Susy Pérez, de modelo y bailarina de Jennifer López a adicta y desamparada en las calles del Alto Manhattan

La triste historia de una promesa de los escenarios
Susy Pérez, de modelo y bailarina de Jennifer López a adicta y desamparada en las calles del Alto Manhattan
El antes y el después de Susy Pérez.
Foto: (Suministrada)

De escenarios internacionales junto a la cantante Jennifer López a deambular por las calles del Alto Manhattan en Nueva York.

La vida de la exmodelo Susy Pérez, de origen dominico-puertorriqueña, dio un giro radical y no para bien desde que cayó hace unos años en el vicio de las drogas.

Hoy, López, se ha vuelto un rostro conocido entre las calles 181, Saint Nicholas y Washington, según la mujer lo reconoció ante las cámaras de El Gordo y La Flaca, de Univision.

Como muchos otros desamparados, la caribeña duerme en las aceras y a veces se cobija en las estaciones del Subway.

“¿Qué pasó con la Susy de antes”, le preguntó la comunicadora Gelena Solano .“(sic) A mí me dieron una golpea’ que me dieron pa’ muerta, quedé inválida y perdí tres trabajos. Esa Susy se perdió… y se perdió por una razón; cuando yo perdí a mi mamá, yo me perdí”, contestó Pérez quien luce extremadamente delgada.

“Yo hago una onza a veces (lo que logra conseguir para consumir) porque no hago 20 pesos (dólares)”, especificó sobre su adicción a la droga.

La adicta confesó que, debido a su situación, ha sido violada varias veces.

“Me tiraron por 21 escalones una vez, me mataron a golpes más de cinco hombres una vez, me violaron”, contó la exmodelo, que llegó a posar para la revista masculina ‘blackmanSSX’.

Dijo que salir del vicio a veces le parece imposible ya que su cuerpo “está adaptado” a la droga.

La madre aprovechó las cámaras de El Gordo y la Flaca para enviarle un mensaje a su hijo. “Jay, te quiero, tú eres lo mejor que me pasó a mí, porque cada día sin ti es una sonrisa que no puedo tener”, expresó llorando.

Luego de la exposición de su caso en el programa de farándula, la caribeña pudo reencontrarse con su vástago de 19 años, según consta en un video que reseñaron medios locales y dominicanos la semana pasada.

El joven pidió ayuda mediante una cuenta en GoFundMe para poder ingresar a su madre en un centro de rehabilitación.