Inmigrante fue deportado, volvió a Estados Unidos y ahora ICE logró un mayor castigo en su contra

Las autoridades tienen como prioridad la persecución de extranjeros que han reingresado al país sin autorización
Inmigrante fue deportado, volvió a Estados Unidos y ahora ICE logró un mayor castigo en su contra
El reingeso al país sin autorización es un delito federal.
Foto: EFE

Un inmigrante de Belice, que estuvo en la lista de los diez inmigrantes más buscados por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), fue condenado este miércoles en Los Ángeles a 18 meses tras las rejas por regresar al país tras ser deportado.

Santos Moreira, de 47 años, se presentó este miércoles en un tribunal federal de Los Ángeles, donde la jueza federal Dolly Gee aprobó un acuerdo entre el inmigrante y las autoridades federales por el que acepta estar 18 meses en una cárcel federal tras regresar al país de forma indocumentada luego de ser deportado.

El gobierno del presidente Donald Trump y el Departamento de Justicia (DOJ) han puesto entre sus prioridades a los inmigrantes que reingresan al país después de ser deportados.

Según los documentos presentados en el tribunal, Moreira fue deportado en tres ocasiones distintas a Belice.

La primera expulsión se remonta a diciembre de 1995, cuando el inmigrante fue deportado tras cumplir una condena de cinco años por un robo a mano armada en Los Ángeles. Moreira regresó al país y en septiembre de 1999 fue deportado por segunda vez.

Casi cinco años después, en septiembre de 2004, los registros muestran que el inmigrante fue hallado culpable por homicidio involuntario en Arizona y condenado a ocho años en una prisión estatal. Al cabo de seis años de permanecer detenido, fue expulsado por tercera ocasión el 14 de 2010.

Las autoridades migratorias hallaron información de Moreira en 2015 y fue puesto en la lista de los 10 más buscados por ICE.

El inmigrante fue ubicado el año pasado en un centro de detención en Texas por una condena relacionada con drogas y fue trasladado a Los Ángeles para responder por los cargos federales de reingresar ilegalmente al país tras ser deportado.

Según cifras del Departamento de Justicia (DOJ), 23,426 indocumentados fueron acusados de reingreso ilegal entre el 1 de octubre de 2017 y el 30 de septiembre de 2018, un aumento del 38% respecto al año fiscal 2017 cuando se acusaron a 16,965 inmigrantes.