¿Qué tan efectivas son las dietas bajas en grasa?

Los lípidos son moléculas orgánicas de grasa
¿Qué tan efectivas son las dietas bajas en grasa?
Foto: shutterstock

Estudios recientes han arrojado datos interesantes en cuanto a los tipos de dietas que se llevan a cabo y su efectividad. El Instituto Nacional de Diabetes desarrolló un estudio para determinar qué dieta es más efectiva: si una baja en lípidos (grasas) o en carbohidratos.

¿Es efectiva una dieta baja en lípidos?

Comúnmente se piensa que reducir la cantidad de carbohidratos en una dieta es efectivo y contribuye a perder grasa corporal, debido a que se reduce la producción de insulina, la responsable de regular los lípidos.

Sin embargo, se ha demostrado que una dieta baja en lípidos es igual o más efectivo que una dieta baja en carbohidratos. Este estudio se realizó tomando en cuenta una base de datos con estudios hechos en el campo de la nutrición, y crearon diferentes modelos matemáticos para determinar cómo influyen los diferentes nutrientes en la pérdida del peso.

Con los resultados arrojados, se pusieron manos a la obra. Para ello, se escogieron varios candidatos para llevar a cabo la investigación. Los voluntarios estuvieron a prueba por dos semanas para saber el comportamiento del organismo ante el consumo de lípidos y carbohidratos.

Resultados

Durante la primera semana se les redujo el 30% de calorías provenientes de los carbohidratos, mientras el consumo de grasa y proteínas se mantenía estable según los estándares de una dieta saludable.

A la semana siguiente, se invirtieron los valores, reduciendo la cantidad de lípidos. Los resultados arrojaron que se pierde más peso reduciendo el consumo de grasas que de carbohidratos.

Si bien todas las dietas deben ser balanceadas, lo cierto es que reducir el consumo de grasa es más efectivo. Por eso, es importante evitar alimentos provenientes de la comida rápida, como hamburguesas, nuggets, pollo y papas fritas, entre otros.

dieta baja en grasa1
Foto: Shutterstock

También es mejor evitar consumir alimentos precocinados, sopas preparadas, donas, margarina, entre otros productos que sean ricos en grasa. Así, quien desee perder peso, puede hacerlo realizando ejercicio, y disminuyendo el consumo de este tipo de alimentos de su dieta.