Familias intentan sanar el dolor que dejan las armas de fuego en sus vidas

Con iniciativas como “el arte de sanar”, y un programa de deportes, la Fiscalía de Manhattan y organizaciones comunitarias ofrecen apoyo a familias y víctimas de violencia armada

Familias intentan sanar el dolor que dejan las armas de fuego en sus vidas
Edwin Vargas con la foto de su hijo, que hace en 2017 fue v’ctima de una balancera en El Bronx.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La noche de Halloween del 2017, Edwin Vargas recibió la peor noticia de su vida. Su hijo Luis Ángel, de solo 16 años, fue asesinado por una bala disparada por un extraño, mientras el jovencito estaba departiendo con unos amigos en una calle en El Bronx. Han pasado casi dos años desde aquel trágico día y aunque el padre puertorriqueño asegura que el dolor nunca se ha ido, y siente un vacío profundo, solo pudo seguir adelante con su vida, gracias a los programas de apoyo a víctimas de la violencia de armas de fuego, a los que se vinculó.

“Al principio uno ve todo oscuro y uno queda con un trauma enorme, pero luego supimos de la existencia de servicios profesionales y de terapia, y junto con mi esposa recurrimos a la organización Harlem Mothers, donde nos dieron mucho alivio”, comenta el padre de Ángel, quien todavía asiste a las reuniones de la citada asociación comunitaria que ayuda a lidiar con la pérdida. “Si no hubiera sido por la ayuda que recibimos nunca hubiéramos podido salir del agujero, pues aunque uno no puede recuperarse nunca de una pérdida como esta, si podemos tomar pasos para seguir adelante”.

Don Edwin se refiere a uno de los múltiples programas que ofrecen organizaciones de base, en asocio con la Fiscalía de Manhattan, que reconoce que más allá de perseguir a los culpables de las muertes ocasionadas con armas de fuego, es fundamental ayudar a curar a las familias afectadas, que sufren su propio viacrucis.

Y precisamente este fin de semana, se llevó a cabo por tercer año consecutivo el evento “El arte de sanar”, una iniciativa en Harlem, en la que a través de actividades artísticas, oradores, programas de pintura y música, más de 300 personas han participado de jornadas para poner de manifiesto el preocupante tema de las armas, al igual que para tratar de aliviar un poco el dolor de las muertes.

Edwin Vargas con la foto de su hijo, que hace en 2017 fue v’ctima de una balancera en El Bronx.

“Desde que mataron a nuestro hijo, hemos tenido que aprender a vivir con este dolor, donde sentimos que nos arrancaron una parte de nosotros, y creo que actividades como el Arte de sanar son muy útiles, no solo porque nos permiten expresar a través del arte cómo nos sentimos, sino que de paso pone sobre los reflectores este tema donde tenemos que exigir acciones para que se frene el flujo de armas en nuestras comunidades que nos está matando”, agregó el padre boricua.

Otro de los programas emblema de la Fiscalía de Manhattan para luchar contra la violencia de armas y ayudar a sanar a las comunidades es el llamado “Saturday Night Lights (SNL)” de desarrollo juvenil y prevención. Dicha iniciativa se financia a través de dólares decomisados de activos recuperados, para abrir gimnasios infrautilizados e instalaciones recreativas los sábados por la noche, cuando las tasas de criminalidad han estado históricamente en su punto más alto, para proporcionar programas deportivos a jóvenes de entre 11 y 18 años. El plan opera en 12 sitios en Manhattan y próximamente habrá más.

El fiscal de Manhattan, Cyrus Vance destacó las iniciativas que lidera su oficina y advirtió que parte de la cura del dolor que dejan acciones armadas, es invertir en iniciativas comunitarias.

Edwin Vargas perdió a su hijo Luis Ángel de 16 en octubre de 2017 a causa de la violencia de armas

“Como fiscales, reconocemos que nuestro trabajo no se limita a la sala del tribunal. A veces, hacer justicia para las víctimas significa encontrarse con ellas en sus propias comunidades. El evento Art of Healing de este fin de semana reunió a organizaciones artísticas, agentes de la ley y sobrevivientes para explorar las artes creativas como un medio para sanar, en un espacio divertido y creativo en su propio patio trasero”, comentó el Fiscal, quien mencionó la importancia de las otras iniciativas que lidera su oficina. “A través de programas comunitarios como Art of Healing, así como Saturday Night Lights, nuestros Centros de Oportunidades Juveniles y nuestra Iniciativa para acabar con la violencia armada, estamos trabajando para construir comunidades fuertes, seguras y resistentes y proporcionar servicios fundamentales para todos los neoyorquinos, independientemente del idioma o estatus migratorio”.

Programa de la fiscalia ‘arte de curarse’.

Estelle Strykers-Santiago, directora de la Unidad de Alianzas Comunitarias de la Fiscalía de Manhattan, destacó que esa oficina trabaja mancomunadamente con más de 100 organizaciones que están prestas a ofrecer servicios de apoyo a víctimas de violencia armada y a las comunidades, sin importar si las personas afectadas tienen o no documentos.

“Los miembros de la comunidad deben saber que nuestra oficina es un lugar seguro para denunciar delitos o buscar ayuda, independientemente del estatus migratorio’, comentó la funcionaria, quien recalcó que una prioridad de su oficina es ayudar a las personas que quedan afectadas tras experiencias traumáticas. “Los miembros de la comunidad pueden comunicarse directamente con nuestra Unidad de Alianzas Comunitarias llamando al (212) 335-9082”.

Asimismo, la Fiscal General del Estado, Letitia James, advirtió que junto a la lucha contra las armas, es de vital importancia no dejar solas a las familias que han sufrido las consecuencias de la violencia en sus comunidades.

“La verdad es que los efectos de la violencia armada persisten mucho después de los disparos. El trauma de los tiroteos y masacres puede ser grave. Abordar sus impactos requiere una acción conjunta con un enfoque coordinado, incluyendo la creación de programas comunitarios que ayuden a las personas a sanar a través de las artes”, dijo la Fiscal. “Mi Oficina está comprometida a prevenir la violencia armada y sacar armas letales de nuestras calles”.

Edwin Vargas con la foto de su hijo, que hace en 2017 fue v’ctima de una balancera en El Bronx.

Margie Torres, quien perdió a su hijo en 1993, víctima de las armas, y quien lleva siete años recibiendo apoyo de programas de ayuda en Harlem Mothers, hizo un llamado a quienes pasan por experiencias similares para que no vivan eso solos.

“Uno no quiere ver a nadie ni saber de nadie cuando pierde a un hijo, pero al reunirse con otras familias que entienden nuestro dolor porque pasaron por lo mismo, el solo hecho de hablar y sacar toda nuestra tristeza, nos da un poco de alivio”, comentó la atribulada madre, quien también manifestó que el dolor jamás desaparece del todo. “Yo invito a los padres o muchachos que pasan por cosas de violencia de armas a que busquen ayuda, que no se nieguen esa oportunidad, porque solamente así podremos salir un poco”.

El presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson,  aseguró que la Ciudad apoya firmemente los programas de ayuda para luchar contra el trauma que dejan los crímenes con armas de fuego, con acciones como gestión de crisis, servicios terapéuticos, apoyo de salud mental y servicios legales para víctimas de violencia armada y sus familias.

“Debemos trabajar juntos para derrotar la epidemia de violencia armada que ha aterrorizado y destruido nuestras comunidades y continúa destruyéndolas”, dijo el jefe del Concejo. “El compromiso de larga data del Ayuntamiento de mitigar esta plaga incluye el apoyo a soluciones basadas en la comunidad, y programas como El arte de sanar (The Art of Healing) que no solo ayudan a las familias de las víctimas a sobrellevar la tragedia, sino que también ayudan a las comunidades a superar estos episodios violentos”.

Edwin Vargas perdió a su hijo Luis Ángel de 16 en octubre de 2017 a causa de la violencia de armas

Y mientras se acerca el segundo aniversario del asesinato de su hijo Luis Ángel, don Edwin Vargas, quien comentó que el año pasado recibieron un diploma póstumo de secundaria por parte de la escuela de su pequeño, quien actualmente estaría haciendo gestiones para ir a la universidad, quiso enviar un mensaje desde el “dolor sanado” de su tragedia.

“A los muchachos que se meten en pandillas y cosas de armas les digo que eso solo deja cárcel y muerte y destruyen familias y comunidades, matando gente inocente como a mi hijo. Pero a los políticos les exijo que cambien las leyes y dejen de trabajar al servicio de los intereses de grupos que se benefician con el comercio de armas y trabajen por nuestras comunidades, que al final somos quienes sufrimos más”, dijo el padre del adolescente asesinado, quien tiene otro hijo de 24 años, que teme perder. “Uno cree que a uno no le van a matar nunca a un hijo, pero cualquier persona en cualquier momento, mientras no arreglen esta situación está en riesgo de que le pase algo, y aunque trato de no pensar en eso, confieso que queda en uno el miedo de que vuelva a pasar”.

Iniciativas de la Fiscalía de Manhattan para ayudar a víctimas

  • El Festival El Arte de sanar del fin de semana es parte de una serie de eventos que comienzan en julio de 2018 realizados en colaboración con Thrive Collective, donde se utiliza el arte (incluida la música, la palabra hablada, la pintura y el diseño) como recurso para curar el trauma resultante de la violencia armada.
  • En 2011 la Fiscalía creó el programa Saturday Night Lights (SNL) financiado con dinero decomisado para abrir gimnasios e instalaciones recreativas los sábados por la noche, cuando las tasas de criminalidad aumentan, para proporcionar programas deportivos a jóvenes de entre 11 y 18 años.
  • En 2016 inició la Iniciativa para poner fin a la violencia armada, una campaña educativa radical realizada en colaboración con miembros de la comunidad y defensores para abordar el tema de la violencia armada.
  • Desde 2017 la Fiscalía anunció la creación de cinco Centros de Oportunidades Juveniles, que reúnen organizaciones comunitarias y servicios de apoyo en lugares atractivos y convenientes para los jóvenes. Allí se brindan servicios tales como tutoría, apoyo educativo, capacitación laboral, trauma y servicios de abuso de sustancias, ubicados en 5 puntos, entre ellos East Harlem y Washington Heights.
  • En 2018 se creó el Programa de becas de violencia armada para jóvenes activistas que han sido afectados por la violencia armada en sus escuelas y comunidades. Se puede consultar aquí: Instagram (@GVPFellows).
  • La Fiscalia de Manhattan ofrece programas de apoyo a familais victima de violencia de armas, como la de Edwin Vargas