados Unidos no han informado dónde será encarcelado, se prevé que el capo pase el resto de su vida en la prisión federal ADX Florence, en Colorado, la más segura del país y la única con la etiqueta de “Supermax”.

Los reclusos permanecen por lo general confinados durante 23 horas al día en celdas solitarias de 3.5 por 2 metros, cada una de ellas con una ventana de poco más de un metro de alto y 10 centímetros de ancho, en ángulo hacia arriba para que sólo se pueda ver el cielo.