El de siempre: El Atlético de Madrid debutó con triunfo y con la misma esencia

Con el eterno 1-0, el equipo de Simeone se llevó los primeros tres puntos del torneo
El de siempre: El Atlético de Madrid debutó con triunfo y con la misma esencia
El delantero español del Atlético de Madrid Álvaro Morata celebra con Joao Félix su gol.
Foto: Chema Moya / EFE

La nueva era del Atlético de Madrid mantiene su esencia y con ella doblegó con un marcador apretado al Getafe en su debut liguero.

El resultado, 1-0. Como siempre. Marcó el gol en una de sus contadas ocasiones, en el minuto 23, y luego aguardó a su adversario, con el riesgo que eso supone a veces. Como siempre.

Morata falló un penal que hubiera dado tranquilidad y la victoria mucho antes, tras una maravillosa acción de Joao Félix, que estuvo intermitente, incluso desaparecido a veces, pero extraordinario en ese instante. Después, con molestias en el gemelo izquierdo, se marchó lesionado.

El nuevo Atlético no es tan nuevo. En una era diferente, sin duda, por las salidas de futbolistas tan esenciales en su historia reciente como Godín, Filipe, Juanfran y Griezmann y con ocho futbolistas que han llegado para la presente temporada. Por ahora.

Era el minuto 23, la primera ocasión de todo el encuentro y la única real del primer tiempo. La firmo Morata con un sólido cabezazo. No hubo más.

Hecho el gol, el nuevo Atlético, también es el Atlético de Simeone, el de siempre. Lo sintió el Getafe, cuya reacción se quedó en un amago. El equipo rojiblanco esperó para explotar el contragolpe. O para sentenciar a la mínima.

Aunque no haya aparecido, la jugada del partido la protagonizó Joao Félix mostrando su capacidad, su destreza, su talento en un instante, recorriendo 60 metros mientras desborda rivales. A tres. A uno -Arambarri- con la sutileza de un túnel; a otro, Fajr, con la fuerza para aguantar su embestida; y al último -Bruno- con una velocidad y una conducción imparable hasta el penalti. La pena máxima se la paró David Soria a Morata. Era el minuto 55.